EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Publicaciones » Granada Económica » LAS RELACIONES BANCA EMPRESA

LAS RELACIONES BANCA EMPRESA


Publicado en el Granada Económica en Junio de 1999.

La función del tesorero tiene muchos paralelismos con la de compras y aprovisionamientos, ya que la tesorería es la compra y aprovisionamiento de servicios financieros y liquidez para la empresa.

Debemos plantear una política bancaria igual que planteamos una política de proveedores y debe precisarse, al menos, con cuantas entidades bancarias queremos mantener relaciones, para cubrir de forma equilibrada nuestras necesidades de crédito y servicios y que tipo de entidades deben ser para cubrir estas del modo más adecuado.

Lo fundamental es hacer un análisis exhaustivo de cuáles son las necesidades de servicios y crédito a corto, medio y largo plazo, en función de la situación patrimonial y la estructura de la tesorería.

Es difícil precisar el número correcto de entidades con las que debemos trabajar pero pueden señalarse unos criterios a seguir.

a.- Ventajas de trabajar con una sola entidad: si encontramos un banco que nos aporte todo lo que necesitamos en materia de crédito y servicios, obtendremos una enorme simplicidad en el seguimiento de la posición, eliminando los costosos traspasos de fondos entre entidades; una adaptación total entre nuestros sistemas y los del banco; y una fuerza máxima en la negociación de nuestras condiciones bancarias al concentrar nuestro negocio en lugar de dispersarlo.

b.- Inconvenientes de trabajar con una sola entidad: evitaremos el peligro de que, ante la falta de competencia, ni el banco nos aplique el mejor tratamiento, ni tengamos posibilidad de comparación; que no consigamos un banco que nos cubra todas las necesidades; y que el banco no nos conceda todo el crédito necesario.

El número óptimo es aquel en el que se puede decir que cada entidad tiene una razón de estar. Si no encontramos razones para mantener una relación bancaria debemos romperla. Hay que aprovechar la competencia entre bancos para conseguir las mejores condiciones.

No cabe basar las relaciones con un banco en una serie de promesas y comentarios verbales. Se trata de una relación seria y profesional, en la que se juega mucho dinero por ambas partes, en la que hay que cuantificar los compromisos, y cuyos límites los pone el banco cuando no alcanza un nivel de rentabilidad mínimo. Para ello, deben mantenerse al día, con cada banco, tres documentos:

a.- Ficha de condiciones bancarias: Es una relación exhaustiva de todas las operaciones y líneas de financiación que mantengamos con cada banco, indicando sus variantes y matices, y sus condiciones de valoración, gastos, comisiones y liquidación de intereses.

b.- Balance Banco-empresa: Es un intento de estimación de la rentabilidad relativa que obtiene el Banco en su negocio con nuestra empresa. El período de análisis óptimo es el año. En períodos muy cortos dará resultados muy erráticos.

c.- Cuenta de Resultados Banco-Empresa: Es un intento de evaluar el beneficio bruto en pesetas que obtiene el banco con nuestra empresa.

Incluye el Margen por operaciones financieras que recoge los beneficios que obtiene el banco del cliente teniendo en cuenta la diferencia entre lo que nos paga y lo que nos cuestan los capitales prestados.

El Margen por comisiones / divisas: recoge las comisiones cobradas en el período analizado.

El Margen por compensación indirecta: son los ingresos obtenidos por diferencias de valoración entre los ingresos y sus disponibilidades.

Y el Margen bruto es la suma de los conceptos en pesetas que nos da el beneficio obtenido del cliente.

El uso de estos documentos tiene como objetivo común conseguir las mejores condiciones bancarias en la negociación con los bancos. Son un modelo de laboratorio donde medir el impacto de cualquier cambio. El mismo esquema debe modificarse de acuerdo con la propia empresa.

El BBE nos da un indice de rentabilidad para cada banco con el que trabajamos y la CRBE nos da una evaluación en términos absolutos del beneficio. Para mantener un control de las relaciones bancarias se utiliza la ficha de relación banco – empresa.

La gestión de tesorería promueve la adopción de una postura más activa. Previamente al control hay que tener bien definidas las condiciones en que se deben efectuar las operaciones; y si dichas condiciones son especiales al haberse negociado de modo concreto, deben controlarse mucho más.

Hay que mantener al día la ficha de condiciones bancarias aunque sea con la tarifa básica del banco, si no hemos negociado nada especial y, por supuesto debemos seguirla, operación por operación.

En definitiva, no podemos negociar con la banca si no conocemos claramente lo que podemos exigirle en función de lo que le ofrecemos y el coste que nos supone,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: