EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Finanzas para todos » Cosas de las Finanzas » EL MERCADO DE VALORES Y LOS MERCADOS FINANCIEROS

EL MERCADO DE VALORES Y LOS MERCADOS FINANCIEROS


El Mercado Bursátil es parte del Mercado de Valores. Ambos están integrados dentro de un concepto más amplio que es el de los Mercados Financieros que forman, a su vez, parte del Sistema Financiero que es el conjunto de intermediarios, mercados e instrumentos que enlazan las decisiones de ahorro con las de gasto, esto es, que transfieren renta desde unidades excedentarias hasta las deficitarias. Es, por lo tanto, el conjunto de fuerzas de oferta y demanda de ahorro, así como los canales e instrumentos, jurídicos y económicos, humanos, materiales y técnicos, a través de los cuales se potencia el ahorro y se permite un equilibrio eficiente entre tales fuerzas. (Jaime Requeijo).

Cualquier economía desarrollada requiere un Sistema Financiero complejo que contribuya a la expansión, afianzamiento y evolución de todo el sistema económico. La creación de un amplio entramado de relaciones de crédito mediante la intermediación entre el ahorro y la inversión da lugar al sistema financiero. Este no es algo invertebrado o desregulado; es un conjunto complejo y estructurado formado por gran número de instituciones de diversos tipos, mercados, activos y técnicas determinadas, cuyo objetivo principal es intermediar mediante la canalización del ahorro hacia la inversión.

Podemos definirlo básicamente de acuerdo a sus funciones, y objetivos.

a.- Funciones: La función primordial y básica es la intermediación, pero de ella surgen otras muy beneficiosas para la sociedad. No se trata solo de recibir depósitos para canalizarlos al crédito, también se prestan innumerables servicios que agilizan las transacciones entre los agentes económicos, y, además, financian directa e indirectamente a las unidades productivas de una economía. Disponemos, por tanto, de un amplio esquema de relaciones donde los intermediarios financieros cumplen una función que contribuye de modo determinante al desarrollo económico.

b.- Objetivos: resulta lógico deducir que el sistema financiero debe fomentar el ahorro creando las condiciones necesarias para que este exista. Es claro que sin ahorradores no hay dinero que intermediar, pero una vez conseguido este y dado que debe remunerarse es fundamental asignar recursos, es decir, deberá ponerlos a disposición de aquellos sectores productivos con capacidad de devolución o cederlo a los consumidores con posibilidad de reintegrar mediante su ahorro las cantidades que se le anticiparon. Dicha asignación de recursos debe hacerse con garantías de devolución, por tanto, tendrá que conceder créditos analizando convenientemente el riesgo. Por último deberá adaptarse al mercado que evoluciona en función de incontables valores que fluctúan (producción, empleo, tipos de interés, etc.) y, por tanto, deberá tener la suficiente maniobrabilidad como para que los medios que utiliza y los mercados se adapten a la situación real.

Los Mercados Financieros sólo son una parte del Sistema Financiero y podemos definirlos como el conjunto de canales que interrelacionan la oferta y demanda de fondos. En función del plazo de los títulos podemos distinguir mercados monetarios, que son aquellos donde se ofertan y demandan fondos a corto plazo y mercados de capitales donde se hace a medio y largo plazo.

El Mercado de capitales es aquél donde el ahorro se canaliza hacia instrumentos financieros que ofrecen al inversor rentabilidades a largo plazo por lo que se inmovilizan durante amplios períodos de tiempo. Podemos a su vez, dividirlo en:

a.- Mercado Crediticio: Se desarrolla entre entidades de crédito e inversores y está en manos del sistema bancario ya que los créditos concedidos se financian con los depósitos de clientes. Es un mercado donde la negociación es directa y entre dos partes: entidad bancaria y solicitante de crédito. A estas inversiones típicas se les denomina operaciones de activo bancario y podemos definirlas como aquellas que los bancos realizan cediendo a sus clientes cantidades de dinero, determinadas previamente o meramente determinables, con cargo a los depósitos que han recibido de sus clientes o a sus propios recursos financieros. Los bancos, en definitiva, entregan dinero, reservándose el derecho a su devolución más un precio-interés, en el plazo, forma y condiciones pactadas. Toda operación de activo conlleva un riesgo, ya que es posible que no se devuelvan, y, por tanto, se denominan de ese modo. Dicha definición no es caprichosa, ya que, si bien todo contrato bilateral comporta el peligro posible del incumplimiento de una de las partes y en consecuencia la pérdida o menoscabo económico de la otra; esta situación en el caso de la banca es muy superior. La banca da crédito con el dinero que recibió a crédito. Por ello, no es extraño, que en estos contratos, el estudio y análisis de riesgos así como la solicitud de garantías, debe tener una importancia primordial. Toda operación de Activo-Riesgo- supone para el Banco la necesidad de asegurar y garantizar dichas concesiones.

b.- Mercado de Valores: Es el Mercado de Capitales en sentido estricto. En él, los fondos prestados se documentan en títulos que hoy son anotaciones en cuenta. Dichos títulos valores representan deuda o capital – que es una forma de deuda ya que aparece en el pasivo de las sociedades. La base del mismo es ofrecer a los ahorradores una rentabilidad lo suficientemente atractiva para que canalicen sus excedentes hacia inversiones productivas gestionadas por terceros. A diferencia del Mercado Crediticio este es un mercado de negociación abierto al público en general, sin que, a priori, el prestatario se encuentre en una posición de desventaja.

También existen diferencias fundamentales entre Mercado Crediticio y de Valores  en función de los sujetos participantes y de los objetos de negociación.

En cuanto a los sujetos: En el mercado crediticio pueden obtener fondos tanto los consumidores y unidades familiares como las empresas de cualquier tamaño. En cambio, en el mercado de valores tan sólo se realizan préstamos de fondos a las empresas de cierto tamaño y al Estado. Además en el mercado crediticio los intermediarios trabajan a margen, en tanto que en el mercado de valores se hace a comisión. Esto quiere decir que un banco obtiene los beneficios – como señalamos antes – por las diferencias entre el precio que paga a sus depositantes por las cantidades captadas y el que cobra a sus prestatarios por las operaciones de activo concedidas. En cambio, los intermediarios del mercado de valores obtienen sus beneficios por las comisiones que cobran a sus clientes por los servicios prestados de compra, venta, emisión, etc.

En cuanto a los objetos: En el mercado crediticio sólo puede contratarse capital-deuda ya que las operaciones realizadas son de préstamo o crédito. Sin embargo en el mercado de valores es posible realizar operaciones de capital-deuda como de capital-riesgo ya que también pueden adquirirse participaciones en el capital de las sociedades que han emitido acciones.

El Mercado de Valores puede a su vez subdividirse en:

Mercado Primario o de emisión: Podemos definir el Mercado Primario, también llamado Mercado de Emisiones, como aquel donde las entidades admitidas a cotización en bolsa crean acciones u obligaciones con la intención de que sean adquiridas por terceros. En el mismo se ponen en relación a entidades demandantes de capital con los oferentes de fondos o inversores.

Mercado Secundario o de Negociación: En él se compran y venden títulos que ya fueron emitidos y cotizan libremente. Es en este mercado donde se compran y venden títulos que, lógicamente, deben estar admitidos a cotización. El precio de las transacciones, denominado cotización, se fija a través de los equilibrios entre precios de oferta y demanda.

Ambos mercados están totalmente relacionados ya que sin emisión no puede haber negociación y sin mercado de negociación donde el inversor pueda recuperar su capital en cualquier momento difícilmente habría mercado de emisión. La diferencia fundamental estriba en que los títulos públicos sólo pueden representar deuda y los privados, pueden representar deuda o capital.

Los Mercados financieros.

Los Mercados financieros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: