EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Cuaderno de Bitácora » LECCIONES DE UN GENERAL. II. TONTÍVAGOS.

LECCIONES DE UN GENERAL. II. TONTÍVAGOS.


Nuestro admirado von Hammerstein definía a los tontívagos como aquellos oficiales que forman el noventa por ciento de todos los ejércitos y son muy aptos para las tareas de rutina. Ser tonto o vago, o ambas cosas, no es ni bueno ni malo, es sencillamente, una realidad que debemos asumir, tanto el que la sufre como quienes le rodean. No todo el mundo puede ser brillante. Es más, si así fuera, nadie lo sería porque la inteligencia como tantas otras virtudes o defectos humanos no se mide por valores absolutos sino por comparación.

El soldado Švejk. Un clásico de la literatura checa y un ejemplo de tontívago. Taberna en Český Krumlov. (Chequia)

El soldado Švejk. Un clásico de la literatura checa y un ejemplo de tontívago. Taberna en Český Krumlov. (Chequia)

Y respecto a la injustamente denostada vagancia, del mismo modo que para unos no hay más dios que el trabajo, para otros muchos el esfuerzo y todo lo que supone no son más que una terrible manifestación de aquella maldición bíblica con la que Dios recompensó a Adán tras el episodio de la manzana y que retumba en nuestras sienes desde tiempos inmemoriales en páginas del Génesis: Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste sacado. Porque polvo eres, y en polvo te convertirás.

Alguien que no es brillante y lo sabe ya ha dado el primer paso para conseguir ser eficaz en su puesto de trabajo. Lo que no será nunca es eficiente, pero importa. La eficiencia es más exigible a los líderes que a los liderados, que se acercarán a esa excelencia sólo si quienes han de inspirarle en el día a día generan procedimientos ágiles y sencillos.

Hay infinidad de tareas de rutina que resultan idóneas para quienes no quieren romperse la cabeza buscando una solución a cada problema y prefieren pasar la vida utilizando un manual de instrucciones conciso, completo, claro y que no dé lugar a alternativa ni interpretación alguna. Son esos padres a los que les gustaría que su pediatra, a la pregunta de por qué llora su recién nacido, les diera un motivo y una solución únicos o en caso contrario les entregara algún grabador de sonidos que identificara el tipo de llanto con la misma facilidad que podemos obtener la traducción de cualquier palabra española en otro idioma utilizando alguna aplicación de nuestro moderno smartphone.

Si el tonto además es vago, su eficacia podrá llegar a ser muy elevada ya que sobre el procedimiento establecido para dar solución a cada uno de los problemas que puedan surgir en su puesto de trabajo buscará el camino menos oneroso para él aunque sea prolijo, lento y complejo para otros perfiles de directivo.

El tontívago es la maquinaria que mueve el mundo. Es el directivo que asume los procedimientos sin interés en modificarlos ni mejorarlos y sin preguntarse si puede existir alguna forma mejor de hacerlo. Ni siquiera pondrá en duda su necesidad y así encontramos gente que prefiere fotocopiar el documento original para subrayarlo aunque sepa que dispone de una copia electrónica en su ordenador. Por todo ello, sus frases preferidas son del tenor siguiente: siempre se ha hecho así; el manual de procedimiento establece esta solución; el formulario es imprescindible para esta gestión; si usted quiere que cambie esto necesitaré la autorización de un superior, a mí déjeme de modernidades, ya se inventó la rueda, etc.

Por tanto, disponer de directivos de este perfil es muy necesario en cualquier organización que quiera avanzar a velocidad de crucero, aunque esta sea menor que la podría alcanzar en otras condiciones. El tontívago es eficaz pero no eficiente, obediente hasta la ceguera y en absoluto transgresor, ordenado hasta el éxtasis y tan previsible y aburrido como el giro de una rueda sobre su eje. La agrupación de tontívagos  entre los mandos intermedios aporta tranquilidad, eficacia, orden, previsibilidad y una absoluta falta de originalidad en la gestión que, en función del lugar donde desarrolle su actividad, puede constituir una auténtica bendición divina.

Lo malo, como siempre ocurre en cualquier ámbito de la vida es que se les destine a puestos para los que carecen de aptitudes. Un tontívago no puede liderar un ejército, ni una empresa, ni siquiera un grupo de excursionistas. Más que nada porque ante cualquier imprevisto se bloqueará y no hay camino más lleno de sorpresas que la gestión de una compañía por pequeña que esta sea. Cuando una empresa pone a su frente un directivo de este perfil se está condenando a una muerte lenta, dulce y tan previsible como la actuación de su gerente.

Tampoco es su lugar ese Estado Mayor al que hacía referencia von Hammerstein y al que destinaba a los trabalistos. ¿Asesorar? ¿cómo y para qué? se pregunta nuestro directivo tontívago. A mí, dígame qué hay que hacer, cuándo y dónde hay que entregarlo y cómo lo quiere. El porqué es cosa suya. Y  se quedan tan panchos.

-oOo-

Toda la serie inspirada por el General von Hammerstein:

02/09/2015               LOS DIRECTIVOS SEGÚN VON HAMMERSTEIN.

09/09/2015               LECCIONES DE UN GENERAL: I. TRABALISTOS.

16/09/2015               LECCIONES DE UN GENERAL: II. TONTÍVAGOS.

23/09/2015               LECCIONES DE UN GENERAL: III. LISTÍVAGOS.

30/09/2015               LECCIONES DE UN GENERAL: IIII. TRABATONTOS.

07/09/2015               LECCIONES DE UN GENERAL: V. ESTRAMBOTE.

 

Anuncios

2 comentarios

  1. En relación a los tontívagos recomiendo el libro de Pino Aprile “Elogio del imbécil”. Al parecer, esa conducta es una ventaja evolutiva.

    El General Hammerstein también hablaba de los tontos-trabajadores. Me pareció un comentario muy divertido hasta que tuve un jefe así. Sufir en tus carnes estas cosas no es nada gracioso…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: