EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » Notas Disonantes » TRES BANDERILLEROS

TRES BANDERILLEROS


Emitido en La Mañana de COPE Granada.

Recuerdo haber visto de niño a Gabriela Ortega – sobrina de Joselito y de Rafael el Gallo recitando en televisión los versos intensos de Manuel Benítez Carrasco: uno, dos y tres, tres banderilleros en el redondel, sin las banderillas, tres banderilleros, sólo tres monteras tras los “burlaeros”, uno, dos y tres, luego tres capotes en el redondel …

PLAZA DE TOROS. ANTEQUERA (ESPAÑA)

PLAZA DE TOROS. ANTEQUERA (ESPAÑA)

Tres capotes. De grana y oro, como cantan los poetas. Capotes y muletas solidarios para Adrián, un niño enfermo de cáncer que como tantas veces hicieron tantos otros, sueña con ser torero y cruzar a hombros la puerta grande de la vida. Un niño que nos enternece con la sonrisa inocente de sus pocos años y la emoción de ser protagonista por un día. El mismo niño que en el platillo de esa plaza virtual que son las redes sociales, con la montera ajustada y el gesto torero recibe, sin quererlo y sin saberlo, la embestida del odio más irracional y cobarde. El odio del maximalismo totalitario, el del conmigo o contra mí, el de quien no es mi amigo es mi enemigo y quien no piensa como yo no merece vivir.

¿A qué punto de inhumanidad hemos llegado cuando desde el anonimato de un alias se desea la muerte de un niño? ¿Cuánto odio o cuanta inconsciencia puede animar a quien actúa de esa manera? ¿Por qué estamos perdiendo la capacidad de empatía tan necesaria al ser humano? Desgraciadamente no tengo respuestas que no me lleven a la melancolía. Vivimos en el enfrentamiento permanente, en una extraña lucha por imponer a los demás cualquier idea, cualquier delirio, lo quieran o no. Conjugamos el imperativo con más frecuencia que el subjuntivo y el verbo convencer empieza a ser un término caduco y trasnochado. Hemos trasladado las bravuconadas de barra de bar a las redes sociales sin calcular la potencia de ese altavoz y las consecuencias que conlleva una radicalización inconsciente que lincha un día a unos y otro a otros triturando la convivencia como una picadora de carne.

Pero atacar a un niño y desearle la muerte sólo porque quiere ser torero, es la sublimación de esa locura y produce un profundo asco. Y más aún si el único argumento de quienes vomitan su odio es un supuesto, por confesado, amor a los animales que no les hace mejores porque sí. También Hitler adoraba a su perrita Blondi.

Frente a la amenaza, firmeza; frente a la mentira, verdad; frente al odio, razón y frente a estos matones virtuales, la vieja receta del toreo clásico: parar, templar y mandar o como recitaba Gabriela Ortega: y la voz del tres, ¡toro! ¡toro! ¡eh!, patas y pitones en busca del tres, pero el tres espera y… uno, dos y tres, con tres capotazos le para los pies.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: