EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Finanzas para todos » Cosas de las Finanzas » LA NECESARIA REFORMA DE LAS PENSIONES: (III) ABUSOS INDESEADOS.

LA NECESARIA REFORMA DE LAS PENSIONES: (III) ABUSOS INDESEADOS.


En junio de 1812, los EE.UU. declararon la guerra al Imperio Británico por diversas razones políticas y comerciales. Dos años después, ambas potencias firmaron el Tratado de Gante que puso fin al conflicto. Un adolescente estadounidense llamado Darius King fue reclutado y licenciado del ejército en el mismo año 1814, tras servir durante cincuenta y cuatro días. Como veterano de la contienda se le reconoció una pensión vitalicia. En 1869, con setenta años contrajo matrimonio con una chica de diecinueve. Tras la muerte de su esposo, la señora King recibió una pensión de viudedad hasta su muerte en 1938. Aunque parezca mentira, los cincuenta y cuatro días de servicio de Darius King generaron derecho a pensión durante la friolera de… ¡ciento veinticuatro años!

"La pnsión del soldado King: de la batería decimonónica a la polaroid". Fuerte de Santa Luzía. Elvas (Portugal)

“La pensión del soldado King: de la batería decimonónica a la polaroid”. Fuerte de Santa Luzía. Elvas (Portugal)

Esta increíble anécdota refleja una situación que suele repetirse en todos los sistemas de pensiones: los abusos indeseados. Cómo es lógico, los gestores del sistema no tienen interés alguno en que se produzcan y tampoco suelen ser buscados conscientemente por quienes se benefician de ellos.

La longevidad de un pensionista es un riesgo intrínseco a la propia estructura de un sistema cuya ecuación básica ha de buscar el equilibrio entre las aportaciones y los retornos medios generados por partícipes y beneficiarios. Pero como todos sabemos, la sensibilidad social, canalizada políticamente, se convierte en un fuerte elemento de presión hacia el sistema de pensiones al que se le presumen recursos infinitos. Así, lo que inicialmente fueron ayudas solidarias, fijas y temporales se han acabado convirtiendo, por mor de la presión social avivada por años de fuerte crecimiento económico, en la pensión vitalicia de viudedad y en una ayuda a la orfandad que se prolonga hasta más allá de la mayoría de edad del beneficiario.

Por otra parte, se permite heredar determinadas pensiones y aunque sea en cantidades mínimas, estos retornos se prolongan en el tiempo hasta mucho más allá de lo razonable.

Es claro que una sociedad moderna no puede permitir que un solo ciudadano sea expulsado del sistema por motivos económicos. Además, un estado que aspire a ser democrático no se justifica por la mera tenencia del poder de coacción sino por lo que aporta al ciudadano; básicamente, educación, sanidad y seguridad. Para poder participar, como pedía Adam Smith, en la vida social sin sonrojarse es necesario que no haya individuos que sufran carencias en sus necesidades primarias. Si una parte de la sociedad, por ínfima que sea, no tiene capacidad suficiente para satisfacerlas, el estado y sus dirigentes quedan deslegitimados por mera incompetencia. Por ello, la ausencia de ingresos, además de ser la cara más dramática de estas situaciones indeseadas, supone una barrera insalvable que anula al ciudadano como tal y le impide la participación en la vida pública. En estas pinceladas pueden resumirse los múltiples argumentos a favor de la renta mínima o salario ciudadano que es defendido desde muy diversas posiciones ideológicas. Como señala el gran pensador liberal estadounidense, John Rawls, es justo que la sociedad exija que el estado garantice a todos los ciudadanos una renta mínima en un importe tal que les permita sobrevivir sin provocarles desmotivación para el trabajo.

El problema reside en que en ningún país de nuestro entorno se concreta legalmente ese concepto de renta mínima pero, en cambio, aunque sea de modo parcial y fraccionado existe. Lo peor es que, en demasiadas ocasiones, el coste no se carga a las cuentas del estado sino al sistema de pensiones. Es razonable que el cónyuge viudo y los hijos de un trabajador fallecido reciban algún tipo de ayuda, sea en un pago único o en una renta temporal que, de algún modo, compense la pérdida de ingresos futuros y ayude a reconducir la estabilidad financiera de la unidad familiar. Pero no lo es que se devengue un derecho vitalicio a pensión que rompe el equilibrio del sistema, ya que las cantidades aportadas y los años de cotización pueden ser muy inferiores a los retornos, tanto económicos como temporales. Además, la posibilidad de que un determinado número de trabajadores, estadísticamente considerado, no llegue a disfrutar de la pensión de jubilación es una de las premisas utilizadas para el cálculo de equilibrio del sistema. Por otra parte, y aunque no resulte muy popular, parece claro que la pensión de viudedad debería desaparecer del sistema ya que nació en un momento histórico en el que la presencia de la mujer en el mercado laboral era testimonial y la muerte del esposo suponía el empobrecimiento inmediato de su viuda y de sus hijos. Hoy no es así y la tendencia es que cada día sea menor el número de mujeres ajenas al mercado de trabajo. Pero además, la lógica aplicación del principio de igualdad hizo que los varones viudos también accedieran a la pensión por fallecimiento de sus esposas generando aún más obligaciones para el sistema.

Por tanto, el sistema de pensiones debería reducir sus beneficiarios a aquellos que han realizado aportaciones y sólo para el caso de jubilación, sea por edad, enfermedad o accidente. Una sociedad madura asume sus compromisos y no los oculta bajo la alfombra que en este caso ha sido el sistema de pensiones. El equilibrio económico y social del propio sistema pasa por limitar sus beneficiarios a la par que el estado, con cargo a la recaudación general de impuestos asume, de una vez y con claridad, las obligaciones derivadas de la necesaria renta mínima personal.

-oOo-

NOTAS SOBRE “EL SISTEMA DE PENSIONES”

PENSIONES: PÚBLICAS Y PRIVADAS.

PENSIONES: ¿CAPITALIZACIÓN O REPARTO?

PENSIONES: DO UT DES.

LA NECESARIA REFORMA DE LAS PENSIONES: (I) EL FRÁGIL EQUILIBRIO.

LA NECESARIA REFORMA DE LAS PENSIONES: (II) INJUSTICIAS.

LA NECESARIA REFORMA DE LAS PENSIONES: (III) ABUSOS INDESEADOS.

LA NECESARIA REFORMA DE LAS PENSIONES: (IIII) CUESTIÓN DE POBLACIÓN.

LA NECESARIA REFORMA DE LAS PENSIONES: (V) LA EXIGENCIA DE UN FONDO DE RESERVA.

LA NECESARIA REFORMA DE LAS PENSIONES: (VI) RESPONSABILIDADES PÚBLICAS Y PRIVADAS.

PENSIONES: LA OPCIÓN PRIVADA.

BASES FINANCIERAS DE LOS PLANES DE PENSIONES.

LAS POLÍTICAS DE INVERSIÓN DE LOS PLANES DE PENSIONES.

Anuncios

3 comentarios

  1. Misael dice:

    Qué tio el Darius King! Quien cómo él ! Eso si que es sacarle el pringue a los servicios prestados ! Qué tio !

    No puedo sino estar de acuerdo ABSOLUTAMENTE con todo lo que nos ha dicho. Ah ! antes de nada, muchas gracias por este genial artículo.

    En cuanto a lo de la renta mínima (futura), estamos de acuerdo, pero, por favor, que existan unos mínimos controles… no hagamos como con el PER… que con la izquierda cobro el subsidio y con la derecha vareo la aceituna en el campo.

    Hace dos días, en una barra, tomando un cafelito, dos señores junto a la puerta del establecimiento:
    – Manolo, ¿ como estás ? Yo bien gracias… ¿ estas trabajando ?
    – Pues precisamente me han llamado para una entrevista de trabajo… pero va a ser que no… porque entre lo que me dan de viudedad más la ayuda (?) me saco 800 € y no creo que me vayan a pagar más de ese dinero y además los gastos de gasolina.

    Vivido y real como la vida misma. Que trabajen los enfermos, que el trabajo es salud !

    Un saludo

    PD. A propósito de los controles referidos a subsidios y ayudas… a ver… ¿ qué le ha parecido la idea de la señora Báñez de montar un buzón para el chivateo ? ¿ No cree vd. que habría que equilibrar el papel de la admón. que es juez y parte, y parte dura y juez sin corazón, en los expedientes administrativos que incoa ? El derecho del trabajo protege al trabajador por ser la parte más débil de la relación contractual laboral… ¿ protege el derecho administrativo al ciudadano frente a la todopoderosísima administración ?
    Se me ocurren un puñado de buzones más: “buzón de la mordida”, “buzón de la eficiencia administrativa pública”, “buzón de abusos de la administración”, “buzón de los incumplimientos electorales”, etc…

    Me gusta

    • Es claro que la renta mínima o renta ciudadana, no ha de ser un pago directo, podría darse como una parte lineal e idéntica para todos, no sujeta a impuestos por cada miembro de la unidad familiar, por ejemplo. Y, por supuesto eliminaría todos los focos de fraude que conocemos actualmente ya que sería igual para todos y no habría posibilidad de obtener ningún ingreso líquido más del estado.
      Por otra parte, el problema de ese buzón para el chivateo – buen nombre – es que confunde la denuncia con la delación. Denunciar un delito o una infracción es deber básico del ciudadano y el poder debe garantizar – y así se hace, por ejemplo con los testigos protegidos – la indemnidad del denunciante. Pero la denuncia anónima, sin datos que permitan analizarla es pura delación propia de un estado totalitario y cuando, como en nuestro caso, hay cierto respeto a la justicia es reflejo de quien no sabe como gobernar.

      Me gusta

      • Misael dice:

        Ya comprendí lo de la renta mínima… pero creo que “avelino faltan bolas”, esto… falta dinero para garantizar una renta mínima a 47.000.000 de nacionales + el efecto llamada que sería minino.

        La administración pública lleva una temporadita saltándose por el puente del triunfo (homenaje a su cabecera) los principios generales del derecho, a saber: multa de radar fijo, pues el conductor obligado a identificar al conductor, aunque ese día estuviera en un hospital. Que hay denuncia por maltrato de género (estúpida palabra) pues se asume que es real todo lo que diga la señora, etc, etc…

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: