EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » LOS TONTOS DEL BULO

LOS TONTOS DEL BULO


Publicado en Granada Hoy.

Cada vez que oigo la manida frase, en este país, no cabe un tonto más, recuerdo la réplica ácida e ingeniosa de aquel viejo profesor de los Maristas que apostillaba: no desprecien jamás la elasticidad de nuestras fronteras.

KEEP CALM AND CARRY ON

KEEP CALM AND CARRY ON

Supongo que a todos les habrán llegado mensajes, sobre todo a través de redes sociales, y siempre de gente que sabe, avisando sobre tal o cual alerta o advirtiendo de que existe un peligro inminente de atentado.

Me sorprende la cantidad de gente normal que conoce a alguien que es amigo de otro que sabe de buena fuente lo que puede ocurrir en tal o cual sitio y te lo comenta – porque te aprecio, y tú lo sabes – en la barra del bar de la esquina. Pero lo que me provoca auténtico impacto como ciudadano de un país democrático, es la explicación de los, según ellos bien informados, sobre el clamoroso silencio de las autoridades: es para no crear pánico, te dicen. A ver, seamos un poco racionales; esto es como si en plena Batalla de Inglaterra, por no crear pánico entre la población británica, Churchill hubiera ordenado no habilitar refugios subterráneos, ni avisar con sirenas a la población civil del ataque de los escuadrones de la Luftwaffe y de los inminentes bombardeos. Habría pasado a la historia como un primer ministro irresponsable y su actitud se habría calificado de inconcebible e inadmisible, cuando no de alta traición.

Siempre ha habido quienes, por ansia de protagonismo, inconsciencia o maldad, han inventado o propagado bulos. No nos engañemos, hacer creer a quienes te rodean que eres un tipo con amistades es algo que a cualquier sinsorgo de tres al cuarto le hace creerse el James Bond del barrio aunque, con suerte, no pase de ser una sombra del Anacleto, agente secreto  de nuestra infancia. Hay bulos, más o menos inofensivos y  otros, como los que se han expandido estos días, absolutamente irresponsables y en muchos casos, delictivos. Habrá que separar el trigo de la paja, o lo que es lo mismo, a los tontos del bulo de los delincuentes que los pergeñan y dar a cada uno el trato que le corresponde. Pero sobre todo, hay que ser conscientes de que, como ha ocurrido este fin de semana en Bélgica, cuando las amenazas sean reales, los gobiernos las harán públicas y tomarán las medidas oportunas. Y entre tanto, hagamos lo que recomendaba el viejo cartel británico de la II Guerra Mundial, mantener la calma y seguir adelante. Keep Calm & Carry on.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: