EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » Notas Disonantes » EL FMI Y SUS RECETAS

EL FMI Y SUS RECETAS


Emitido en La Mañana de COPE Granada.

No sé si será porque andamos inmersos en una novedosa vorágine de acuerdos postelectorales o sencillamente porque ya nos cansa escuchar lo mismo de modo recurrente, pero lo cierto es que las recomendaciones del FMI sobre la economía española ni siquiera han generado debate público más allá de la prensa económica.

Los funcionarios del Fondo, además de ser unos tipos enormemente aburridos, viven en la más absoluta contradicción y no sólo porque se dediquen a pontificar sobre la libertad de empresa y de mercado desde una de las instituciones más representativas del intervencionismo y el estatismo económico sino porque, sobre todo, la trayectoria del propio organismo a lo largo de su existencia, no podría calificarse, en ningún caso, como exitosa.

Pero lo peor de todo es que quitando alguna idea cada vez más extendida y en absoluto original del FMI como es la del contrato único de trabajo, las recetas son añejas hasta decir basta. A los señores del FMI no es que les guste la austeridad es que parece que les satisface la miseria. Lo primero que llama la atención es que un organismo del que España es socio y a quien subvenciona generosamente, en vez de emitir una opinión independiente sobre la economía de un país, se extralimite arrogándose la condición de asesor y además tenga el descaro de señalar qué debe hacer el gobierno, subrayando la importancia de continuar una política determinada y además, arroje veladas amenazas sobre la ciudadanía en pleno año electoral.

Si la única solución que ofrece el FMI para la economía mundial es aumentar los impuestos, reducir los salarios y rebajar las prestaciones del estado en educación y salud imponiendo la obligación de pagarlo dos veces, a través de los impuestos y al utilizarlo, que es lo que ellos llaman eufemísticamente copago, lo mejor que podríamos hacer es eliminar el FMI y ahorrarnos su coste. Porque a estos señores se les olvida que los superávit no sólo se consiguen subiendo impuestos para ingresar más, sino también y de modo mucho más rápido gastando menos que es lo que nunca recomiendan. Y si algo hay que cualquier estado moderno tiene en exceso es gasto inútil.

Más criticable aún es que entre los farragosos informes que emiten no se vea un solo resquicio de preocupación por las personas. Olvidan esos tecnócratas que la economía no son números sino seres humanos. Familias que a veces, ni trabajando son capaces de finalizar un mes sin cubrir sus necesidades básicas salvo que sigan endeudándose. Concentrar la solución a la crisis económica que aún colea y lo hará durante unos años, en subir impuestos y obligar a los ciudadanos a pagar los servicios sanitarios o la educación equivale a llevar a un país al caos o al suicidio colectivo.

Sin educación no hay un futuro económico de calidad, ni desarrollo humano y si lo que encarecemos es la sanidad estamos deteriorando el presente. Las únicas medidas razonables para un país como España deberían pasar por recortar el ingente gasto público innecesario, perseguir la corrupción y el fraude que tanto dinero absorben de la economía nacional, reducir el volumen del estado eliminado infinitas instituciones innecesarias que sólo son refugio de amigos y familiares y preocuparse porque los ciudadanos disfruten de una sociedad libre y abierta en la que la libertad y la igualdad de oportunidades sean realidades tangibles y no meros deseos.

Pero claro, eso es mucho pedir a la burocracia intervencionista y liberticida del FMI.

Anuncios

2 comentarios

  1. misael dice:

    Los del FMI hablan porque tienen que decir algo… Pero es que al hablar son unos cobardes porque ignoran a posta algunas medidas que deben hacerse: la lucha contra la corrupción política, la disminución del gasto del aparato administrativo de los estados, especialmente España, y también de la burocratización de la economía, etc…

    Pero ah amigo ! Esto no lo van a decir porque no muerden la mano de sus amos.
    Son como Rajoy: recortes e impuestos, impuestos y recortes. Para decir eso no hace falta ni FMI ni Rajoy.

    Pasa lo mismo que con el Rey (nuevo). ¿ Para qué queremos un Rey que aguanta impasible como 100.000 personas ultrajan el himno nacional ? ¿ Para qué lo queremos si no hace su trabajo que consistia en ese momento en coger puerta y dejar patentemente claro su malestar ?

    Es lo de siempre. Cuando los mandatarios cogen el cargo juran cumplir y hacer cumplir. Esta segunda parte siempre se olvida porque no hay que indisponerse con nadie: el cargo está en juego y eso es lo primero.

    Me gusta

  2. Así es. Los funcionarios del intervencionismo hablando de libre mercado para evitarlo y mantener estados ineficientes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: