EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » UN VERANO POCO ABURRIDO

UN VERANO POCO ABURRIDO


Publicado en Andalucía Noticias y en las ocho cabeceras provinciales del grupo:

Almería Digital. Cádiz  Digital, Córdoba Digital. Granada Digital

Huelva Digital. Jaén  Digital. Málaga Digital. Sevilla Digital.

 

Este verano, en particular durante el mes de agosto, se ha roto una tradición secular. Ha sido muy poco aburrido. No nos han dejado descansar ni en agosto. Con inusitada frecuencia hemos sentido la respiración del lobo del rescate a la vez que una patita asomaba bajo la puerta aunque desaparecía poco después. Mientras, con el fondo musical del chiflo del afilador, los hombres de negro amuelan a conciencia el hacha de los recortes, que las tijeras son cosa de señoritas. Sacan punta a los lápices rojos de tachar gastos y a los azules de subir impuestos. La prima de riesgo sube y baja como el ascensor de unos grandes almacenes lleno de niños traviesos que pulsan los botones sin ton ni son. La Bolsa, más susceptible que una damisela romántica, nos lleva del desprecio al romance apasionado en la misma mañana y como quien no quiere la cosa, cierra el mes como el mejor agosto de la historia del IBEX. Aunque claro, teniendo en cuenta de donde partía, era fácil que subiera en estos calurosos días.

Conclusión: los mercados viven en la locura permanente. Apunto que voy a volver a leer el Macbeth de Shakespeare. Su definición de la vida como un cuento contado por un idiota, llena de ruido y furia, que no significa nada me parece una acertada definición de la situación actual de los mercados.

Eso en lo que respecta a la economía porque en cuestiones políticas, la novedad es que todo sigue igual. El mensaje sigue siendo el mismo: los míos, hagan lo que hagan lo hacen bien y los otros… ¡los otros son unos sinvergüenzas en cualquier caso! Cada uno es libre de elegir a los suyos y, por exclusión, sabremos quienes son los otros. Ya conocen el elevado nivel intelectual que estilan, o mejor destilan, muchos de nuestros responsables políticos. La excepción ha sido, para mayor desgracia de los ciudadanos, que ni el gobierno ni la oposición han tomado vacaciones. Aunque crean que lo hacen por el bien de España, creo que la mayoría preferiríamos que descansaran ellos y así lo haríamos los demás. Un día porque sí y otro porque no, el gobierno nos anuncia medidas que sabe que son duras e impopulares. Inmediatamente, el portavoz de turno nos hace un pucherito mirando a cámara y reconoce que no hay más alternativa que esa, olvidando que en campaña electoral nos prometió todo lo contrario. La oposición, con discurso grave y conciso, critica todas las decisiones del gabinete porque atentan contra los derechos fundamentales de la ciudadanía y con su mala memoria olvida que son tan duras y negativas para el ciudadano como las que implantó cuando era gobierno.

Conclusión: nuestros responsables políticos o tienen memoria de pez o padecen algún trastorno cognitivo. Apunto que voy a enviarles rabillos de pasa, que decía mi abuela que eran muy buenos para la memoria.

Y ahora, además, surgen como setas tras la lluvia los originales outsiders, salvapatrias y demás líderes grandilocuentes de discurso vacuo cuyos programas se reducen a lo que puede escribirse en una tarjeta de visita. El alcalde de Marinaleda inició, en plena canícula, una marcha jornalera que va a durar más que una peregrinación medieval a Roma. Un ex-banquero condenado en su día por diversos delitos económicos y hoy reconvertido en estrella televisiva anuncia su reentrada en política con un programa regenerador de la vida pública.

Conclusión: La desesperación es mala consejera. Apunto una frase que leí hace años: cuando la miseria entra por la puerta no es raro que empuje a la democracia por la ventana.

Otra cosa que ahonda el terror de este mes de agosto ha sido el deporte. Nos han colocado la retransmisión íntegra de los Juegos Olímpicos de Londres, plena de emociones, esforzados triunfos e inesperados desengaños. Lo único bueno es que nadie nos obliga a seguirlos, ni siquiera a verlos. Todavía, claro. Sobre todo porque sería una crueldad innecesaria obligar a nadie a soportar un partido de bádminton entre Guinea Ecuatorial y Corea del Norte, por ejemplo. Pero lo que me preocupa realmente es que se emitan porque ya se habían contratado, por supuesto con dinero público. Es decir, que los hemos pagado todos, los hayamos disfrutado o no. Se ve que a nadie se le ocurrió que esos milloncejos podrían servir para amortizar alguna que otra deuda de las que acumulamos como país.

Conclusión: el respeto al dinero público sigue siendo, en España, una asignatura pendiente. Apunto como tarea para este curso que empieza, colaborar para que la idea de que el dinero de todos tiene dueño se abra paso entre las endurecidas meninges de nuestros dirigentes.

Pero bueno, alguna ventaja nos ha aportado un agosto con tanta actividad. Estamos conociendo, por fin, a un montón de señores, líderes de la UE, que opinan sin complejos sobre España y sobre lo que debemos hacer. Como suelen tener cara de pocos amigos es mejor quedarse con el nombre. Más que nada por si alguna vez se cruza uno con él. Al menos, se puede intentar saludarlo y lo mismo… lo mismo nada, mejor dejarlo.

Así que, cada vez que aparece en el telediario un extranjero trajeado al que subtitulan, media España se echa mano a la cartera. Si lo hace el Ministro de Hacienda, el Consejero autonómico o incluso el Concejal del ramo, quien se tienta la cartera es todo el país. Es fácil de entender: estos señores aún no se han enterado de que para reducir el déficit, además de subir los impuestos se pueden reducir los gastos, en particular los suntuarios como coches oficiales, empresas públicas de todo tipo, caprichitos culturales varios y todos esos sumideros de dinero público por donde desaparece, con harta frecuencia, el dinero de los contribuyentes.

Conclusión: La única novedad de este verano es que no hay novedad. Ni siquiera nos han dejado descansar con lo interesante que es aburrirse. Apunto que prefiero vivir en un país con una historia aburrida, de esos donde no pasa nada, pero con la renta per cápita de Luxemburgo, claro.

Sic transit gloria mundi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: