EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » EL 22, NOCHE DE REYES

EL 22, NOCHE DE REYES


Publicado en Granada Hoy.

Los programas electorales son como la carta de un niño caprichoso a los Reyes Magos: larguísimos, predecibles y plenos de autobombo. Tan parecidos que a veces ni siquiera se diferencian por los inocentes dibujitos naif de sus ilustraciones. Abundan en deseos inalcanzables, colman todas las ilusiones, hasta las desconocidas y siempre olvidan mencionar, no ya el precio de tanta maravilla sino quien lo pagará. La diferencia está en que el programa electoral lo redactan los Políticos Magos y lo pagan ilusionados niños votantes mutados en enfadados contribuyentes.

Un programa electoral debe ser un tocho – lo que evita su lectura – denso y rebuscado para que nadie lo analice con reposo, papel y bolígrafo y detecte sus incongruencias y contradicciones. Basta un colorido folleto con imagen del augusto líder de la formación y un escueto lema que siempre mencione el cambio. En España – ¡qué se le va a hacer! – hay que cambiarlo todo, siempre… aunque todo siga más o menos igual. Y ahora, una vez que está preparado el díptico, ¿qué ponemos dentro? Es fácil, la receta de un programa electoral español es como la del gazpacho, siempre lleva aceite y tomate; el resto queda a gusto del cocinero y va desde prometer liberalizarlo todo y bajar impuestos, hasta expropiar sin freno y obligar a los ricos a pagar más que nadie. Lo de cumplirlo…

El tomate es: un buen chorreón de reclamaciones históricas – no hay lugar de España que no se sienta agraviado desde Gárgoris y Habidis -, tropecientos mil puestos de trabajo, un poquito de idílico disneyworld castizo y su puñado de infraestructuras, hagan o no falta. No sé si recuerdan la anécdota del conde de Romanones cuando prometió hacer un puente en un pueblito por el que no pasaba corriente de agua alguna y al avisarle el alcalde al oído, tronó: ¡pues también traeremos un río!

¿Y el aceite? El aceite siempre es una batería de leyes nuevas, urgentes, imprescindibles y necesarias que lo regularán todo porque en España es raro encontrar un partido que no adore a papá estado.

Por eso creo que si viera un programa claro y conciso en el que primara la libertad, se desregulara el país y más que por nuevas leyes, abogara por derogar centenares de normas inútiles e intervencionistas entendería que algo, por fin, va a cambiar. Ya le dijo don Quijote a su escudero cuando fue nombrado gobernador de la ínsula Barataria: Sancho, leyes pocas, pero que se cumplan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: