EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » SIN MÁS LIDER QUE NINGUNO

SIN MÁS LIDER QUE NINGUNO

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

HispaBloggers

Dame tu voto en HispaBloggers!

Iron Blogger

Iron Blogger

Anuncios

Publicado en Granada Hoy.

Mandar es fácil, lo difícil es que te obedezcan. Salvo que te impongas por la fuerza. Y aún así, en algún momento el miedo se sublima y pierde su poder coactivo. Todos los dictadores aprenden que no hay nadie más peligroso que quien no tiene nada que perder. Dirigir es la versión suave del ordeno y mando. Pero es complejo dirigir a ciudadanos libres. Tienen la funesta manía de pensar y decidir por sí mismos. Y eso es algo que disgusta a los que mandan. Aún así, no renuncian a intentar dirigirnos. Ahí están los informativos manipulados de las televisiones públicas para demostrarlo. Pero como las redes sociales han sustituido a las agencias de noticias, glosar y vender falsos mundos de fábula sólo sirve de grotesca diversión al pueblo soberano y convierte a los secuaces del poder en meros bufones de la corte.

Las sociedades abiertas necesitan y exigen líderes. Ni dictadores, ni dirigentes. Pero liderar es difícil. Requiere autoridad moral, convencimiento sincero en las ideas que se defienden, coherencia, empatía, diálogo y raciocinio. Un líder suma voluntades, no las resta; convence, no impone; une, no divide. Pero sobre todo, no hay liderazgo sin ejemplaridad. No es fácil que una sociedad libre y madura admita comportamientos hipócritas. Desde hace siglos, el fariseísmo tiene mala prensa. Ya nos advirtió Jesús que es mejor hacer lo que predican que emularles, pues dicen, pero no hacen. Y ya estamos cansados de sermones. De que nos pida ejemplaridad quien no la practica; sacrificios quien no los ha conocido o respeto a la ley quien, habiéndola aprobado, la desprecia con descaro.

Además, un líder debe ilusionar. Por eso somos muchos, cristianos o no, los que sólo vemos liderazgo en el Papa. Francisco habla desde el corazón. Sin artificios, ni asesores vanos. Es claro y coloquial. Y se le entiende. Sea un revolucionario o tan solo un tibio reformista lo que nadie puede negarle es su coherencia y ejemplaridad. Y de ambas está hambrienta España.

Entre tanto, los españoles recordamos a los mendigos protagonistas de Esperando a Godot. Sentados junto al camino, aguardamos a alguien, para no sabemos bien qué. Sólo hay que leer los periódicos para comprobar que carecemos de líderes. Y como en la joya del teatro del absurdo, nos dicen que Godot no vendrá hoy, pero mañana, seguro que sí. Y aunque parece que nunca va a llegar mañana, preferimos no movernos de la orilla del camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: