EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Cuaderno de Bitácora » ¿Y eso de gestionar? » EL PODER DE LA ELECCIÓN

EL PODER DE LA ELECCIÓN


No creo que nadie ponga en duda que La Traviata es una de las cumbres musicales, no sólo de la obra del maestro Verdi, sino de la ópera mundial. Francesco Maria Piave, excelente poeta e íntimo amigo de Verdi, se encargó de adaptar La dama de las camelias, novela autobiográfica de Alejandro Dumas (hijo), en la que este recrea y sublima, en aras del ideal romántico, su juvenil affaire con una notoria cortesana parisina, Marie Duplessis.

Como no podía ser de otra manera, la historia es un delirio propio del romanticismo más exaltado: Violetta Valery, la protagonista, es una joven y delicada cortesana que recuperada de una grave enfermedad, ofrece una lujosa fiesta en la que el conde Gastón, uno de sus amantes, le presenta a Alfredo, un joven que le confiesa su profundo amor y a quien, desde ese día, ella corresponde. Huyendo de París, ambos se instalan en el campo viviendo de la fortuna que Violetta ha conseguido reunir gracias a los generosos regalos de sus numerosos amantes. Conforme avanza la trama descubrimos que Alfredo, además de un vago indolente y aprovechado es un sinvergüenza mantenido que vive a costa de su amante. El mundo al revés, que diría un castizo. Un día, el padre de Alfredo aparece en su idílico retiro y convence a Violetta para que deje a su hijo ya que su relación con una mujer conocida por su libertinaje e inmoralidad perjudica a la familia y ha provocado la ruptura del compromiso de su hija, a quien, en un aria bellísima define Pura siccome un angelo (pura como un ángel). Violetta, en un noble gesto que le honra, despide a Alfredo que deja de vivir a su costa y vuelve a dilapidar la fortuna familiar. Tiempo después, cuando la joven y bella cortesana siente cercana su muerte, recibe la visita de Alfredo en cuyos brazos expira su último aliento.

Idílico paisaje en el "Dominio de María Antonieta". Versalles (Francia).

Idílico paisaje en el “Dominio de María Antonieta”. Versalles (Francia).

Unir la exquisita musicalidad de la ópera verdiana con la arrebatadora historia de la generosa cortesana decidida a darlo todo por amor a su joven y enamorado galán sólo podía conducir al éxito y sin embargo, su estreno en el teatro de La Fenice de Venecia, un aciago seis de marzo de 1853, fue un absoluto desastre.

El público, que aplaudió sin mucho interés el primer acto, empezó a protestar a partir del segundo y despidió la representación entre carcajadas mientras Violetta agonizaba entonando un dúo delicioso que suele arrancar las lágrimas entre el público por su profunda sensibilidad; Gran Dio! Morir si giovane (¡Oh, Dios! Morir tan joven).

Las burlas del público, una vez leídas las crónicas de la época, son fáciles de comprender. Aunque Verdi quería que la protagonista fuera interpretada por alguna joven soprano, el gerente de La Fenice se empecinó en que lo encarnara Fanny Salvini-Donatelli, que aunque era una aclamada cantante no respondía en absoluto a la imagen de una casi juvenil y libertina cortesana que moría consumida por la tuberculosis. Rondaba los cuarenta años a la vez que lucía una más que oronda figura. De ese modo, se frustró de modo burlesco la concepción verdiana de culminar la historia con una escena emotiva y trágica.

Al día siguiente, un entristecido Verdi, escribía a su amigo Muzio:La Traviata, anoche, un fracaso. ¿Fallo mío o de los cantantes? El tiempo lo dirá.” Meses después y tras algunas revisiones, volvió a estrenarse en Venecia, en esta ocasión en el teatro de San Benedetto, constituyendo un rotundo éxito de crítica y público, gracias, unánimemente, al ajustado y elegante retrato de Violetta encarnado por la exquisita Maria Spezia-Aldighieri.

Toda elección conlleva un riesgo por su complejidad, y en particular, la selección de personal supone un desafío en cuanto que la aportación de cada uno de los trabajadores influye en el resultado final del producto que cada empresa oferta al mercado. El error del gerente de La Fenice es muy habitual. Aunque elegir a personas que sean cercanas afectiva, ideológica o personalmente no constituye, en sí mismo, un error de criterio en la elección es evidente que la confianza no puede sustituir a otras características mucho más necesarias en el desempeño de un trabajo como son las actitudes y aptitudes del elegido así como la formación, que debe ajustarse correctamente a las necesidades del puesto a desempeñar.

Verdi, en cambio, conocedor del producto que ofrecía a su público, al fin y al cabo sus clientes, era consciente de la importancia que tenía la correcta elección de una soprano con una imagen determinada. Ambas cantantes eran excepcionales vocalmente pero Maria Spezia-Aldighieri encarnaba mucho mejor la figura consumida por la tuberculosis de una joven cortesana parisina.

De ese modo, cualquier selección de personal debe buscar, ante todo que la aportación del elegido al proceso productivo de la empresa sea la más adecuada para, de ese modo, maximizar el rendimiento. Así, conseguimos una situación de las denominadas win to win, en la que todas las partes ganan. La empresa consigue un mejor producto que le proporciona mayor rentabilidad, el cliente, igualmente, obtiene una satisfacción superior a la esperada y el trabajador desarrolla labores para las que está preparado y a la vez, le satisfacen.

Desgraciadamente, los departamentos de recursos humanos no siempre son conscientes del poder de la elección y de las consecuencias que esta conlleva. Hoy, en plena crisis, se buscan trabajadores baratos que elaborarán productos de baja calidad. Esto hará que se reduzcan los beneficios empresariales y seguiremos hundiendo la economía en un círculo vicioso infinito. Por todo ello, siempre, y ahora más, es el momento de aportar capital intelectual y humano de calidad a las empresas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: