EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Finanzas para todos » Cosas de las Finanzas » DEL MANGUITO Y EL TINTERO… A LA COMPUTADORA

DEL MANGUITO Y EL TINTERO… A LA COMPUTADORA


Para el desarrollo de la banca ha sido fundamental la introducción de sistemas informáticos que han reducido el trabajo administrativo permitiendo la expansión del negocio bancario al reducir los tiempos de trabajo y la burocracia.

MANUAL DE CONTABILIDAD BANCARIA

MANUAL DE CONTABILIDAD BANCARIA

Actualmente se ha minimizado considerablemente el movimiento de documentación y su clasificación, ordenación y tratamiento manual. Por otra parte, las operaciones se anotan directamente en las cuentas de destino y se trabaja en tiempo real, no siendo necesarias continuas comprobaciones. Sin embargo, y durante siglos, una operación tan simple como la realización de un ingreso o una retirada de efectivo, la recepción o emisión de una transferencia  cualquier otra simple anotación en una cuenta corriente requería un amplio tratamiento administrativo, que exigía un importante número de personas.

Para describirlo, vamos a recurrir al Manual Práctico de Contabilidad Bancaria de Pedro Verzier y Juan Revoltós, que publicó en Barcelona la Editorial Cultura en 1930. Nada mejor, creo, que seguir los pasos de dos reconocidos maestros de la contabilidad de hace casi un siglo. Léanlo con atención y disfruten del sabor de otra época en la que nuestra exigencia de rapidez era desconocida y en cambio, se valoraba muchísimo más el respeto reverencial a cada procedimiento establecido.

Una operación cualquiera, no afecta a determinado servicio exclusivamente, concierne a varios desde que se inicia hasta que se termina. Principalmente, cuando no son operaciones de contado, la Sección de Cuentas Corrientes forzosamente ha de intervenir, puesto que en casi todas las operaciones se produce un cargo o un abono en la cuenta del cliente.

Algo que, aún hoy, sigue siendo absolutamente cierto.

[ ……… ]

Ficha de cuenta corriente (Posiciones)

FICHA DE CUENTA CORRIENTE (POSICIONES)

FICHA DE CUENTA CORRIENTE (POSICIONES)

Conforme hemos apuntado, el servicio de Posiciones lleva una ficha por medio de la cual conoce la posición de la cuenta de cada cliente, anotando en ella los cargos y abonos, directamente de los documentos que los originan comprobando estos apuntes después por los asientos inscritos en los Diarios de las respectivas secciones.

En la sección de Cuentas corrientes se establecen las cuentas personales de clientes, corresponsales, etc., sobre otras fichas que, si bien representa una duplicidad de trabajo, es, sin embargo, una medida de eficaz control, puesto que las anotaciones de débitos y créditos que han de soportar estas últimas se toman por otro conducto: del copiador de correspondencia y de los Diarios respectivos para comprobar si los asientos han sido formulados.

Además, en dicha ficha se anotan otros datos, como por ejemplo: folio del copiador, valor, fecha de conformidad a los asientos, etc.

 Ficha de cuenta corriente (Cuentas corrientes)

FICHA DE CUENTA CORRIENTE

FICHA DE CUENTA CORRIENTE

Llegada la época de liquidar las cuentas corrientes, se procede a confeccionar los extractos de cuenta, clasificándose las partidas por orden correlativo de valoración, se calculan los intereses, abonando o debitando los que correspondan y se cierra arrastrando el saldo a cuenta nueva.

[ ……… ]

Entre el servicio de Posiciones y el de Cuentas corrientes deben efectuarse, periódicamente, balances de comprobación de los saldos, y diariamente, de los movimientos habidos en las cuentas, tanto de las partidas del Debe como las del Haber.

[ ……… ]

Los balances de comprobación de saldos, los efectuará la sección de Cuentas corrientes, relacionando una por una todas las cuentas especificando las sumas del Debe y las del Haber y los saldos que resulten; y el balance de movimientos, la sección de Posiciones, para lo cual sobre una hoja ad hoc inscribirá detalladamente las partidas que haya pasado al Debe o al Haber de cada cuenta. Luego sumará estas partidas y la diferencia entre el Debe y el Haber o sea el saldo, si es deudor, se restará, y si es acreedor, se sumará al saldo del día anterior que arroja la cuenta general del libro Mayor. Cuando no ajuste se pasa este balance de cifras, llamado por algunos autores franceses “chiffrier”, a la sección de Cuentas corrientes para su punteo y comprobación.

Aunque el espacio no nos permita exponer en forma más amplia la utilidad del “chiffrier” y desarrollo del mismo para las comprobaciones que muy someramente hemos dejado apuntadas, ceñiremos nuestro estudio al modelo que insertamos.

“Chiffrier” de comprobación.

CHIFFRIER DE COMPROBACION

CHIFFRIER DE COMPROBACIÓN

De la descripción que hacemos se desprende que el resumen de apuntes anotados en el “chiffrier” arroja un saldo acreedor de 24.000 pesetas y la cuenta general en el día anterior, un saldo de 1.155.050 pesetas, según el siguiente esquema:

MAYOR ACREEDORES

MAYOR ACREEDORES

Una vez pasado el movimiento del día en la cuenta general, el referido esquema presentará la forma siguiente:

MAYOR ACREEDORES

MAYOR ACREEDORES

Acusando un saldo acreedor de 1.139.050 pesetas al igual que acusa el “chiffrier”. 

MAYOR ACREEDORES

MAYOR ACREEDORES

Resulta muy instructivo y casi enternecedor comprobar cono hasta hace no demasiados años lo que hoy, gracias a la informática se realiza en un mismo momento, requería no ya una cantidad ingente de tiempo y personal sino que daba lugar a una información limitada temporalmente ya que los saldos sólo podían ser conocidos al finalizar el día y tan sólo en la sucursal en la que se operaba. El traspaso de información a la Central del Banco requería, a su vez, otro período de tiempo que hoy nos parecería una eternidad.

En cambio, actualmente, la mera anotación informática de un cargo o un abono en una cuenta determinada recoge, en tiempo real la situación contable de la cuenta del cliente, así como la valoración de la partida, la sucursal y el puesto desde donde se ha realizado, el concepto por el cual se asienta y la anotación en las cuentas contables del banco en que corresponda realizarlo.

Y sin embargo, la operativa y las operaciones son, básicamente, las mismas.

Tempus fugit que decían los romanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: