EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » EL NIVEL DEL DEBATE

EL NIVEL DEL DEBATE


Publicado en Granada Hoy.

Hará treinta años, la tele nos aburría con infumables culebrones sudamericanos. Alguno de sus protagonistas recaló en España creando un leve revuelo entre sus seguidores y dejándonos inefables perlas como la de aquel galán de guardarropía que sin el menor asomo de vergüenza, le soltó al anonadado entrevistador: yo, como Laurence Olivier, también he interpretado a Shakespeare.

THE GLOBE.LONDRES (REINO UNIDO)

THE GLOBE.LONDRES (REINO UNIDO)

Los que recordamos La Clave de José Luis Balbín, sufrimos igual sensación de estupor cada vez que sentados ante el televisor, esperamos asistir a un debate político de cierta altura y nos encontramos con hordas de opinadores que como el histrión de la anécdota, confunden las tablas de The Globe con un tenderete de feria y convierten lo que debería ser una respetuosa disputa de ideas en una riña tabernaria; un guirigay de gritos, acusaciones, medias verdades, propaganda política de la más baja estofa y argumentos ad hominen exentos de cualquier razonamiento. Así, el debate se esfuma, se enconan las posturas y la política se convierte en un mero alarde en el que el más vocinglero y violento se arroga el triunfo. Porque esas maneras, aunque haya quien se empeñe en calificarlas de vehementes, resultan, para cualquier observador objetivo, puro y zafio matonismo político.

Todo ello es consecuencia de una visión barriobajera del debate que lo transmuta en atracción de barraca. Raro es quien no se presenta como un experto en cualquier materia sólo porque unos minutos antes haya recurrido a una socorrida búsqueda en internet. Pero toda esta miseria intelectual es también fruto de la mediocridad de lo que se ha dado en llamar clase política. Los partidos, que han reclutado a sus propias escuadras de camorristas mediáticos, están dirigidos en casi todos sus niveles de decisión por figuras mediocres sin pasado profesional alguno fuera de la política. Cada candidato que aparece en escena le debe el puesto a alguien. Y cada líder territorial necesita, para su propia supervivencia, una red clientelar que le sostiene políticamente y a la que protege económicamente. Si lo analizan con cierta distancia, el número de cargos públicos que, en palabras de otros tiempos, son gentes sin oficio ni beneficio, roza lo obsceno. Si viviéramos en Jauja todo esto sólo sería un incómodo contratiempo pero estamos en España, llevamos cinco años con un paro superior al 20%, nuestra deuda pública supera al PIB y vamos a repetir elecciones.

Anuncios

1 comentario

  1. misael dice:

    D. Luis,

    Hace tiempo una amiga de la rama sanitaria, invitada a una tv., me contaba cómo entre bastidores, aún sin comenzar el programa, le indicaban qué posición había de tomar en el debate, para que resultara más bullicioso, siendo suave el adjetivo.

    Naturalmente mi amiga no volvió.

    Imagínese vd. D. Luis, si eso lo hacen las tv. con temas que no pertenecen a la esfera política, ¡ qué pasará entre bambalinas con los que si lo son !

    Siempre lo he pensado: el tal Paolo Vasile es un ser que ha hecho mucho daño a este país. Con él llegó el escándalo y la telebasura. Esta ya ha sido convertida en un género televisivo. Y ahora se gradúa por escalas de tufo: hedionda, mugre, tabernaria, cloaca… A Vasile, igual que a Otegui, habría que nombrarlo persona non grata en todos los pueblos de España.

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: