EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » LA SOLEDAD DE PIRRO

LA SOLEDAD DE PIRRO


Publicado en Granada Hoy.

Aliado con todo el que se sintiera enemigo de Roma, Pirro rey de Epiro, quiso acabar con la expansión romana en la Magna Grecia. Fue sumando victorias, pero ganadas a tan alto precio y con tan feble recompensa que al ver el despojo de sus tropas tras la batalla de Asculum exclamó: Otra victoria como esta y volveré sólo a casa.

Aunque haya diversos grados de descalabro en el resultado, gallardía en su asunción y elegancia en el relevo, es innegable que el PP ha perdido gran parte del poder autonómico y municipal que ganó en 2011. Ante tal debacle, es lógico que dirigentes y militantes se miren al espejo para encontrar responsables e inicien una inmediata y profunda regeneración. Al fin y al cabo, quien sembró vientos no debe extrañarse de estar cosechando tempestades.

Pero volvamos a Pirro – perdón, Pedro – Sánchez. Aunque él no lo crea, lo que su cacareo sonriente proclama como victoria sobre la derecha no ha ocurrido. Si el inefable señor Zapatero tenía menos nociones de economía que un niño con dos euros en un kiosco de chucherías, en lo que flojea el actual Secretario General del PSOE es en la aritmética, pues no parece entender que si quedas segundo y has perdido setecientos mil votos no puedes haber ganado las elecciones. La cuota de poder en juego ha cambiado de manos pero no ha ido a las suyas. Es importante que entienda, quien se cree líder del PSOE, que él no encabeza ninguna coalición de izquierdas para gobernar España, por mucho que se empeñe en repetir, más para convencerse que para acallar la risa contenida de sus propios compañeros, que va a ganar las elecciones generales. El PSOE, aún con el descalabro popular, ha obtenido tan poco poder que sólo puede enarbolar una alcaldía de postín, la de Sevilla. En Madrid y Barcelona ha sido arrasado, en Zaragoza y Valencia postergado y en el resto arrastrado por una amalgama de listas de difícil clasificación y encaje ideológico que sólo comparten el objetivo común, más revanchista que programático, de echar al PP.

Debiera Pedro Sánchez razonar de igual forma que el regio epirota, pues no ha escogido compañeros de viaje ni a propia elección, ni a placer, ni a gusto de buen número de militantes o votantes. Y puede que en noviembre, cuando observe el panorama tras la batalla electoral que se presenta dura, deba hacer lo mismo que el rey Pirro: volver a casa. Y lo hará solo, dejando atrás un partido en descomposición.

Anuncios

5 comentarios

  1. misael dice:

    D. Luis, totalmente de acuerdo… pero hay un cierto paralelismo con la segunda república… este PSOE igual que el del 31 no tiene empacho en echarse en manos de revolucionarios… entonces eran los comunistas, bien españoles, bien rusos… Este PSOE ha formado un Nuevo Frente Popular, pero con disimulo. La experiencia del tripartit en Cataluña, donde ERC ha barrido electoralmente al PSC quizá cuente.

    Hoy, sin ir más lejos, ya han empezado a guardar la aparente distancia. Dice César Luena, escudero del largo Sánchez, que ellos no sostienen a Carmena en la alcaldía, que ellos serán oposición. Y yo digo que ¡ y una leche ! Que han sido sus decisivos votos los que han encumbrado a la segunda fuerza en numero de concejales. ¡ Y ahora pretenden esconder la mano ! No tienen un rastro…

    Sin ánimo de ser tremendista, el apocalipsis nos espera a la vuelta de la esquina… ¿ Por qué ? Pues muy fácil: habitualmente elucubramos si las politicas de izquierdas o derechas sacarán a España de la crisis. Ahora el partido ya no se juega en ese terreno. A estos herrikos les viene bien que España vaya mal. Ellos no creen en España y ansían su disolución tal como la conocemos ahora, así que para ellos, cuanto peor vayamos mejor.

    Me gusta

    • En la II República hubo dos almas en el PSOE, la más liberal de Indalecio Prieto y la más radical de Largo Caballero. No sé si hoy ocurrirá igual aunque algo me hace pensar que es así y que el votante moderado del PSOE puede acabar recalando en Ciudadanos o sufrir alguna escisión como ocurrió en el Labour Party de los ochenta cuando Roy Jenkins y David Owen lo abandonaron ante la deriva izquierdista encabezada por Michael Foot. En fin, el tiempo lo dirá.

      Me gusta

      • misael dice:

        D. Luis, creí que los dos extremos eran Besteiro y Largo, quizá Prieto en el centro escorado hacia el radicalismo. Le recuerdo que fueron escoltas de Prieto, entre otros, los que asesinaron a Calvo Sotelo. De todas formas vd., seguramente tenga más razón que yo.

        Un saludo.

        Me gusta

      • Prieto siempre se definió como “socialista a fuer de liberal” e incluso en sus Memorias repudió su actuación en la huelga del 34 que Besteiro, mucho más moderado rechazó. Me refería más a los liderazgos de Prieto y Largo más que a las posiciones del propio partido que, en aquellas fechas estaba, lógicamente y como todos más radicalizado. Sirva la digresión histórica para analizar un PSOE que, hoy sí, creo que corre algún riesgo de romperse.

        Me gusta

      • misael dice:

        En todo caso, en el PSOE, como en la mayoría de grupos que usan la violencia para imponerse, se impuso el ala más radical. Piense en la ETA. Siempre han triunfado los más radicales ¿ por qué ? Fácil: si el poder lo da el terror, pues el que más aterrorice más poder acumulará, y sino ahí está Stalin para corroborarlo.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: