EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » CAMINO DE OZ

CAMINO DE OZ


Publicado en Granada Hoy y Diario de Sevilla.

El virus de la charlatanería recorre el mundo. No es nada nuevo pero esta vez parece especialmente ponzoñoso. Como en las viejas películas del oeste, se multiplican los vendedores de crecepelo y ungüentos mágicos que con un chasquido de sus dedos abrirán las puertas de un nuevo mundo de luz y de color. Hay prestidigitadores que prometen una nueva Constitución que borrará de España las injusticias y desigualdades. Otros sostienen que Cataluña será el país más grande y rico del universo y aseguran que la independencia es el bálsamo de Fierabrás político que anhelábamos secretamente. Hasta los andaluces vimos desfilar el pasado domingo a un puñado de ilusionistas que nos desean independientes y soberanos pues, según ellos, habitamos una colonia española. Al otro lado del Canal que nos aísla de la vieja Albión, resuenan al sur los pífanos del Rule Britannia y al norte las gaitas de Scotland the Brave, exigiendo grandezas propias e independencias varias. Y allende el mar, han aupado a la Casa Blanca al profeta de una América Grande y ensimismada. Pero el panorama continental no resulta más halagüeño; la amenaza del fascismo reciclado de Le Pen se cierne sobre Francia; la impericia del primer ministro Renzi y el populismo ramplón del Movimento 5 Stelle han puesto a Italia en el disparadero; se aplaude y lo peor, se vota, a dirigentes autoritarios y cuya idea de la democracia es, cuando menos, discutible y limitada. Al menos, Austria nos ha salvado de la vergüenza de ver a un ultraderechista en el Hofburg vienés, aunque haya sido en el último momento y en un contenido suspiro.
También en los años treinta los charlatanes prometieron infalibles soluciones mágicas. Unos revivirían las glorias de antiguos imperios grabadas en viejas estelas funerarias o fundarían un Reich que duraría mil años. Otros llevarían a los obreros hasta el paraíso internacionalista donde no habría patronos ni capital. Un edén de paz y libertad. Supongo que no será necesario recordar que todos aquellos sueños degeneraron en terribles pesadillas. El pensamiento mágico del charlatán atrae y seduce pero no debería convencernos.

Cuando Totó, el perrito de Dorothy, hizo caer la cortina se descubrió que el Mago de Oz sólo era un ilusionista embaucador y farsante. Así que el espantapájaros se quedó sin cerebro, el hombre de hojalata sin corazón y el león cobarde siguió viviendo asustado. Necesitamos a Totó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: