EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Finanzas para todos » Cosas de las Finanzas » BALANCE DE LAS RELACIONES BANCARIAS

BALANCE DE LAS RELACIONES BANCARIAS


No cabe basar las relaciones con un banco en una serie de promesas y comentarios verbales. Se trata de una relación mucho más profunda que la que mantenemos con proveedores o clientes y en la que ambas partes se juegan mucho dinero. Por tanto, hay que cuantificar los compromisos y asumir que los límites siempre los pondrá el banco –parte fuerte de la relación- cuando no alcance un nivel de rentabilidad mínimo o sospeche que la reducción de la solvencia real de su cliente puede poner en riesgo en riesgo la recuperación de su inversión. Si se equivoca y mantiene el crédito a un cliente con problemas de gestión o de solvencia acabará perdiendo su posición de preeminencia y se convertirá en el más perjudicado por la quiebra del cliente. Ya dijo Keynes que si debo mil libras a un banco tengo un problema, si debo un millón, el problema es del banco. Por todos esos motivos la relación ha de ser muy profesional.

El Balance de las Relaciones bancarias es un modelo con el que intentaremos estimar la rentabilidad relativa que ha obtenido cada entidad bancaria en el negocio que mantiene con nuestra empresa. El período de análisis óptimo debe ser el de un ejercicio ya que en períodos muy cortos nos ofrecería resultados muy erráticos. El dato suele expresarse porcentualmente.

¿Cómo calcular nuestra rentabilidad para el banco? Lo más correcto es poner en relación dos conceptos:

a.- Los ingresos que obtiene el banco en el período analizado, como consecuencia de nuestro negocio.

b.- El crédito neto medio que nos ha concedido en el período estudiado.

Si el banco nos ha cobrado en total 50.000 u.m. por un crédito neto medio de 1.000.000 de u.m., su rentabilidad y nuestro coste será igual a 50.000/1.000.000 = 5%.

Llamamos Balance Banco-Empresa a los análisis necesarios para llegar a calcular esa rentabilidad media. Para calcular los ingresos del período hay que sumar lo pagado al banco por dos conceptos:

1.- Intereses netos: Lo óptimo es calcular lo devengado en el período no lo pagado, que a veces, corresponde a otro periodo anterior. Es igual al total de intereses pagados menos los intereses cobrados.

2.- Comisiones: Debemos contabilizar todas las comisiones abonadas por cualquier concepto incluyendo los gastos de correo, etc., ya que para nosotros todo es gasto financiero.

Para calcular el Crédito neto del período, hay que evaluar tres conceptos:

1.- Saldo Medio Activo: Es el crédito medio real utilizado en las diversas líneas que tengamos abiertas.

2.- Saldo Medio Pasivo: Es el saldo medio mantenido en cuentas de pasivo en el banco.

El Balance, por tanto sería igual a:

BALANCE BANCO-EMPRESA

BALANCE BANCO-EMPRESA

Si gestionamos la tesorería de una empresa grande, podemos tener en cuenta otros dos conceptos que no son de coste directo pero influyen en estas consideraciones, como son:

1.- Beneficios de cambio: sería el tercer concepto de los ingresos. Los beneficios de cambio se pueden estimar multiplicando el importe en euros de las operaciones de cambio por un margen estimado, con los cambios medios. Se suma a los Intereses Netos y las Comisiones.

2.- Saldo medio indirecto por operaciones de compensación: Se resta al Saldo Medio Activo y Pasivo. Es un saldo indirecto conseguido por el banco mediante tres vías:

a.- Valoración: operaciones en que nos abona en valor con atraso sobre su propio ingreso en valor o nos cargo en valor con adelanto sobre su pago en valor.

b.- Liquidaciones a Organismos Públicos: El banco carga en valor y liquida al cabo de unos días.

c.- Negocio indirecto: Principalmente los pagos de nóminas e impuestos que pueden generar ventas cruzadas al propio banco.

Un cálculo detallado del Balance de Relaciones Bancarias respondería al siguiente esquema:

BALANCE DETALLADO BANCO-EMPRESA

BALANCE DETALLADO BANCO-EMPRESA

Aún así, es importante entender que el dato final, ni es exacto, ni responde a la rentabilidad tal y como la entiende el banco, ni es necesario calcularlo al detalle. Es, simplemente, una forma de homogeneizar las relaciones con diferentes entidades y una manera de ayudarnos a decidir ya que la función del Director Financiero ha de ir mucho más allá del mero número que obtengamos. Unas correctas relaciones bancarias exigen valorar un importante número de intangibles que no nos va a dar una hoja de cálculo ni un programa de gestión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: