EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » Notas Disonantes » A CAMBIAR LA CONSTITUCIÓN

A CAMBIAR LA CONSTITUCIÓN


Emitido en La Mañana de COPE Granada.

MONUMENTO A LA CONSTITUCIÓN DE 1812. CÁDIZ (ESPAÑA)

MONUMENTO A LA CONSTITUCIÓN DE 1812. CÁDIZ (ESPAÑA)

No hay nada más insoportable que aguantar a quien une en su carácter desconocimiento y soberbia. No saber no es un delito, se combate leyendo y estudiando y hasta el más inculto de los hombres puede, con voluntad y ganas alcanzar altas cotas de cultura.

La soberbia, además de ser un pecado capital, es intelectualmente poco recomendable, pues siempre hay alguien que sabe más que uno en algún ámbito concreto. Lo malo de la soberbia es que aún en la más absoluta de las ruinas, hará responsables a otros de su desgracia. Lo peor de la ignorancia es que ni siquiera sabrá porqué la ruina le acecha.

Les cuento esto al hilo de la absurda campaña han iniciado distintos líderes de la izquierda radical exigiendo, más que pidiendo, una nueva Constitución. Para deducir que la soberbia es marca de la causa podemita basta con escuchar una sola intervención de cualquiera de sus líderes. Resultaba más complejo concluir que un grupo de profesores universitarios pudiera ser tan iletrado en cuestiones constitucionales pero hay que reconocer que o no han leído un libro en su vida o se dirigen exclusivamente a quienes no lo han hecho.

Repasemos algunas perlas: Dice el señor Garzón, de Izquierda Unida o lo que quede de ella que, y cito textualmente: No valen parches ni reformas. Necesitamos una Nueva Constitución legitimada por la participación de todos y todas. Disculpen la bobada del todos y todas pero la frase no es mía. Volviendo al señor Garzón, parece que en el referéndum de 1978 no votaron todos los españoles mayores de edad. Supongo que el ínclito diputado basa su radicalidad democrática en los dos escaños que obtuvo en diciembre pasado, en la sumisión que debe al líder providencial y visionario que es Pablo Iglesias y en los miles de millones de votos obtenidos por su candidatura que serán mejores que los recibidos por otras.

El señor Sanchez Mato, concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid se pregunta ¿cómo no va a ser necesaria una Nueva Constitución si dos de cada tres personas de hoy no pudieron votar la actual. Y entonces es cuando hay que volver a recordar que tampoco hay nadie vivo que votara la Constitución de los Estados Unidos lo que no le resta ni un ápice de legitimidad. O que la Constitución de la II República Española que tanto mitifican desde Podemos jamás fue sometida a referéndum. Pero es más, en ningún lugar está escrito que una Constitución debatida, redactada y aprobada por un Parlamento democráticamente elegido deba someterse a plebiscito.

Y por último, su líder. Pablo Iglesias, considera que se utiliza la Constitución como un búnker para atrincherarse y pide un proceso constituyente en el que se modifique la Carta Magna con la gente para ensancharla e incluir asuntos como la plurinacionalidad de España o la reforma electoral. Como a este muchacho siempre hay que traducirlo, les explico lo que quiere decir; como yo no tengo más que el veinte por ciento de los votos pero soy el que más sabe hay que tirar la Constitución a la papelera y redactar una a mi gusto para que se haga lo que yo diga.

Como verán, muy democrático todo.

La realidad es que la reforma de la Constitución no es un problema que preocupe a los españoles. No conozco a nadie que tenga un grupo de whatsapp dedicado a ello ni he visto gente en los bares discutiendo sobre el alcance del Título tal o el artículo cual. Pero también sé que nuestra Carta Magna es mejorable  y puede haber partidos, sindicatos, asociaciones o ciudadanos particulares que quieran hacer propuestas para que se tomen en consideración sus ideas. Y me parece legítimo que lo hagan. Para eso está expresamente redactado el Título X, titulado De la Reforma. Bastaría con que estos señores tan preocupados por el orden constitucional propusieran qué quieren cambiar y qué proponen para sustituirlo. Pero su estrategia es otra, la del acoso y derribo desde la soberbia y la demagogia de sus planteamientos políticos. Y si, como dicen, el problema es que esta Constitución no se cumple, podrían dar ejemplo y empezar por cumplir ellos mismos los artículos más sencillitos como, por ejemplo, el cuatro. Ese que dice que La bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: