EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » Notas Disonantes » LAS MASCOTAS DE CIUDADANOS

LAS MASCOTAS DE CIUDADANOS


Emitido en La Mañana de COPE Granada.

Ciudadanos llevará al Congreso una propuesta para dar derechos a las mascotas.

TINTÍN, MILÚ Y EL CAPITÁN HADDOCK. BRUSELAS (BÉLGICA)

TINTÍN, MILÚ Y EL CAPITÁN HADDOCK. BRUSELAS (BÉLGICA)

Dada mi formación jurídica, el titular me extrañó. Porque una cosa es proteger a los animales; algo que todos defendemos y otra jurídicamente ridícula es otorgarles derechos. Así que quise informarme. Supe por la web del partido que su diputado Guillermo Díaz proponía reformar el Código Civil para que no puedan embargarse las mascotas. La verdad es que no me imagino yo a ningún banco embargándole el perro a nadie. A ver qué hace luego con él, ¿lo pone en Caja? Pero bueno, poder, se puede. Añadía el señor Díaz que, cuando se abre la puerta de la casa, el televisor no viene a saludarte y nadie llora amargamente por la pérdida de un frigorífico. Lo primero no lo pongo en duda pero de lo segundo no estaría yo tan seguro porque hay que comprar uno nuevo y no está la vida para dispendios.

Pero la lectura de la Nota de Prensa no me aclaraba nada y sin embargo, seguía leyendo en redes sociales que se le iban a otorgar derechos a las mascotas. Pero, ojo; sólo a las mascotas. Así que los perros y gatos callejeros seguirán siendo cosas porque la categoría jurídica se adquirirá si te llevan a vivir a casa de alguien. Y es que dormir bajo techo da estatus. Eso está claro. Así que imagino que el tipo al que vi el otro día por la calle con un hurón elevará a la categoría de mascota inembargable a semejante bicharraco si aprueban la reforma. Pero a mí, esto de reconocer derechos a los animales me seguía chirriando jurídicamente. Si es que no sé yo como puede ejercer sus derechos un fox terrier, por mucho que se parezca a Milú. Y mira que Milú es inteligente. Se lo digo yo que me he leído todas las aventuras de Tintín. Tampoco veo a ningún minino acudiendo a los Tribunales de Justicia, salvo que fuera el gato Jinks denunciando a Pixie y Dixie. Pero bueno, es lo que tiene la nueva política, que cada día te sorprende.

Y de pronto recordé una magnífica intervención ante el Congreso de Toni Cantó, hoy diputado de Ciudadanos y entonces de UPyD, en la que citando al filósofo Fernando Savater decía, y con toda la razón del mundo, que los animales no tienen derechos a la par que tampoco tienen obligaciones, ya que al carecer de libre albredrío y capacidad de decisión no podríamos considerarlos sujetos éticos capaces de discernir entre el bien y el mal.

Así que volví a las redes sociales a preguntar. Pero sólo conseguí algunos insultos y un par de sonoros bloqueos de dirigentes de este partido que desde el pasado fin de semana se define como liberal. Y uno, que se hizo liberal cuando descubrió la obra de John Locke en el Bachillerato y luego se empapó de las ideas de Stuart Mill, Adam Smith o Tocqueville y relee con fruición a los Padres Fundadores de los EE.UU. como Paine, Jefferson o Adams, a la vez que a Constant o Bastiat, le cuesta entender que alguien que se llama liberal rehuya el debate y no aporte argumentos. Porque en política no se está para aplaudir y jalear al líder, sino para opinar y debatir las ideas en que creemos, con convicción y gallardía. Ahora que Justin Trudeau parece un modelo a seguir por Albert Rivera, le recomendaría a estos liberales desde anteayer que busquen un magnífico video de su padre, Pierre Trudeau, uno de los grandes líderes liberales del siglo XX, que también fue primer ministro de Canadá. En octubre de 1970, con un diplomático británico y el ministro de Trabajo secuestrados por una organización terrorista y en los días más graves del conflicto independentista de Quebec, Trudeau contestó, tras bajarse del coche, a pie de calle y sin papeles ni asesores, a las incisivas preguntas que a cara de perro le lanzaron Tim Ralfe de la CBC y Peter Reilly  de la CJON. Siete minutos de gran política y periodismo de altura que el blandengue marketing político que hoy sufrimos sería incapaz de afrontar. Quizá por eso, algunos quieren darle derechos a las mascotas, porque ni debaten, ni te llevan la contraria. Eso sí, te reciben con alegría cuando vuelves a casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: