EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » LA LIBERTAD DEL CHÁNDAL

LA LIBERTAD DEL CHÁNDAL


Publicado en Granada Hoy.

Hay que reconocer que la estética marxista y revolucionaria ha ido degenerando. La ética nunca existió. La imagen que Lenin dejó para la historia es la de un señor trajeado que enardece a las masas luciendo un elegante abrigo sobre los hombros. Luego vinieron los uniformes de Stalin, las guerreras de Mao, la boina del Che y los chándales de Fidel, Chávez y Maduro. Y ahora que a nuestros ayuntamientos ha llegado la revolución de las Plataformas Ciudadanas que es como hay que pronunciar Podemos, ya tenemos munícipes de chancla y camiseta que creen que la revolución se escenifica manifestándose en plan activista al estilo de la señora Colau en Barcelona o como ha hecho el alcalde de Cádiz, en familia Kichi, cambiando el retrato del rey por el de un trajeado Fermín Salvoechea que aunque anarquista tenía la suficiente educación como para respetar su cargo de Presidente del Cantón de Cádiz.

El desprecio a los símbolos del estado que son de todos y al resto de creencias y sensibilidades de una sociedad plural como la española, están siendo la marca de la casa de la nueva revolución podemita. En Castilla La Mancha se exige al PSOE que el futuro presidente no asista a la procesión del Corpus y la portavoz del Ayuntamiento de la Villa y Corte, imputada por asaltar una capilla católica, dice que si llega a saber que era delito habría actuado de otro modo. Es decir, no se arrepiente del ultraje sino que teme por la posible consecuencia. Y la entrañable alcaldesa capitalina la disculpa al igual que a su compañero, el frustrado concejal de Cultura que define como humor negro tuits antisemitas junto a otros tan hirientes como indignos, en aras de una libertad que no parecen dispuestos a permitir a quienes piensan distinto hasta en el caso de las corridas de toros.

Parece ser que los que según ellos son la voz de la gente de la calle –supongo que los demás somos del campo o de las casas- nos traen la libertad propia de los totalitarismos. En la España de hace medio siglo había que ir a Perpiñán a ver cine subido de tono y ahora habrá que ir a Nimes a ver los toros; entonces había que ser católico o aparentarlo para no tener problemas con el poder y de aquí a nada habremos de ser ateos o parecerlo para lo mismo.

Aunque no sé donde está la novedad; sea con la corbata de Lenin o con el chándal de Maduro el respeto del comunismo a la libertad individual siempre ha sido el mismo, ninguno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: