EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » Notas Disonantes » ELOGIO DE UN REY

ELOGIO DE UN REY


Emitido en La Mañana de COPE Granada.

En los primeros días de enero del Año de Nuestro Señor de 1516, la regia comitiva de don Fernando de Aragón partió de Plasencia camino del imponente Monasterio de Guadalupe donde celebraban capítulo las Órdenes Militares de Alcántara y Calatrava. A sus sesenta y tres años, gotoso, avejentado y con el corazón débil, hubo de hacer un alto en el camino.

Entrada a la Capilla Real. Granada (España).

Entrada a la Capilla Real. Granada (España).

Paró a descansar en la Casa de Santa María de Madrigalejo y allí, el 23 de enero, cansado y enfermo, entregó su alma a Dios.

En esa misma estancia dictó el rey su último testamento en el que proclamaba solemnemente la unidad de todos sus reinos y nombraba como sucesor a su nieto Carlos, futuro Emperador del Sacro Romano Imperio. Al alba de aquel día, leídas sus últimas voluntades, se enviaron mensajeros a todo el orbe cristiano anunciando la mala nueva y se preparó el cuerpo que habría de venir a Granada, escoltado por los más fieles de sus hombres, para descansar junto al de su esposa, la reina Isabel de Castilla.

Fue nombrado don Fernando rey Católico por gracia del Papa Alejandro Borgia; rey de Aragón, Sicilia, Valencia, Mallorca, Cerdeña y Nápoles por derecho de sangre; de Castilla por matrimonio y de Granada y Navarra por derecho de conquista. Y fue también ejemplo para gobernantes, espejo de generales y paradigma del caballero medieval que daba paso al príncipe del Renacimiento en el que tantos se inspiraron.

A veces oculto tras la figura gigante de Isabel, el valor inmenso de la personalidad de don Fernando ha sido injustamente tratado. Olvidamos que en esa guía del buen gobierno que es El Príncipe de Maquiavelo el autor italiano define al rey católico como príncipe nuevo porque de rey débil que era se ha convertido, en virtud de su fama y de su gloria, en el primer rey de la cristiandad. Si consideramos sus acciones hallaremos que todas son sumamente notables y algunas extraordinarias. Defendía Maquiavelo que el príncipe nuevo debía ejercer con firmeza la autoridad en su reino para alcanzar las más altas cotas de grandeza y así lo consiguió el rey al hacer realidad el viejo proyecto medieval de la unión de Castilla y Aragón. También demostró su fuerza allende sus reinos y lo hizo con gran éxito conquistando Granada y Navarra y guerreando de victoria en victoria en África, Italia y Francia.

Tanto monta. Dicen las crónicas que esta divisa que hoy admiramos junto al Yugo y las Flechas de Isabel y Fernando en tantos rincones de esta Granada nuestra, le fue sugerida al rey por el gran humanista Antonio de Nebrija, autor de la primera gramática castellana. Y es cierto que tanto monta cortar como desatar; pues el lema hace alusión a aquel nudo gordiano que el gran Alejandro deshizo con un certero tajo de su espada. Podrían tomar ejemplo de él los que hoy aspiran a dirigirnos y demostrar que son capaces de resolver los problemas que nos aquejan, independientemente de los medios que se utilicen. Pues como señala la divisa fernandina, es más importante encontrar la solución a un problema que debatir sobre los medios a utilizar para hacerlo. A los que hoy nos hablan de eficiencia e innovación les recomendaría encarecidamente que dedicaran unas horas a repasar la vida de don Fernando de Aragón.

Es triste ver como cinco siglos contemplan su obra pero el país que contribuyó a crear y que dedica cada año importantes recursos a conmemorar y celebrar todo tipo de pamplinas ha sido incapaz de situar en el imaginario popular la vida y la obra de quien ocupa, por derecho propio, un lugar de honor incontestable en nuestra historia. Que nadie olvide que hace cinco siglos, en Madrigalejo, murió el rey y nació España.

Anuncios

5 comentarios

  1. Miguel Angel Lorenzo Mier dice:

    En Medina del Campo, se ha conmemorado de manera importante esta efeméride, de la muerte de Fernando el Católico. En ella él, proclamó Reina de Castilla a la Princesa Isabel, inmediatamente de la muerte de la Reina Católica.

    Me gusta

    • Me alegra mucho leerlo. También sé que en Madridejos se ha conmemorado. Tristemente, no ha sido así en Granada, ciudad donde reposan sus restos, ni tampoco en toda España como hubiera correspondido con quien fue rey de Aragón, Valencia y conde de Barcelona, así como rey de Castilla y de Granada. Podríamos haber conmemorado una fecha que nos une a todos, pero no ha habido la suficiente altura de miras.

      Me gusta

    • Miguel Angel Lorenzo Mier dice:

      Por supuesto he querido decir la Princesa Juana,

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: