EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » 2014 » febrero

Monthly Archives: febrero 2014

ARCHIVO

Anuncios

LA GESTIÓN DE LA TESORERÍA


La gestión de tesorería pretende optimar los beneficios finales de toda empresa mediante la mejora de sus resultados financieros. Para ello, debemos proceder al análisis de situación, diagnosticando los posibles males o aspectos mejorables y por último aportar soluciones para mejorar la gestión de los ingresos y reducir los gastos financieros convirtiendo la tesorería en un centro de beneficio, siempre que sea posible,. Todo ello repercutirá directa y positivamente en los beneficios empresariales.

Su base teórica y analítica consiste en la reducción de toda empresa a un simple flujo de liquidez monetaria, con independencia del tipo de negocio ante el que nos encontremos. Nos resulta indiferente si aquella empresa que estudiamos se dedica a la fabricación, distribución o comercialización de productos o a la prestación de servicios.

Debemos señalar inicialmente que el objeto de nuestro estudio es el flujo de pagos y cobros. Nos referimos por tanto a un concepto no contable; el principio a seguir no es el de devengo sino el de flujo de caja, es decir, el cash-flow entendido en su acepción original. Por diferencia entre ingresos y gastos, imputados correctamente, obtenemos el Beneficio contable. La diferencia ente cobros y pagos nos da el saldo de tesorería. Resulta evidente que son conceptos distintos; una empresa sin beneficios puede tener saldo disponible de tesorería y viceversa.

(más…)

Anuncios

PARASITISMO


Publicado en Granada Hoy.

La noticia económica de la semana la dio Moody’s mejorando la calificación de la deuda pública. El gobierno ha sacado pecho, se ha colocado la medalla y estima que pronto lo harán las demás agencias. La oposición socialista sólo ve negras nubes en el horizonte y el señor Lara de IU, con su añejo discurso solo acierta a declarar que las agencias sirven a los especuladores. Y se queda tan pancho. El triunfalismo del PP es excesivo en quien debe dirigir al país. La simpleza del PSOE que olvida su pasado de gobierno y parece no tener presente ni futuro y el desvarío comunista son tan habituales que ni extrañan, ni importan.

Es cierto que cae la prima de riesgo y nos prestan más barato pero la deuda pública casi iguala al PIB. Y así, ambas situaciones se compensan. Cambiamos coste por cantidad. Pagamos menos pero al deber más, nos quedamos igual. La percepción de la economía y las finanzas es una cuestión de expectativas. En sus novelas sobre la Armada británica popularizadas gracias a la película Master & Commander, Patrick O’Brien cuenta como, tras pasar varios meses en alta mar, los aristocráticos oficiales de la Royal Navy que en tierra podían despreciar un jugoso asado por no encontrarlo de su gusto, pagaban un buen puñado de chelines a los grumetes para que les cazaran una molinera – nombre que daban a las rollizas ratas que pululaban por la sentina – con la que darse un festín. Nosotros, endeudados hasta las cejas, consideramos una mejora la estabilización de la deuda. Pero el problema es mucho mayor. Como el ciudadano solo percibe el recorte del gasto en aquellas partidas socialmente valoradas se consolida la idea de que el estado se ha convertido es un parásito que sólo busca su supervivencia y la de aquellos que conforman la casta política, salpicada por la corrupción a todos los  niveles. (más…)

IDEALISTAS FRENTE A MALVADOS


En una entrada anterior definíamos los tipos y subtipos que el profesor Carlo María Cipolla definía en su inefable libro sobre Las leyes inmutables de la estupidez humana. Hoy, y siempre con la vista puesta en nuestros adorables estúpidos, nos centraremos en las actitudes que podemos encuadrar como propias de Idealistas y Malvados.

Vivimos en una sociedad cuyos valores éticos y morales imperantes son conocidos por todos. Pero hay quien, en uso de su libertad, no los comparte. Pensemos en quienes creen firmemente que la dictadura es mejor que la democracia, que la libertad individual es una especie de oscuro vicio o que las mujeres y quienes pertenecen a otra raza, etnia o religión no deberían disfrutar de ningún tipo de derecho y ser considerados ciudadanos de segunda o incluso, algo peor. En el ámbito económico hay quienes se oponen al mercado, no creen en los derechos de propiedad o sencillamente, entienden que un préstamo no se pide para devolverlo sino para disfrutar del dinero de otros en una suerte de redistribución de la riqueza. Esos ciudadanos existen y transitan por nuestras calles. A veces, sus ideas y sus actitudes son respetables aunque no las compartamos. En muchas otras ocasiones, no.

Si trasladamos a una representación gráfica esta idea veremos que existen dos grandes tipos humanos. Todos aquellos individuos que actúan o intentan actuar de igual modo a cómo piensan son Coherentes, sea porque comparten los valores mayoritariamente admitidos – personas adaptadas –  o porque se oponen frontalmente a ellos – inadaptadas. Podemos catalogar de Hipócritas a los que actúan de modo distinto a los valores que dicen compartir. Unos actuaran contra sus principios por simple interés y otros obligados por algún miedo, que es otra forma de interés personal. Y por último, están quienes actúan contra los que dicen ser sus principios por mera inmoralidad.

(más…)

LA HONDA DE DAVID


Too Big to fail, demasiado grande para caer. Es curioso, no dicen demasiado sólido para caer, sino demasiado grande. En los años de bonanza nos venden la necesidad de que existan grandes corporaciones. Ya saben, la marca España. Pero cuando vienen mal dadas nos enteramos de que al derrumbarse nos van a rebotar los cascotes en la cabeza. La idea es discutible porque genera un enorme riesgo moral. Si los gestores bancarios asumen grandes riesgos es, en parte, porque saben que disfrutarán de los beneficios pero seremos los contribuyentes quienes paguemos las pérdidas. Defendía Adam Smith que el manejo de los negocios de las sociedades anónimas se caracteriza en alguna medida por la negligencia y la prodigalidad ya que no puede esperarse en quien maneja mucho más dinero extraño que propio el mismo celo y prudencia que si todo fuera suyo.

Las entidades sistémicas son las que por su tamaño pueden provocar un maremoto en la economía de un país en caso de insolvencia o quiebra. ¿Recuerdan la frase si General Motors estornuda, Estados Unidos se resfría? Por eso los mercados sanos evitan las concentraciones empresariales. Impedir los oligopolios y fomentar la competencia debería ser la labor de un gobierno si realmente, cree en el mercado. Pero no es ese el caso de España. No lo ha sido casi nunca. Ahora, el mismo gobierno que habla de competitividad y libre mercado quiere forzar la reestructuración de la banca cooperativa en una muestra más de su afán intervencionista. Dice que quiere reducir las Cajas Rurales  a un par de grupos. La propuesta es, cuando menos, incomprensible. ¿Qué necesidad hay de imponer una reforma a un sistema que funciona y que, a su ritmo, está decidiendo qué futuro quiere? Se aduce que estas entidades, al ser pequeñas, no pueden financiarse en el mercado. Habría que explicarle al ministro y a los gurús de tres al cuarto de las finanzas que el mercado financiero no es sólo la Bolsa. El jubilado que mantiene sus ahorros en la Caja Rural de su barrio es tan mercado como el Hedge Fund que pretende hacer grandes operaciones corporativas. La única diferencia es que en el primer caso, ambas partes se conocen perfectamente.

(más…)

PORQUE LO DIGO YO


Publicado en Granada Hoy.

Y el designado ha sido el señor Moreno Bonilla, Juanma Moreno para sus conmilitones, entre los que han surgido cientos de amigos que recuerdan anécdotas de cuando coincidieron en las juventudes o en alguno de sus cargos políticos. En los partidos, la norma es clara; el jefe señala, los jefecillos asumen y la militancia vota, sin rechistar, lo que le digan. Provoca sonrojo comprobar que practican el dedazo los que lo criticaban y exigen democracia interna quienes la obviaron hace unos meses. Es muy fácil demandar a otro las virtudes que no practicamos. PSOE y PP han dado en Andalucía un penoso e insuperable espectáculo de caciquismo. La señora Díaz y el señor Moreno encabezan los dos grandes partidos andaluces por la misma razón que el duque de Medina Sidonia capitaneó la Armada Invencible aunque nunca hubiera navegado; porque lo digo yo. Y yo, siempre es el que manda. Lo triste es que la sociedad acepte estos designios con la misma ovina indiferencia que Roma celebró el nombramiento como Cónsul de Incitato, el caballo de Calígula.

(más…)

ESTÚPIDOS Y ASIMILADOS


En Las leyes inmutables de la estupidez humana, un magnífico texto que empezó como humorada entre amigos y se convirtió en libro imprescindible, el profesor Carlo María Cipolla definía el comportamiento del ser humano en función de las repercusiones que cada decisión produce en quien la toma y en aquellos a quienes afecta.

Nos dividía el ilustre economista italiano en cuatro grupos, ni excluyentes ni definitivos: Inteligentes, Idealistas, Malvados y Estúpidos. Los grupos no son excluyentes porque nuestras actitudes son poliédricas, ni definitivos porque a lo largo de la vida visitamos cada uno de ellos. Al fin y al cabo, el homo economicus decide y actúa continuamente y no siempre lo hace guiado por la racionalidad aunque durante mucho tiempo se haya creído así.

Para Cipolla, los inteligentes, o mejor los que actúan con inteligencia, son aquellos que al tomar una decisión obtienen beneficios para sí a la vez que los generan en los demás. El idealista se caracteriza porque está dispuesto a asumir una pérdida que supone beneficio para otros, justo lo contrario del malvado, que no duda en obtener rentabilidad a costa del resto. Y por último, los grandes protagonistas de esta reflexión, los estúpidos. Una decisión estúpida es aquella que sólo genera pérdidas, a quien la decide y ejecuta y al resto de los implicados directa o indirectamente, consciente o inconscientemente. Lógicamente, las consecuencias de cada decisión no tienen por qué ser absolutas y al analizarlas, podremos definir diversas combinaciones entre los cuatro tipos básicos.

(más…)

LA CONCENTRACIÓN DE RIESGOS


El riesgo es connatural a la vida humana. De pequeños nos caemos cuando aprendemos a andar; de niños, al correr demasiado rápido; de jóvenes si nos creemos deportistas de élite; de mayores, cada vez que olvidamos que ya no somos aquellos jóvenes atléticos con alas en los pies y de ancianos porque nos negamos a pasear apoyados en un bastón. Por eso, una de las frases que deberíamos grabarnos a fuego en nuestra mente es aquella que sostiene que nada en la vida es seguro. La otra verdad absoluta, en la economía y en la vida, y que también da para unos cuantos artículos, nos recuerda que además, nada es gratis. Sería recomendable recordar ambas más a menudo de lo que lo hacemos.

El riesgo económico es la sal de la empresa, sea cual sea el bien o el servicio con el que comerciemos. Tan claro es que sin riesgo no hay beneficio como que el incremento del primero justifica sobradamente la mayor expectativa del segundo. El porqué es fácil de explicar: en una corrida de toros, el diestro siempre cobra bastante más que el clarinero. Seamos o no aficionados, podríamos dar el nombre de algún torero muerto en la plaza, pero ni releyendo con atención los gruesos tomos del viejo Cossío, creo que encontremos un caso similar protagonizado por el señor que, sin duda con buen tino y mejores pulmones, marca el cambio de tercio a toque de clarín.

En los mercados ocurre algo similar. Cuanto más cerca se está de las astas del toro, más beneficio se puede obtener porque mayor es el riesgo que se asume. En El Mercader de Venecia, Shakespeare ponía en boca del judío Shylock unas palabras que definen muy a las claras el concepto de riesgo bancario. Admitiendo que Antonio, – el mercader que da título a la obra – es solvente, el banquero judío afirma pensativo que sin embargo, sus recursos son hipotéticos; tiene un galeón con destino a Trípoli; otro en ruta para las Indias; […] un tercero en Méjico y un cuarto camino de Inglaterra. Posee algunos más, esparcidos aquí y allá. Pero los barcos no están hechos más que de tablas; los marineros no son sino hombres; hay ratas de tierra y ratas de agua; ladrones de tierra y ladrones de agua; quiero decir piratas. Además, existe el peligro de las olas, de los vientos y de los arrecifes. No obstante, el hombre es solvente. Tres mil ducados. Pienso que puedo aceptar su pagaré.

(más…)

LA INFANTA ENAMORADA


Publicado en Granada Hoy

¡Ah, el amor loco!, el parisino amour fou. ¡Cuántas bobadas se hacen por amor! Hasta una infanta de España se ve declarando ante el juez. Por amor, sólo por amor. La infanta, deslumbrada por el apuesto deportista, pierde el sentido de la realidad ante su tierna mirada. ¿Qué esposa sumisa no firmaría cualquier documento que pusiera ante sus ojos su adorado maridito? Todo fue por amor. Por eso pagaba aquí y allá y gastaba sin preguntarse el origen de tanta bonanza, ni mirar el céntimo, como hacen las familias normales. L’amour fou es así. Pero el malvado esposo la utiliza. Y oculta un turbio secreto del que el juez de duro corazón y sus pérfidos secuaces pretenden hacer responsable a la pobre princesa enamorada.

Representación en 2012 de "Jedermann" de Hofmannsthal. Festival de Salzburgo. Austria.

Representación en 2012 de “Jedermann” de Hofmannsthal. Festival de Salzburgo. Austria.

Bonito cuento. Propio de un Perrault posmoderno. También la pasión llevó al exilio a otra Cristina de Borbón, la viuda de Fernando VII. Aunque algo influyó que su segundo esposo, un apuesto sargento de la guardia, tan corrupto y codicioso como ella, se dedicara al tráfico de influencias tanto o más que al de esclavos.
La adoración por el hombre de su vida ha convertido a la infanta en imputada. ¡Pobrecita! Menos mal que aún hay quienes creen en el amor y se están batiendo por ella. Ahí está el presidente Rajoy que proclama proféticamente la principesca inocencia o el ímpetu con el que el gobierno, parte de la oposición y la fiscalía, intentan demostrarnos que no puede haber responsabilidad jurídica en quien es cegado por Cupido. ¿Es posible que el estado que muestra tan tierna comprensión hacia la enamorada torpeza de la infanta sea el mismo que aplica la norma fiscal con inusitada dureza a quien carece de rancio abolengo o amigos poderosos? (más…)

¿HAY QUE PAGAR POR TRABAJAR?


Hay una cierta tendencia en el ser humano a repetir sus errores. En los países occidentales, la esclavitud es una realidad olvidada pero desgraciadamente, no lo es la explotación de los trabajadores. La crisis se está convirtiendo en el mantra que justifica el atropello. Casi todas las reformas que nos llevan hacia atrás, se anuncian como temporales y extraordinarias. Pero nadie nos asegura el plazo de las mismas ni cuáles son las condiciones que han de darse para que volvamos a la normalidad.

Hay cosas que parecen ancladas en el tiempo. Y no todas son tan bellas como la Alpujarra. Pampaneira (España). Pampaneira.

Hay cosas que parecen ancladas en el tiempo. Y no todas son tan bellas como la Alpujarra. Pampaneira (España).

Algunas situaciones no han desaparecido sino que se han sofisticado. Si la sociedad decimonónica y finisecular que vivió el Desastre del 98 veía como algo normal que un chiquillo que apenas llegaba al mostrador de uno de aquellos comercios de ultramarinos y coloniales, trabajara de aprendiz a cambio de la comida y un catre en el que echarse a dormir, en la España de hoy somos muy pocos los que nos escandalizamos de que sigan existiendo becarios. Ya saben, esos jóvenes licenciados en alguna rama del saber que a cambio de nada o de una cantidad ridícula que no da ni para pagarse el transporte a la oficina, se dedican a hacer fotocopias y poco más, con la única idea de añadir un par de líneas a su magro currículo. Lo cierto es que casi ninguno desarrolla un trabajo que le permita aprender algo que pueda convertirse en una ventaja competitiva frente a otros aspirantes a un puesto de trabajo. Si observan con detalle ambas situaciones, en el fondo hemos ido a peor. Hace un siglo, el aprendiz trabajaba de hecho y obtenía conocimientos prácticos y relaciones que le podían servir en el futuro ya que, por ejemplo, hacía de recadero y llevaba las compras a casa de los clientes. El becario sólo aprende a fotocopiar, algo que ya sabía, no consigue casi nada y además, la experiencia acaba costándole el dinero.

(más…)

GOIRIGOLZARRI Y EL VOLUNTARISMO BANCARIO


Un día, el gobierno decidió rescatar al señor Goirigolzarri de la prejubilación para dirigir Bankia. Una amalgama de cajas y cajitas unidas al calor de las siglas de un partido y no por las sinergias, beneficios o ventajas competitivas que la fusión pudiera generar. José Ignacio Goirigolzarri era, ya entonces, un banquero de amplia trayectoria y reconocida solvencia. Nadie dudó de que ambos, directivo y empresa, compartieran la primera de las cualidades ni tampoco que, en cuanto a la segunda, fueran antípodas en aquel momento.

La situación a la que habían llevado al grupo Bankia quienes decían dirigirlo hubiera aconsejado la quiebra y la consiguiente disolución, liquidación y extinción de la compañía. Pero ya se sabe que los gobiernos, ante el dragón de la crisis bancaria, siempre se enfundan la armadura de esforzado san Jorge y acaban, con la inestimable ayuda del contribuyente, rescatando a la frágil doncella bancaria. Y al señor Goirigolzarri le tocó el papel de apuesto salvador en tanto que al sufrido contribuyente, una vez más, le fue asignado el de involuntario mecenas ya que el dinero, como siempre, lo pusieron de nuestra hucha y sin preguntarnos.

Una vez que se sacó de Bankia toda la basura acumulada para que la SAREB la procese en los próximos quince o veinte años, se inició la estrategia de ajuste de la entidad. El plan no era muy creíble y aún hoy, genera algunas dudas en los mercados, si bien, el liderazgo del señor Goirigolzarri se ha hecho valer y la sensación generalizada es que este capitán, a diferencia de los temerarios y soberbios grumetillos anteriores, sí sabe gobernar un barco.

(más…)

¿SUMERGIDA O SUPERVIVIENTE?


Publicado en Granada Hoy.

Ha causado alboroto el Informe que estima el peso de la economía sumergida en un cuarto del PIB. ¿Nadie recuerda que antes de la crisis suponía un veinte por ciento? Aquella cifra graba en mármol la ineficiencia de nuestros gobiernos en la lucha contra el fraude fiscal y la corrupción rampante que asoló España paseando maletines repletos de billetes.

Hagamos números. El hampa no declara sus negocios. Por eso y no por sus asesinatos, acabó Al Capone en Alcatraz. Así que si deducimos el delito común, los defraudadores recalcitrantes y el gran fraude basado en sociedades pantalla, caros asesores y paraísos fiscales, que también es delincuencia, concluimos que la crisis ha incrementado en cinco puntos la economía sumergida. Y parece que el gran problema nacional, el ingente déficit público, va a ser responsabilidad de quien se saca cien euros con alguna chapuza, cuida enfermos o limpia casas y no lo declara.

(más…)

A %d blogueros les gusta esto: