EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » Notas Disonantes » LA PATALETA

LA PATALETA


Emitido en La Mañana de COPE Granada.

En estas fechas de fin de curso y entrega de calificaciones escolares y aunque parezca mentira, habrá padres felices con hijos suspensos y otros, profundamente defraudados aunque los suyos hayan obtenido unas notas más que buenas. Puede que los primeros hayan conseguido, al fin, que sus tiernos retoños aprueben algo más que la gimnasia y el recreo en tanto que los segundos, esperando la habitual panoplia de sobresalientes se hayan encontrado con algún notable y – ¡oh, Dios mío! – hasta con un inconcebible aprobado.

Y es que la vida es una cuestión de expectativas.

Nunca valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos, ni somos capaces de aceptar, hasta que no nos queda más remedio, menos de lo que esperábamos. Probablemente, esa es la razón de la pataleta de algunos de nuestros políticos que se refleja claramente en la cara de niño enfurruñado del ínclito diputado Errejón durante la noche electoral. El mismo que una semana antes avisaba al gobierno del PP, en plena euforia mitinera, de que os quedan cinco días de impunidad y sólo un par de días antes arengaba a sus partidarios con un estamos tocando la mayoría absoluta con la punta de los dedos, se topó con la realidad de la forma más cruel posible conforme los sobres se iban abriendo en los colegios y aparecían más y más papeletas con unos logos que no correspondían a los suyos.

Las elecciones suelen caracterizarse porque todo el mundo gana. O al menos, cuenta que lo ha hecho. La razón es tan sencilla como la que infunde euforia o desazón a los padres de quienes hablábamos hace un momento: la expectativa. Generar grandes esperanzas y peor aún, creérselas, sólo nos lleva a la melancolía, la misma en la que se debaten los ilustres politólogos de Podemos derrotados en su propio campo por un país que no se ha dejado seducir por sus cantos de sirena.

Pero igual ha ocurrido a otros que como Ciudadanos, esperaban más y han sufrido un cierto desgaste o al PSOE que, como esperaba bastante menos, sólo le falto brindar con champaña pues, como al viejo pirata del cuento, aunque había perdido un ojo y una pierna, aún le quedaba otro ejemplar de cada uno de ellos.

Y de ese carrusel de las expectativas tampoco ha escapado el PP que, desahuciado por muchos, ha resucitado – en especial Mariano Rajoy – de entre los muertos políticos aunque no sé si con la fuerza suficiente como para la euforia despertada.

Sea como fuere, lo cierto es que ya pasaron los días de fiesta y pataleta, de análisis y euforia lo que ahora toca es formar gobierno. Y para hacerlo pronto y después gobernar y dar cierta estabilidad al país, no valen las caras de alegría ni las de pena, sino sentarse a negociar con intención de hacerlo y asumir, de una vez por todas, la realidad que, entre todos, hemos decidido en las urnas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: