EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » NEVERÉNDUM

NEVERÉNDUM


Publicado en Granada Hoy.

El humor británico tiene predilección por los juegos de palabras y neveréndum es uno de los mayores hallazgos de la ironía política en inglés. En un solo vocablo une never (nunca), end (fin) y referéndum por lo que podríamos traducirlo como referéndum de nunca acabar. Nació para describir la tensión sociopolítica provocada por la derrota de los independentistas de Quebec tras la consulta de 1980 que volverían a forzar y perder en 1995. Como otra de las virtudes de la política anglosajona es su respeto a las normas, el parlamento de Canadá aprobó en 2000 la Ley de Claridad que define las condiciones para la posible secesión de cualquiera de sus provincias. El acatamiento a la legalidad ha sido exquisito en Quebec y Escocia pues su tradición tiene al estado de derecho como la máxima expresión de la democracia, cuestión que algunos en Cataluña olvidan o desconocen.

¿TRISTE FUTURO DE FRONTERAS?

¿TRISTE FUTURO DE FRONTERAS?

El nacionalismo, sea del signo que sea y pretenda la escisión de una región o la anexión de otras, tiene la convicción del iluminado y cree firmemente que su delirio es superior a toda legalidad o legitimidad y que acabará imponiéndose por la fuerza de su fe, de la supremacía moral de su pueblo sobre el resto o exigiendo el neveréndum hasta el triunfo final. La promesa de un futuro utópico y feliz subyuga, más aún en horas de crisis e incertidumbre en las que, como en Escocia, el Sí apela al corazón, al lirismo del eco de las gaitas que recorre las Highlands y a la leyenda, en tanto que el No se basa en cuestiones más prosaicas como la razón, la ley y la historia común.

El mismo miedo al futuro que alimenta el populismo en toda Europa nutre los más delirantes nacionalismos de un continente que con altibajos, lleva medio siglo avanzando hacia la integración política por la fuerza de las urnas, sin ruido de sables ni tronar de cañones. Contra la razón y la libertad, nacionalismos y populismos se acaban aliando para ofrecer la receta mágica del curandero con la verborrea del chamarilero. La solución única a todos los problemas, la patria perdida que nunca existió.

Durante siglos, los nacionalismos han arrasado Europa a sangre y fuego. Los dislates patrioteros y aldeanos han dejado excesivos cadáveres en nuestra historia como para no estar alerta ante su renacer. Las fronteras son las cicatrices de la historia y es muy triste que haya tanta gente dispuesta a reabrir heridas que dejaron de sangrar hace demasiado tiempo.

Anuncios

2 comentarios

  1. misael dice:

    Algunos pensamos que el encumbramiento de la diosa razón, dada como excusa, para expulsar a Dios y la ley natural de los parámetros del derecho tenía como fin colocar al hombre como principio y fin de las cosas. Luego esto, el hombre ya es soberano persé. La comunidad de ciudadanos pasó a ser llamada pueblo soberano. Y así tenemos las democracias liberales.

    Por consiguiente no es de extrañar pues, que una de las patologías de nuestras liberales democracias sea llevar a “programa de máximos” el soberanismo de los pueblos, también llamado nacionalismo.

    ¿ Dónde queda el bien común ? ¿ En qué lugar quedó el bien común y la dignidad de las personas en la Ilustración francesa ? A sangre olía la revolución francesa. La declaración de los derechos del hombre anda ya muchos años sin contrapeso… de una declaración de las obligaciones del hombre… quizá esta hubiera ayudado y hubiera evitado muchos conflictos y muchos egos personales y nacionalistas.

    Me gusta

    • Encantado de volver a leerle por aquí, Misael.
      Disiento en parte con su apreciación; es cierto que el liberalismo hace del hombre el centro de la realidad social. Pero es el individuo, no la tribu, sobre la quien gravita el liberalismo. El problema de los nacionalismos es que confunden el humanismo y la solidaridad con el espíritu gregario del grupo cerrado. nada más lejos de la libertad individual que ese sentido de grupo como negación de los demás. Creo recordar que fue De Gaulle quien dijo que patriota es quien ama a su país y nacionalista quien odia a todos los demás..

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: