EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » EL NAUFRAGIO DE LAS MARIONETAS

EL NAUFRAGIO DE LAS MARIONETAS


Publicado en Andalucía Noticias y en las ocho cabeceras provinciales del grupo:

Almería Digital. Cádiz  Digital, Córdoba Digital. Granada Digital.

Huelva Digital. Jaén  Digital. Málaga Digital. Sevilla Digital.

Después de seguir en los diversos medios de comunicación el penoso desfile de consejeros de las distintas Cajas investigadas, unas por comisiones parlamentarias y otras por los juzgados, llego a la triste conclusión de que la historieta da para una película o al menos para un folletín televisivo. En ese caso, y dada la coincidencia de muchas de las declaraciones escuchadas, la banda sonora más apropiada es, sin duda, la Marcha fúnebre por una marioneta de Gounod, que quizás recuerden por ser la sintonía de La hora de Alfred Hitchcock.

Es desopilante comprobar con que desparpajo, aquellos a quienes se suponía responsables de la gestión y de la dirección de nuestras Cajas de Ahorros, han resultado ser meras marionetas de no se sabe bien quién. La gran mayoría de ellos reconocen su falta absoluta de preparación, su total desconocimiento de las mínimas nociones necesarias para gestionar, no ya una entidad financiera sino un carrillo de pipas de esos que había siempre, hace años, apostados en las puertas de los colegios.

Velero en el Atlántico frente a las costas de Madeira (Portugal).

Velero en el Atlántico frente a las costas de Madeira (Portugal).

Y lo confiesan con la misma seguridad y tranquilidad de ánimo con la que recogían, tras cada reunión del Consejo de Administración, el jugoso cheque que les compensaba de tan ímproba labor. Al parecer, debe ser muy duro saber que uno no es más que un títere y es de justicia que se compense generosamente a quien le muevan manos y pies con unos hilillos atados de ellos y de una cruceta de madera que maneja a su antojo un hábil titiritero.

Nos está quedando meridianamente claro que aquellos Consejos de Administración eran lo más parecido a los viejos guiñoles que recorrían las ferias de España o, para los más jóvenes, una versión financiera de los teleñecos. Imagínense una reunión del comité de riesgos donde voten la rana Gustavo, la cerdita PeggyEpi y BlasCoco y Triky, el inefable Monstruo de las Galletas. Solo esa imagen permite a cualquier mente medianamente racional, llegar a comprender la concesión, por algunas Cajas de Ahorros, de más de una operación de riesgo, de esas que ahora vamos a pagar entre todos financiando al no menos inefable banco malo.

Produce sonrojo escuchar como se escudan cobardemente en que, cuando fueron seleccionados para el cargo, avisaron a quienes les iban a designar de su absoluta ausencia de conocimientos financieros. Cuando a una persona sensata y honrada se le ofrece un cargo para el que no tiene preparación, agradece la oferta y acto seguido, la declina. Pero si el elegido carece de principios éticos, tan necesarios para el correcto funcionamiento del mercado, acepta cualquier puesto, aunque sea el de Ministro de Marina. Y le ocurrirá como a aquel indocumentado que fue elevado a tan importante cargo en un gobierno de Isabel II y del que se escribió en alguna revista satírica de la época:

El ministro de Marina

preguntó, sabio y sagaz,

si las velas de los buques

eran de aceite o de gas.

Teniendo en cuenta la proverbial inclinación de la reina hacia los caballeros apuestos, es muy posible que los indudables méritos del señor ministro no se hubieran hecho patentes batiéndose contra las gigantes olas del mar bravío, sino con las suaves sábanas del lecho de Su Majestad.

Y ya que hablamos de cuestiones marítimas, es interesante recordar como el desastre de la Grande y Felicísima Armada de Felipe II, que los historiadores de la pérfida Albión bautizaron con ironía y sarcasmo como Armada Invencible, se debió no sólo a los elementos sino también y de modo muy evidente al error del rey al nombrar a su Almirante.

Don Álvaro de Bazán, marqués de Santa Cruz murió el 9 de febrero de 1588 dejando sin su mando natural a la Armada. Felipe II hizo lo mismo que los partidos en las Cajas, nombró a uno de los suyos. Insistió el rey en designar Capitán General del Mar Océano, es decir Comandante de la Armada, al Duque de Medina Sidonia. La razón era de peso, el de Medina Sidonia era Grande de España, por tanto tenía trato de primo con el rey y era, en definitiva, uno de los suyos. El Duque, como un consejero de Caja de Ahorros cualquiera avisó al rey de su inexperiencia, desconocimiento y falta de capacidad e incluso confesó que viajar en barco le provocaba constantes mareos. Pero aceptó una vez que el rey le exigió que así lo hiciera.

Al final, su forma de gestionar y gobernar la Armada justificó de sobra su aviso. Fue acusado de falta de coraje y regresó enfermo a causa de los sufrimientos que le provocó la campaña. De todos modos, el rey prefirió acusar a los elementos, pasando por alto su negligencia in eligendo y la ineptitud del duque de Medina Sidonia que sorprendentemente retuvo sus títulos de Almirante del Mar Océano y Capitán General de Andalucía, incluso con el desprecio que por él manifestaba todo el país.

Ganar las elecciones en cualquier autonomía ha proporcionado al partido vencedor, no sólo el gobierno sino una singular cesta de navidad compuesta de Cajas de Ahorros, Televisiones y Empresas públicas donde situar a sus … pueden elegir el adjetivo que deseen entre un amplio abanico de posibilidades, a título indicativo les incluyo: militantes, familiares, amigos, clientes varios, paniaguados, enchufados, etc.

Y como perpetró Felipe II con el Duque de Medina Sidonia, los partidos han elegido a quien, sin capacidad alguna para ello, han gestionado, entre mal y muy mal, los recursos de las Cajas, hoy quebradas. Si se hiciera una película sobre esta legión de marionetas, será interesante conocer, sobre todo, quienes fueron los hábiles titiriteros. Y desde luego, suspense e intriga no le va a faltar a la historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: