EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » LA SILLA VACÍA DE CLINT EASTWOOD

LA SILLA VACÍA DE CLINT EASTWOOD


Publicado en Andalucía Noticias y en las ocho cabeceras provinciales del grupo:

Almería Digital. Cádiz  Digital, Córdoba Digital. Granada Digital.

Huelva Digital. Jaén  Digital. Málaga Digital. Sevilla Digital.

 

La gran sorpresa de la Convención republicana de Tampa no fue el candidato, que era de sobra conocido, sino Clint Eastwood. Con su poderoso monólogo ante una silla vacía se convirtió en protagonista de la campaña eclipsando al candidato. Todo lo que el genio de Eastwood es capaz de plasmar en una actuación se combinó con su forma de ver América y contribuyó a levantar una campaña que parecía languidecer a causa de los vaivenes ideológicos de Mitt Romney.

El martes pasado los ciudadanos de EE.UU. confirmaron que la silla vacía de Eastwood iba a seguir ocupada por el Presidente Obama. En principio, la historia nos dice que la gran mayoría de presidentes repite un segundo mandato. De hecho, desde la Segunda Guerra Mundial sólo hay dos excepciones, Jimmy Carter en 1980 y George Bush en 1996. A Carter le estalló la crisis de los rehenes de la Embajada en Teherán que tan bien nos cuenta Ben Affleck en Argo y se encontró con un tercer candidato potente, el congresista John Anderson que obtuvo casi un siete por ciento de los votos. A George Bush le tumbó, no sólo la situación de crisis económica que tan bien ejemplifico la campaña demócrata con su “the economy, stupid” sino la presencia de un independiente como Ross Perot que aglutinó casi el veinte por ciento de los votos con su Partido Reformista.

En esta ocasión hemos asistido a una campaña clásica donde nadie reta al presidente en las primarias del partido y en las que, además, la situación económica se mantiene razonablemente estable dentro de una leve recuperación.

Por tanto, el debate en los EE.UU. se ha centrado en otras cuestiones. Por una parte, la radicalización del Partido Republicano por influencia del Tea Party ha alejado a los votantes más centrados y por otra la posibilidad de reelegir al primer presidente negro de la historia ha sido un acicate para las minorías de un país cada vez menos wasp (White, anglo-saxon & protestant).

Salón del Trono. Palacio Real de Queluz (Portugal).

Salón del Trono. Palacio Real de Queluz (Portugal).

El Tea Party es una manifestación de la admirable sociedad abierta estadounidense. Ciudadanos de todo el país se organizaron a partir de 2009 en un movimiento político situado a la derecha del espectro político y autodefinido por la vuelta a los orígenes filosófico-constitucionales de los Estados Unidos. La influencia del movimiento, que fue decisiva en las elecciones legislativas de 2010 parece que se ha desinflado. En particular por las extemporáneas ideas expresadas por algunos de sus representantes así como por su forma de hacerlo. Un país desarrollado y medianamente sensato no va a sentar en su Senado a alguien como Todd Akin que acabó defendiendo al peregrina idea de que el cuerpo de la mujer tiene formas de evitar un embarazo ante una violación “legitima” o Richard Mourdock que se quedó tan tranquilo tras afirmar que los embarazos fruto de una violación son “voluntad de Dios”. Independientemente de la posición ideológica o moral que tenga cualquiera ante el aborto, las manifestaciones de estos candidatos muestran una extraña idea de la legitimidad y de Dios.

Pero en el resultado han influido otras cuestiones que el Partido republicano no ha sido capaz de ver. Más importante aún que las boutades de determinados candidatos es que la realidad estadounidense es cada vez menos wasp. De hecho, Romney solo ha ganado en el segmento de población que representan los hombres blancos. Su mensaje no ha calado entre las mujeres, ni ha convencido a las diversas minorías raciales o religiosas que pueblan los EE.UU. Y esta última cuestión resulta muy curiosa ya que el propio Romney, de religión mormona, pertenece a una minoría religiosa no siempre bien vista socialmente. Además, su compañero de ticket, el congresista Paul Ryan es católico al igual que el vicepresidente Joe Biden.

La composición actual de la sociedad debe obligar al Partido Republicano a redefinirse para que deje de ser, como ha ocurrido tradicionalmente, el representante de los intereses de una América wasp que cada vez es más minoritaria. Barack Obama ha ganado en todos los demás segmentos de población. En algunos de modo contundente, como era de esperar entre la población negra, pero también lo ha hecho entre las mujeres y el resto de minorías.

Obama tiene ante sí los dos o tres años que suelen ser los más interesantes y productivos en cualquier presidente estadounidense. La imposibilidad de ser reelegido le permitirá actuar con mayor autonomía aunque le convertirá en el último período su mandato, y utilizando una expresión propia del argot político estadounidense en “el pato cojo” (lame duck), un mandatario con los días contados.

Pero la sabiduría de un pueblo que vive la democracia y la libertad como una parte esencial de su propio ser hace que Obama como tantos presidentes no tenga todo el poder consigo. El Senado seguirá siendo demócrata y la Cámara de Representantes republicana lo que exigirá al presidente negociar todas las leyes. Y como es costumbre, no sólo con los representantes del partido republicano sino con los de su propia formación ya que en EE.UU. no existe eso tan poco democrático que aquí se llama “disciplina de partido”. Este sentido del equilibrio que pergeñaron los Padres Fundadores es, sin duda una de las claves de su éxito como país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: