EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Finanzas para todos » Cosas de las Finanzas » ¿CÓMO SE DETERMINA EL INTERÉS?

¿CÓMO SE DETERMINA EL INTERÉS?


El parámetro básico del mercado bancario y financiero es el interés que, aunque extrañe a muchos, no es el precio del dinero sino más bien el coste que impone el prestamista por el tiempo que ha de esperar para recuperar su capital. Lo importante para quien se deshace de su dinero y confía en recuperarlo en un plazo pactado, incrementado en el correspondiente interés, no es eliminar el riesgo porque este es connatural a la vida humana sino reducirlo al máximo eliminando todas aquellas circunstancias que contribuyan a minimizar la posibilidad de recuperar la inversión, evitando la concentración de riesgos y convirtiendo la posible inseguridad del negocio en una contingencia lo más reducida posible.

El interés a cobrar que es la base de ese coste puede definirse como la variación que sufre un capital provocado por el paso del tiempo. Cuando una persona presta un dinero lo hace porque no lo necesita durante un plazo determinado o determinable. Sin embargo la persona que recibe ese capital lo dedica a alguna actividad productiva, y por tanto obtiene un lucro. Como toda actividad de este tipo conlleva un riesgo, la persona que cedió el capital está en su derecho de exigir una parte del beneficio obtenido por el tercero con su capital.

Gráficamente podemos representarlo del modo siguiente:

COMPOSICIÓN FINANCIERA DEL TIPO DE INTERÉS

COMPOSICIÓN FINANCIERA DEL TIPO DE INTERÉS

Donde, los componentes del tipo de interés definitivo, son:

A, es el precio del dinero en condiciones de certidumbre.

B, es la prima de interés que debe pagarse en función de la incertidumbre provocada por el transcurso del tiempo, y

C, es la prima de riesgo que debe pagarse por la operación concreta que pretende financiarse.

Las tres variables pueden explicarse del modo siguiente:

Como hemos señalado antes, el interés también es, en cierto modo, la cuota parte de beneficio que el prestatario detrae del suyo propio para compensar al prestamista por la cantidad recibida. Cualquier dinero recibido en préstamo se utiliza para obtener algún beneficio que no hubiera existido de no mediar la recepción de efectivo. Puede ser comercial– compro mercancía y la vendo con un margen – financiero – invierto para obtener dividendos o plusvalías – patrimonial – adquiero mi casa y asi no pago alquiler y genero ahorro al adquirir patrimonio inmobiliario, personal – adquiero un vehículo que me permite realizar mi trabajo de modo más eficiente – o lúdico – me voy de vacaciones y las disfruto antes de disponer del dinero necesario.

Por tanto, cualquier coste asociado a una inversión deberá valorar e incluir el volumen de riesgo a asumir y su posible concentración.

En definitiva es una cuestión de disponibilidades. El dinero tiene valores diferentes según el momento en que lo tomemos en consideración. Ello se debe al hecho de que el dinero no es más que un valor nominal, lo importante es su valor de cambio. Por tanto lo que se debe valorar es lo que podemos adquirir con el dinero, no su simple nominalidad. El interés está sujeto a las leyes del mercado e  incluye dos conceptos:

1.-      El coste derivado del paso del tiempo, que podemos definir desde dos puntos de vista diferentes:

a.-     Para el deudor es el precio que debe pagar por disfrutar de un capital ajeno, que puede rentabilizar durante un lapso de tiempo. Por eso al tipo de interés se le denomina precio del dinero.

b.-     Para el acreedor es la remuneración a la que tiene derecho por renunciar al uso de un capital propio a favor de un tercero con su consiguiente indisponibilidad.

2.-      El riesgo asumido por el prestamista, que es la posibilidad de que no se produzca la devolución en tiempo y forma que podemos definir desde dos puntos de vista diferentes:

a.-     Para el deudor es el precio que debe pagar en función del riesgo que supone su inversión. Por eso el tipo de interés a pagar crece conforme se incrementan los riesgos.

b.-     Para el acreedor es la remuneración a la que tiene derecho por asumir los riesgos derivados de la operación que va a realizar el deudor. Se denomina prima de riesgo al sobreprecio que exige el acreedor para aceptar una operación de mayor riesgo frente a otra que represente un riesgo inferior.

El riesgo también está influido por el tiempo, ya que cuanto mayor es el plazo de devolución, mayores son las posibilidades de que se presenten variables que influyan en la marcha de la operación. La devolución de un préstamo suele estar unida a la evolución del negocio en que se ha utilizado el dinero. Las variables que influyen en la economía son múltiples y a veces, impredecibles; el tiempo influye en la menor certeza de esas predicciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: