EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Finanzas para todos » Cosas de las Finanzas » Actualidad Bancaria » ¿POR QUÉ NO CRECE EL CRÉDITO SI ES TAN BARATO?

¿POR QUÉ NO CRECE EL CRÉDITO SI ES TAN BARATO?


Me preguntan muchos amigos y conocidos – supongo que porque uno lleva media vida dedicándose a esto de las finanzas – por qué, estando los tipos de interés regalados, no crece la inversión ni se dispara el consumo. Algún viejo compañero de fatigas bancarias, hoy felizmente prejubilado, rememora como en los primeros noventa celebrábamos cada bajada de tipos de interés liquidando Imposiciones a Plazo de nuestros clientes que pasaban a comprar acciones o Fondos de Inversión y sobre todo, incrementando nuestra cartera de préstamos y créditos. Entonces era lógico que la bajada del precio del dinero y del coste de financiación produjera una cierta relajación en los clientes y les empujara a financiar adquisiciones que de otro modo les hubieran resultado prohibitivas.

Sin embargo, hoy, con los tipos de interés casi a cero y alguna importante referencia en negativo, ni los bancos aumentan su cartera, ni empresas o particulares se deciden a financiar nada más que el circulante, lo que les permite seguir adelante sin excesivos contratiempos.

La diferencia entre aquel momento y este es mucha. Entonces, los agentes económicos también venían de una crisis, no tan dura ni profunda como esta, pero crisis al fin y al cabo. Sin embargo, el nivel de apalancamiento de familias y empresas era mucho menor. Y si nos referimos al estado, la comparación ya es más que odiosa. En los noventa, nuestra deuda pública evolucionó desde el 42,5% sobre el PIB de 1990 al 58% en el año 2000, con un techo del 65,6% en 1996. Cifras todas, muy alejadas del actual 100% que tanto nos hipoteca el futuro.

Además, la inflación, aunque muy lejos de las cifras de dos dígitos abandonadas en 1984 – ¡cuánto se celebró aquel 9%! – aún se movía sobre el 3-5% lo que animaba a la gente a comprar bienes antes de que su precio subiera.

Por otra parte, toda concesión de un riesgo exige un detallado análisis de la solvencia del prestatario ya que el mayor daño que puede sufrir un banco es la morosidad o el impago. Si las condiciones económico-financieras de quien solicita la financiación no garantizan la capacidad de devolución de la operación pactada, técnicamente, esta se convierte en inviable. Como las entidades financieras clásicas prestan con fondos que tienen en depósito y cuya propiedad pertenece a sus clientes, el impago de los créditos les sitúa en una posición de claro descubierto. Visto de un modo sencillo y claro, si un banco da un préstamo de 100 unidades monetarias al 10% y no se lo devuelven, ha de asumir que no obtendrá beneficios pero también ha de responder ante sus depositantes de esas 100 u.m. lo que le obligará a conceder 10 operaciones sanas para recuperar el capital vía intereses, ya que cada una de ellas le portará 10 u.m. de ingresos. Es decir, la tasa de recuperación es igual a [1/tipo de interés]. Por tanto, cuanto más bajo es el tipo, mayor es la necesidad de estudiar las operaciones de riesgo, si bien es cierto que también se produce un claro efecto volumen en la concesión de las mismas.

En definitiva, si hoy, los tipos bajos no están dando lugar a un incremento del crédito ni por tanto, a una expansión financiada de la economía se debe, básicamente a dos cuestiones, el alto endeudamiento de los agentes económicos y la baja calidad de la demanda crediticia que no tiene capacidad suficiente para convencer a las entidades a la hora de asumir los correspondientes riesgos de impago.

Mientras persistan ambas circunstancias, el crédito seguirá en mínimos. Porque, en definitiva, lo que necesita la economía española son inversores, no prestatarios.

Anuncios

1 comentario

  1. misael dice:

    D. Luis,

    “Me preguntan muchos amigos y conocidos”

    Que haya gente con estudios que pregunte eso es de retruecano.

    Escuece a la vista, de tanto ver, como el gasto publico ahoga la economia privada, como las comunidades autonomas incumplen sistematicamente el deficit, como cada x tiempo se destapa un pufo nuevo que el estado asume como propio a cambio de la llamada paz social (pe. abengoa), que se come entero el ahorro en deficit del año anterior, y asi podria seguir ad infinitum, pasando por la cultura del pelotazo y el tener una economia que solo funciona con el uso intensivo en mano de obra bajamente cualificada (ladrillo).

    A esa gente que pregunta eso habria que decirles que dejen de desinformarse en los medios de comunicacion españoles y lean periodicos extranjeros que hablen de Expaña.

    Ante ese desolador panorama economico, las entidades ajustan mucho la viabilidad y garantias de devolucion del prestamo. Yo tambien lo haria.

    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: