EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Cuaderno de Bitácora » EFICIENCIA SALARIAL

EFICIENCIA SALARIAL


Ahora que la OCDE ha dicho lo que muchos pensábamos es hora de insistir de nuevo en que las rebajas salariales indiscriminadas son parte de ese grupo de medidas económicas irracionales que nos han llevado a rozar la deflación y están incrementando no ya el riesgo de pobreza, sino de miseria en el desarrollado Occidente.

En 1956, José Antonio Girón de Velasco, ministro falangista de Trabajo, solicitó la convocatoria urgente de un Consejo de Ministros en el que se aprobó una subida salarial para todos los trabajadores del 23%. De ese modo pretendía rebajar la tensión social existente y eliminar el riesgo de que se reprodujera alguna protesta incómoda como fue la famosa huelga de tranvías de Barcelona de 1951 en la que tras el encarecimiento del precio del billete, se convocó un boicot a la compañía de transportes que terminó con la anulación de la subida y la destitución del alcalde y del gobernador civil. La medida populista de Girón no pudo evitar las protestas ya que a la subida de salarios siguió, lógicamente, la de los precios y la situación volvió al punto de origen.

Hoy en día, el camino ha sido el inverso. Hace algún tiempo, el FMI, presidido por una mileurista madame Lagarde, que ahora parece tener algunos problemillas con la justicia gala, manifestó la necesidad de impulsar un acuerdo entre patronal y sindicatos que recogiera una bajada del diez por ciento en los salarios españoles a cambio del compromiso de incrementar la contratación. El acuerdo no podía ser más tramposo ya que los trabajadores aceptaban perder algo de modo inmediato y definitivo a cambio de una vaga promesa sin garantía de cumplimiento. Recordaba un poco a las peroratas de las pías damas de los roperos del XIX que prometían el cielo eterno a los pobres a cambio su renuncia a un mundo mejor mientras seguían vistiendo la ajada ropa usada del señorito.

Si el decreto de Girón provoco una espiral inflacionaria, la propuesta del FMI de provocar una devaluación interna mediante la rebaja de salarios nos ha llevado a la deflación. Es cierto que aquel acuerdo entre los agentes sociales no se produjo pero la reforma laboral lo impuso de facto ya que esa y no otra fue su intención básica y fundamental.

Olvidaban unos y otros que este tipo de fuegos de artificio no sirven para nada. El resultado lo hemos visto; el ciudadano tiene menos dinero en el bolsillo porque su salario ha caído – son muchos quienes ganan menos y casi nadie cobra extras, objetivos o gratificaciones de ningún tipo y de hacerlo, es en cantidades mucho menores de lo que recibía hace unos años – paga más impuestos directos e indirectos y como se siente infinitamente menos seguro, en el caso de que disponga de algún ahorro, aparta atormentado de su cabeza la posibilidad de dedicarlo al consumo.

Esa idea estatista y gubernamental pretende manejar los precios y salarios con el objetivo de impulsar el gasto agregado para incrementar la producción y el empleo no pasa de ser uno de esos proyectos de ingeniería social macroeconómica condenados al fracaso, se aplique para subir o bajar los salarios sin ton ni son y por mero decreto gubernamental. No olvidemos que al fin y al cabo estos grandes acuerdos entre la CEOE y los sindicatos acaban siempre en el BOE.

Pero hay otra forma de entender esta cuestión. Desde posiciones liberales creemos firmemente en que los precios y los salarios deben ajustarse flexiblemente a la realidad de cada momento y de casi de cada empresa. Porque una cosa es proteger la dignidad del salario y otra muy diferente decidir su cuantía por decreto ley sin analizar la situación de cada sector o empresa. Es claro que las Cajas de Ahorros quebradas debían reducir su personal y los costes asociados para tener alguna posibilidad de sobrevivir una vez que el gobierno les había regalado nuestro dinero en lugar de llevar al juzgado la actuación negligente, cuando no delictiva, de sus directivos. Pero también lo es que los bancos sanos y con beneficios no tenían por qué reducir los salarios de sus empleados. Y sin embargo, el Convenio Colectivo afecta a toda la banca por igual. Las negociaciones salariales deben dirigirse a situar a cada empresa en la posición de mercado más competitiva.

Lo importante es que el mercado permita sobrevivir al mayor número de empresas viables para que incrementen su producción y por tanto su empleo y de ese modo se genere un círculo virtuoso de demanda. Esa es la única manera de incrementar el gasto general de una economía, un gasto que actuará de combustible para acelerar la maquinaria. A mayor renta disponible, mayor consumo, más demanda y más crecimiento y por ende, más empleo.

Es posible que en un país con mano de obra poco especializada, los salarios de muchos de ellos que subieron como la espuma durante la burbuja deban caer a condiciones razonables de mercado; pero una cosa es que los albañiles se olviden de ganar sueldos de ministro porque no existe mercado para ello y otra muy distinta que haya que bajarles el sueldo en idéntica proporción a los ingenieros informáticos que desarrollan una aplicación generadora de millones de euros de facturación y beneficio. El salario es el precio al que cada empresa compra las aptitudes de cada uno de sus trabajadores y por tanto, será la escasez, la especialización y el valor añadido que aporte lo que debería establecer su precio. Ningún trabajador sensato se venderá barato ni ninguna empresa comprará caro. Aunque, lógicamente, eso sólo ocurre en mercados libres con agentes racionales e inteligentes.

La rebaja de salarios no nos hace competitivos más que estadísticamente y realmente, nos empobrece. Lo que nos hace competitivos y ricos es la eficiencia.

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: