EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » DISUASIÓN, COERCIÓN Y AMENAZA

DISUASIÓN, COERCIÓN Y AMENAZA


Publicado en Granada Hoy.

Los niños de la Transición nos hicimos jóvenes con la misma avidez y torpeza con que España se hacía democrática y conocimos la libertad a la vez que nuestros padres. El país adolescente descubrió qué era la normalidad democrática gracias a la emisión sin censura de series extranjeras. Recuerdo, en un capítulo de Lou Grant, la huelga de la redacción de L.A. Tribune. Se me grabó la imagen de un grupo de periodistas a las puertas del diario enarbolando pancartas y gritando consignas a favor de sus reivindicaciones y en contra de la empresa. ¿Un escrache avant la lettre?

La coerción, la presión que busca forzar la voluntad de otro, aparece cuando ya no es posible disuadir porque quien queremos que desista de algo ya no admite nuestras razones. Si el poder coercitivo del estado se manifiesta con la suavidad del puño de hierro en guante de seda, la coerción ciudadana es el rugido del estadio contra el jugador, el abucheo al banquero del afectado por las preferentes o la increpación del manifestante antidesahucios al representante político. Nuestro proverbial gusto por la exageración ha abonado la frivolidad de descalificar al escrache tachándolo de nazismo o de ensalzarlo como ejemplo de democracia popular. Y si lo primero es una peligrosa banalización del mal, lo segundo abre de par en par las puertas al matonismo político. Más allá de ese campo de Agramante, se traspasa la línea indeleble del delito y entran en escena intimidaciones, amenazas y agresiones.

España adolece de una clara ausencia de tradición democrática. Por esa razón se sacraliza el voto pero se denigra la expresión ciudadana, sea de uno u otro signo. Se olvida que el resultado de unas elecciones sólo es la fotografía de un instante; porque un país es un ente vivo que evoluciona a diario y una mayoría electoral puede desinflarse hasta divergir de la mayoría social. Una sociedad abierta acepta la incertidumbre, se fundamenta  en los derechos humanos y en la libertad y busca que opiniones e intereses divergentes convivan en paz. El objetivo del gobierno debe ser responder a los deseos de la ciudadanía con transparencia y flexibilidad. La sociedad abierta a la que aspiramos abomina del autoritarismo, venga este del gobierno o de cualquier grupo social. En palabras de Thomas Jefferson: aunque la voluntad de la mayoría debe prevalecer en todos los casos, esa voluntad, para ser justa, debe ser razonable.

Anuncios

4 comentarios

  1. Misael dice:

    D. Luis,

    Sí todo eso está muy bien, pero… ¡ qué casualidad que nos acordamos de que el pueblo es soberano más allá de las instituciones y de la emisión del voto, siempre que gobierna la derecha ! ¡ qué casualidad !

    ¡ Cuanto me hubiera gustado que vd. hubiera hablado del problema de fondo: la ausencia de una sociedad civil al margen de los partidos políticos ! Otra vez será.

    Saludos

    Me gusta

    • El pueblo es soberano siempre, gobierne quien gobierne. Es más, a los gobiernos de izquierda también se le han hecho grandes protestas sobre la educación, el matrimonio homosexual o el aborto. No lo olvidemos y no caigamos en el error de creer que a unos se les exige lo que a otros ni siquiera se les solicita.
      De todos modos, sobre la sociedad abierta, objetivo final de una democracia moderna, y sobre el asunto que usted apunta he escrito en diversas ocasiones,
      Aunque resulta poco elegante citarse, le recomendaría, “El dilema del Doctor House”, sobre la gestión personal; “Los hijos perdidos” sobre el futuro de las nuevas generaciones en un sociedad libre; “No nos equivoquemos” relacionado con la demagogia y la representación ciudadana; “Héroes” sobre la viveza de nuestra sociedad civil; “La silla vacía de Clint Eastwood” que recoge mi admiración sobre la sociedad estadounidense o “Hundidos en un lodazal” donde creo que reflejo claramente mi animadversión hacia ese defecto tan español de las banderías y “el y tú más”.
      Gracias, como siempre, por dar viveza a este blog con sus comentarios.

      Me gusta

  2. Misael dice:

    D. Luis,

    Muchas gracias por su respuesta. Ha sido muy amable al extenderse tanto conmigo.
    El problema gira entorno a la legitimidad moral del poder, que es trasladada de aquí a allá, la calle- parlamento, parlamento-la calle, según conviene a la gente de progreso.
    Siendo millonarias las manifestaciones contra las leyes de zapatero, resultó muy llamativo el clamoroso silencio con que fueron recibidas por los medios de comunicación, cuando esos mismos medios por diez manifestantes tocando el bombo, y siendo de izquierdas, reciben todo tipo de atenciones informativas: no hay parangón.

    Acepto la corrección sobre la necesidad de una sociedad abierta y sus pasadas publicaciones, pero a mi parecer el “hooliganismo” político que vivimos ha matado cualquier intento de la sociedad por asomar la cabeza. El que la asoma lleva pintada una bandera política en la frente, y así no se puede… así no se puede llegar a otro sitio que no sea la Venezuela bolivariana: ustedes, los andaluces van primero en esos menesteres.

    Saludos

    Me gusta

    • Es que ese es el problema, lo que usted llama “hooliganismo” político y que es tan tradicional en esta España cainita que tan bien reflejó Goya en alguno de sus grabados. Mientras los españoles sean incondicionales de algo o de alguien, Joselito o Belmonte, el Madrid o el Barça, el PP o el PSOE, no avanzaremos. Los principios religiosos, morales o jurídicos deben exigirse a todos y más aún a quienes son cercanos a nosotros porque, razonablemente, nos sentiremos traicionados.
      Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: