EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » Notas Disonantes » TRANSGRESORES DE SALÓN.

TRANSGRESORES DE SALÓN.


Emitido en La Mañana de COPE Granada.

El día que Concepción Arenal traspasó por primera vez el umbral de la Facultad de Derecho de Madrid vestida de hombre, transgredió la norma arbitraria que prohibía a la mujer acceder a la Universidad y reivindicó para todas la libertad de elegir qué, cuándo y dónde estudiar.

El día que Clara Campoamor defendió en el parlamento de la II República el derecho al voto de las mujeres, transgredió la anticuada imposición de una sociedad patriarcal que apartaba a la mujer de la acción política y consiguió que las españolas pudieran ejercer la libertad de elección.

El día que Rose Parks se negó a ceder su asiento a un blanco en un autobús urbano en Montgomery (Alabama), transgredió una ley indigna y racista que la llevó a la cárcel pero consiguió que cada ciudadano, independientemente del color de su piel, pudiera ejercer plenamente su libertad de movimiento.

El día que la hoy concejala madrileña Rita Maestre entró en la capilla de la Universidad Complutense coreando consignas pijoprogres y desvistiéndose ante el altar ni hubo transgresión, ni heroísmo, ni defensa de la mujer, ni ejemplo alguno a seguir.

El día que una tal Dolors Miquel declamó ante la alcaldesa de Barcelona un puñado de ripios repugnantes que parafraseaban con absoluto mal gusto el padrenuestro cristiano, ni hubo transgresión, ni heroísmo, ni defensa de la mujer, ni ejemplo alguno a seguir.

Decía George Bernard Shaw que la libertad significa responsabilidad; por eso, la mayoría de los hombres le tiene tanto miedo. El único límite de la propia libertad está en el ejercicio de la libertad de los demás. Ahí reside nuestra responsabilidad personal. Quienes claman por su libertad de expresión pero niegan la de los demás, deben recordar que la libertad no es patrimonio de ningún grupo determinado, sino que lo es de todos, que también ha de ser ejercida por el resto de los ciudadanos y que el límite a su ejercicio está en la mentira, el insulto, la difamación y el delito.

La libertad de pensamiento, conciencia y religión no puede quedar exenta de la libertad de manifestar la propia creencia, en público y en privado, enseñarla y practicarla sin más limitación que el derecho de los demás a no seguirla, sea cual sea la creencia y siempre que se ejerza desde el respeto mutuo. Cuando la libertad de expresión se convierte en la imposición de una idea, la libertad es un espejismo totalitario; cuando quien gobierna a toda una ciudad aplaude que ante ella y en un acto institucional se insulte de modo gratuito a un buen número de sus conciudadanos, como ha permitido en Barcelona la alcaldesa Colau, no asistimos a una lectura poética sino a un acto de prepotencia institucional y zafiedad innecesaria.

Porque, ¿a qué lucha han consagrado sus desatinos Rita Maestre, Dolors Miquel y Ada Colau, si los comparamos con los actos heroicos y ejemplares de quienes encabezan este comentario? ¿Qué mérito artístico tiene la injuria? ¿Qué crítica a no se sabe bien qué, hay en la provocación pedestre de quien usa, a sabiendas, la más hermosa oración del cristianismo para, simplemente, ofender a los católicos? ¿Qué progresismo hay en herir a tus conciudadanos invadiendo su templo con el único ánimo de molestarlos? Recuerdan a los nazis que afeitaban a los judíos las peot, esos largos tirabuzones que se dejan por imposición religiosa, con el único objetivo de violentarlos y vejarlos públicamente.

El dolor innecesario del otro es uno de los límites más claros de la libertad de expresión y la empatía el freno maestro del exceso. Y lo más indecente de todos estos despropósitos es que encima, tanta estupidez se subvenciona con dinero de todos y se hace con la connivencia de quienes ostentan legítimamente el poder.

Anuncios

4 comentarios

  1. Miguel Angel Lorenzo Mier dice:

    Y ¿Por qué no la Concejala Mayer y la Alcaldesa Carmena?

    Me gusta

  2. ISOLDA dice:

    El problema de toda esta gente es que se cree que no ha habido nadie antes de ellos. Y cualquier tontería que hagan se creen unos héroes. Además, a las mujeres nos insultan. Muy buena la comparación con otras que realmente, si lucharon, por nuestros derechos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: