EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » Notas Disonantes » LA PICOTA

LA PICOTA


Emitida en La Mañana de COPE Granada.

No es la primera vez que vemos en España la detención de un cargo público. Pero cuando las calles y plazas que hacen de decorado en las portadas de la prensa y en las pantallas de la televisión, son las mismas que recorres cada mañana y puedes identificar, sin ningún esfuerzo, los escaparates de las tiendas y los rótulos de bares y comercios, la sensación de tristeza que te acongoja es mucho mayor que cuando intentas recordar si la ciudad de la que hablan en la radio la visitaste con el colegio o con tus padres, o te ocurre como aquel catetillo del chiste que cuando le preguntaron cuantas veces había estado en Nueva York contesto, pues no sé, una o ninguna, creo.

Del porqué y del cómo tendremos tiempo de hablar y comentar. De la triste imagen que, de esta Granada nuestra, llega a las primeras planas nacionales ya nos hemos quejado lo suficiente y respecto al desenlace de este asunto, es posible que lo cubran algunos chavales que aún no han decidido ser periodistas.

Se quejan nuestros políticos – y con enorme razón – de lo que se ha venido en llamar pena de telediario. A nadie le resulta agradable abrir la puerta de su domicilio y encontrarse a un oficial de policía que amablemente le comunica su detención. Es más, le resultara embarazoso que le vean subir a un vehículo policial y sobre todo, no debe ser agradable compartir días después el ascensor y sufrir las miradas sorprendidas, acusadoras o indiferentes de sus vecinos. Esa sensación de pública picota se multiplica en el caso de los cargos electos. Para quien ha obtenido la confianza de miles o incluso millones de ciudadanos debe ser un terrible contratiempo – dicho sea con británica flema – verse, aunque sólo sea unas horas, expuesto a tan público agravio.

Pero esa es una circunstancia que surge de un continuo estado de sobresalto. De unos años a esta parte, política y juzgados son dos caras de la misma moneda y casi siempre por asuntos de corrupción económica y política. Cuentan que cuando Vespasiano accedió al imperio y vista la deplorable situación del tesoro, decidió incrementar la recaudación creando nuevos impuestos y empezó a cobrar una tasa por el uso de los urinarios públicos. Reconvenido por algunos senadores ante la inconveniencia del objeto del impuesto, el emperador contestó con una frase que parecen haber tomado como divisa demasiados políticos: pecunia non olet – el dinero no huele.

El problema de fondo que afecta tanto a culpables como inocentes, es el tiempo. Cuando se juzguen algunos casos, ni nos acordaremos quiénes son esos adorables ancianos para los que el fiscal pide un buen puñado de años de condena. Esos enormes plazos de investigación, instrucción, recursos y triquiñuelas legales acaban atrincherando a los corruptos en sus poltronas con la excusa de la presunción de inocencia y la ausencia de juicio. Pues, como todos sabemos, la justicia lenta no es justicia.

Bernard Madoff fue detenido el 11 de diciembre de 2008 acusado de la mayor estafa financiera de la historia. El 10 de marzo de 2009 se presentaron los cargos y el 29 de junio de ese año era condenado a 150 años de cárcel que sigue cumpliendo a sus casi ochenta años. Dado el sistema penitenciario estadounidense, es casi seguro que el señor Madoff muera en prisión. Curiosamente, en febrero de 2009 se produjeron las primeras detenciones de la Gürtel y en abril del mismo año se inició la macrocausa de los ERE.

¿Por qué aquí no ocurre así? ¿Es falta de recursos económicos o de voluntad política? Muchos de los fondos públicos dedicados a aeropuertos peatonales, museos sin visitantes, eventos deportivos no realizados o derroches varios podrían haberse destinado a dotar a nuestra justicia de los mismos medios de los que dispone la Hacienda Pública, tal y como estamos comprobando en estos días que se inicia la campaña de la renta. Así que quien se queja de la pena de telediario  y del calvario de años de procesos judiciales pudo haber votado a favor o promovido una administración de justicia más rápida, moderna e informatizada para beneficio de los ciudadanos entre los que hoy, se acaba encontrando él mismo. Justicia poética se llama.

Anuncios

3 comentarios

  1. misael dice:

    D. Luis,

    Coincido con vd. 100%. Todo esto es lamentable.
    También es lamentable la utilización que se hace happy flower de la UDEF o la UCO para ir contra este sí, este no, este sí, este no…

    “¿Por qué aquí no ocurre así? ¿Es falta de recursos económicos o de voluntad política?”

    Yo sé que es vd. un gran retórico, porque formula preguntas de las que vd. conoce la respuesta… pero seguro que por no ser injusto con nadie, porque vd. es un buenazo, no las responde.

    Yo que vengo a ser más malaje, me voy a subir al burro del despotrique y voy a lanzar unos dardos.

    ¿ La justicia no funciona ?
    Bueno, no parece que para instalar radares en las autovías o mejorar los sistemas informaticos, para cruzar información, en la aeat falte presupuesto.
    Cuando en la reforma del LOPJ, del inolvidable felipe gonzález, se legisló que sólo los jueces son poder judicial, y el resto, empezando por secretarios y terminando por instalaciones, no lo son, se cavó la fosa de la independencia judicial. Porque ¿ A quien corresponde suministrar recursos para agilizar el proceso de los EREs fraudulentos ? Precisamente, a la principal encausada: a la Junta.

    El cajoneo de causas para provocar caducidad, caso de los EREs, o bien para amagar con golpear, caso del CGPJ con los jueces rebeldes (rebeldes al poder político), la dilación de trámites, el nombramiento de los jueces en los tribunales superiores de justicia por parte de los políticos, idem en CPGJ, Constitucional y Supremo, han minado el estado de derecho. Vivimos en una democracia de apariencias

    Sin ir más lejos, desayunamos con la detención de Miguel Bernad, de Manos Limpias, porque, según dicen, se ha aprovechado de subvenciones y no sé qué gaitas más… ¡ Anda que no han distraído subvenciones CCOO y UGT y nadie les ha afeado la conducta a Cándido y Totxo.

    Los políticos han puesto el estado a sus pies. Por supuesto lo han hecho con disimulo. No son tontos, sino todo lo contrario. El control político de la justicia ha sido determinante para llegar a la situación de crisis global en que se encuentra este país, o lo que queda de él.

    Se habla mucho de corrupción, pero no se habla de sus causas y sobre todo sobre todo, de legislar para acabar con ella. Así pues, los rasgadores de camisas, que abundan en política y en el género periodístico, no son creíbles, rechazan ver que el problema es sistémico: siempre hay un tonto útil que en estos casos nos recuerda que “no todos los políticos son corruptos”, y ya con la genial frase se quedan tan anchos porque saben que lo contrario, stricto sensu, es falso, porque hasta el propio Lot, en Sodoma encontró 10 justos.

    Saludos

    Me gusta

  2. misael dice:

    Fe de errastas:

    Donde pone “, es cierta,”, debió haber puesto “, es falso,”

    Si lo puede apañar en el texto se lo agradezco.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: