EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Cuaderno de Bitácora » LECCIONES DE UN GENERAL: I. TRABALISTOS.

LECCIONES DE UN GENERAL: I. TRABALISTOS.


Finalizaba la Nota anterior con la clasificación que el general von Hammerstein hacía de sus oficiales a los que dividía entre inteligentes, trabajadores, tontos y vagos. Así que valoraba en ellos dos características fundamentales, la capacidad intelectual y la de trabajo. O lo que es lo mismo, su aptitud y su actitud ante los desafíos que supone – en una frase muy castrense – ejercer el mando. La aptitud de alguien se define como la capacidad para operar competentemente en una determinada actividad y es en cierto modo innata. No todo el mundo nace con idénticas capacidades cognitivas y aunque estas puedan mejorarse a lo largo de la vida, están muy mediatizadas por la genética. La actitud, en cambio, es la disposición de ánimo manifestada de algún modo y ésta es claramente volitiva, depende de cada uno de nosotros y es únicamente atribuible a nuestra propia voluntad

Lógicamente, todos somos capaces de discernir si un compañero de trabajo es más o menos inteligente y trabajador sea cual sea la posición que ocupe en el organigrama de la compañía. Es particularmente fácil en el caso de los directivos ya que su misión principal es la de establecer las líneas de trabajo de cada equipo, sea inspirando, como hacen los líderes, dirigiendo que es la situación más habitual o mandando, como suelen hacer los jefes.

Para mí, la genialidad de von Hammerstein está en su perspicacia al descubrirnos que estas capacidades suelen combinarse entre sí dando lugar a cuatro tipos claramente diferenciados que por puro divertimento vamos a denominar trabalistos, trabatontos, tontívagos y listívagos.

Advertía el general que los inteligentes y trabajadores son para el Estado Mayor; los otros, los tontos y vagos, forman el noventa por ciento de todos los ejércitos y son muy aptos para las tareas de rutina.

Ya hemos señalado reiteradamente que cualquier empresa es, como organización jerárquica, muy parecida a un ejército. El Estado Mayor surge en el siglo XVIII con la misión de asumir la administración, logística y planeamiento del ejército bajo la dirección de un oficial de rango superior, distribuir sus órdenes y supervisar su cumplimiento. Por tanto, si seguimos los sabios consejos del general parece claro que el Estado Mayor de una empresa lo forman los directivos intermedios, en tanto que lo que él llama tareas de rutina sería una labor propia de quienes dirigen la tropa a pie de calle.

Sería recomendable que una vez que hemos encontrado a nuestro grupo de trabalistos, les demos las indicaciones oportunas y dejemos en sus manos la gestión de la maquinaria que hace avanzar a la empresa en tanto que los tontívagos, a quienes dedicaremos la próxima Nota deben emplearse en las infinitas tareas rutinarias que desesperan a cualquier persona con cierta inteligencia pero agradan sobremanera a los discípulos del siempre se ha hecho así, que no tendrán inconveniente alguno en cambiar de sistema en cuanto se lo ordenen para caer de nuevo en la rutina tres semanas más tarde.

El perfil del trabalisto es el del mando que no tiene empacho alguno en dedicar a conseguir su objetivo todo el tiempo que sea necesario y aplicar toda su inteligencia y conocimiento a conseguirlo. Los trabalistos son personas ordenadas, cartesianas, dedicadas a su labor con absoluta dedicación y que valoran sobre todo el trabajo. Pero el trabajo entendido como valor absoluto, como único bien a conseguir. Como son inteligentes, son capaces de conseguir grandes logros pero en cambio, su obsesión por eso que se llama el trabajo bien hecho suele hacerles indiferentes a cualquier manifestación humana diferente a su especialidad que lógicamente consideran imprescindible para la supervivencia de la empresa. Como no podía ser de otra manera y dada su fijación por el trabajo y el detalle, cualquier solución diferente a la habitual es para ellos una mera frivolidad y su originalidad es infinitesimal cuando no, meramente inexistente. Aún así, son personas eficientes, útiles y muy necesarias en cualquier empresa siempre que se les sitúe en este tipo de puestos.

Pero, ¿qué ocurre si contratamos a un trabalisto para uno de esos puestos rutinarios en los que tan a gusto se siente un tontívago? Pues parece evidente que salvo que nos encontremos ante un puesto que haga de palanca para un ascenso, la desesperación a la que puede llegar nuestro trabalisto será más trágica que el finale de una ópera verista. Imagínense a alguien con perfil de Director de Contabilidad en un puesto de auxiliar contable en el que lo único que se le pide es contabilizar el mayor número de asientos en una jornada, sin poder analizar mínimamente cual es la cuenta idónea para la imputación o qué influencia puede tener en el conjunto del Balance.

¿Y si lo elevamos al rango de directivo decisorio? Pues nunca se sabe que es peor. Comandar un ejército o dirigir una empresa sin aportar la más mínima originalidad, sin arriesgar nunca, dejándolo todo en manos, única y exclusivamente, del dios trabajo, no augura nada bueno en el campo de batalla ni en el mercado.

Y es que el trabalisto obtendrá la máxima eficiencia haciendo realidad la estrategia de quien tiene capacidad para idearla, pero será incapaz de definirla.

-oOo-

Toda la serie inspirada por el General von Hammerstein:

02/09/2015               LOS DIRECTIVOS SEGÚN VON HAMMERSTEIN.

09/09/2015               LECCIONES DE UN GENERAL: I. TRABALISTOS.

16/09/2015               LECCIONES DE UN GENERAL: II. TONTÍVAGOS.

23/09/2015               LECCIONES DE UN GENERAL: III. LISTÍVAGOS.

30/09/2015               LECCIONES DE UN GENERAL: IIII. TRABATONTOS.

07/09/2015               LECCIONES DE UN GENERAL: V. ESTRAMBOTE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: