EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » LA OPACA TRANSPARENCIA

LA OPACA TRANSPARENCIA


Publicado en Granada Hoy y Diario de Jerez.

Calvin Coolidge, presidente de EE.UU., afirmó que nada es más fácil que gastar dinero público. No parece ser de nadie y es irresistible la tentación de dárselo a alguien. Para evitar tan universal tentación siempre han existido organismos fiscalizadores del gasto público. Nuestra Constitución, siguiendo la tradición nacida en el medievo, creó el Tribunal de Cuentas que fue replicado por los Estatutos de Autonomía. Pero a nadie se le escapa que el control del dinero público siempre ha sido en España más que deseo, ilusión y más que realidad, utopía.

El Palacio del Louvre desde la Pirámide. París (Francia).

El Palacio del Louvre desde la Pirámide. París (Francia).

Basta con ojear los datos de los fiscalizadores. La realidad es tozuda y se resume en el viejo oxímoron que ironiza sobre la opaca transparencia de lo público. Algunos ejemplos; 2007 es el último ejercicio auditado a los partidos; ni la mitad de los Ayuntamientos entregaron sus cuentas de 2011 en tiempo y forma y aún no lo ha hecho una quinta parte; una de cada diez entidades estatales no ha rendido cuentas de 2010 y sólo el 75% lo hicieron dentro del plazo legal. Y lo más sangrante, en 2009 se entregaron cuentas de -¡asómbrense!- 1998. De nada sirve fiscalizar si la información se entrega tarde y mal y la eficacia del régimen sancionador queda en entredicho pues una sanción solo es eficiente cuando contribuye a eliminar el vicio castigado.

Tras tanto escándalo de corrupción, la china de la presión ciudadana aprieta el zapato de los gobernantes y les ha obligado a debatir una Ley de Transparencia. Como lo raro es encontrar alguien que no reciba subvenciones, va a ser más fácil señalar quien no está sujeto a la ley que enumerar quien lo va a estar; partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, la Iglesia Católica y más por la presión de los escándalos que por propio deseo, la Corona. Para una ciudadanía abrumada por el continuo goteo de noticias sobre el despilfarro y la corrupción, una ley con un objetivo tan noble como plausible genera grandes expectativas. ¿Se saciarán? Si todo queda en aprobar una ley más, no. Sobre todo porque la experiencia nos dice que si la norma actual se cumple con desgana no hay razones que apoyen una súbita y general conversión a la transparencia. Dejémonos de alardes y alharacas, no es cuestión de legislar sino de cumplir y hacer cumplir la ley. Como aconsejó don Quijote a Sancho cuando fue nombrado gobernador de la ínsula Barataria: leyes pocas, buenas y que se cumplan.

Anuncios

1 comentario

  1. Misael dice:

    D. Luis,

    Ha puesto vd. el dedo en la llaga. ¿ De qué valen los compromisos políticos, o las decenas y decenas de leyes fiscalizadoras de las admones. si no se aplican ? Bien saben nuestros políticos que una ley sin unas medidas y órganos que las hagan cumplir valen exactamente nada.

    La más importante de todas las leyes es una tácita que indica que el vigilante no debe mover un dedo para molestar a su amo, porque podría aplicársele la definitiva pena con la que castigaba la Reina de Corazones “¡ que le corten la cabeza !”.

    Con el latinajo «Quis custodiet ipsos custodes?», ya observaban los antiguos la necesidad de fiscalizar el trabajo de los servidores (ja !) públicos. Observe vd., D. Luis, la maravilla de conocimientos que atesoraban ¡ Y eso que todavía no habían sido intelectualmente iluminados con la LOGSE !

    El gran Ramón Pi, está escribiendo acerca de este pequeño problema, para nuestros gestores, y a él le parece un grandísimo entuerto que puede estar en el origen de la actual situación en la que nos encontramos, quien pueda permitirse el lujo de encontrarse.
    Le dejo el enlace, es de un periódico de la rancia derechona: http://www.intereconomia.com/blog/columna-ramon-pi/primera-alarma-20130409.

    Me he dado cuenta lo bromista que es vd. cuando ha dicho … les ha obligado a debatir una Ley de Transparencia porque seguro que vd. como yo al oir que se iba a incluir en esa ley a la Casa Real, ya no nos cupió la menor duda: es una ley de “limpieza de imagen”, incluso solicitada por Zarzuela para ver si transmitimos una imagen de…. Debería estudiarse en la carrecha de Derecho: leyes para “limpiar imagen”: “Constan de un gran prólogo donde reflejan las buenas intenciones y motivaciones; a continuación viene el articulado donde siguen las buenas intenciones y finalmente disposiciones adicionales donde se recogerán más motivaciones y buenas intenciones.”

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: