EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Cuaderno de Bitácora » FRANCO, PROFETA Y … ¿PODEMITA?

FRANCO, PROFETA Y … ¿PODEMITA?


Dicen que los extremos se tocan. Y dicen bien. Al fin y al cabo, cualquier totalitarismo desea controlar a la sociedad y con ella a su economía, lo que de un modo u otro significa planificar qué, cuándo, cómo, dónde y porqué puede hacerse algo. El estado se convierte en el decisor final y único al que nadie puede oponerse. Uno de los libros más curiosos e interesantes que he leído sobre el franquismo es el que escribió el Teniente General Francisco Franco Salgado-Araújo, conocido familiarmente como Pacón, primo hermano del dictador de quien fue ayudante de campo, jefe de su Secretaría y cercano colaborador durante decenios.El libro en cuestión, titulado Mis conversaciones privadas con Franco, recoge sus recuerdos personales entre 1954 y 1971 y como señala en su nota inicial si algún día se publican estas impresiones, ya no estaremos en el mundo ni Franco ni yo. Por ese motivo y por su propia redacción, cada una de las entradas tiene el valor histórico de la inmediatez y la sinceridad propia de quien escribe para sí mismo sin estar seguro de publicar algún día esos cuadernos. Más, cuando no consta que lo revisara ya que se publicaron póstumamente.

Así que repasando viejas lecturas recordé la anécdota del Franco profeta bancario. Les cuento. El 25 de noviembre de 1965, escribe Pacón: Hoy doy cuenta a S.E. de una información sobre la fusión del Banco Central con el Hispano-Americano. Tal cual. Es decir que en 1965, ambos bancos ya pensaban en fusionarse, algo que ocurrió en diciembre de 1991. Pero lo curioso viene ahora. La sorpresa en los medios industriales ha sido grande cuando dos bancos poderosos como son el Central y el Hispano-Americano (el primero cuida mucho de sus accionistas y el segundo da buenos dividendos) anuncian que se iba a crear un banco monstruo; sería injusto impedir, con este ejemplo, que trataran de unirse el de Bilbao y el de Vizcaya, y después el Español de Crédito y el de Santander. Pleno. No me negarán que no es dar en la diana, veinticinco años antes de que todo ocurriera, pues el BBV surgió en 1988 y el Santander compró Banesto en 1994, tras su espectacular intervención en el Día de los Inocentes del año anterior. O quizá es que eran las fusiones naturales teniendo en cuenta su tamaño, clientela objetiva, estilo de gestión, intereses y distribución geográfica.

Abundando en el texto, escribe Pacón que España no se puede poner en manos de cuatro señores, porque estos se harían dueños de todas las empresas, y el que no trabajara con los bancos de referencia no podrá vender ni hacer nada.

Y aquí es donde los dos militares demuestran fehacientemente algo que quedo claro a lo largo de toda la dictadura y es que no tenían ni repajolera idea de economía. Unas líneas más arriba se puede leer que las empresas grandes destruyen la economía y la iniciativa privada pues absorben todos los negocios. Lo primero es desconocer las ventajas de las economías de escala y la importancia de las empresas auxiliares y lo segundo confundir competencia con concurrencia. El hecho de que haya muchos agentes económicos no garantiza la competencia. Es mera concurrencia como ocurre con los taxis, por ejemplo. Que haya más licencias de las necesarias es malo para el taxista y para el mercado. Para el primero porque recaudará menos y para los clientes porque aumentarán los precios para poder hacer cada vehículo mínimamente rentable. Sin embargo si hay un número pequeño de empresas cada una con muchos vehículos, las economías de escala permitirán dar más y mejor servicio a menor precio y además, ganarán más dinero lo que repercutirá positivamente en los salarios de los conductores.

En el mismo día, Franco manifiesta a su primo que siempre he sido opuesto a esta fusión que crea, según dice muy bien tu informe, los grandes monstruos que todo lo abarcan, y el que no trabaja con ellos está perdido. Prefiero la nacionalización de la banca a estos monopolios, y sobre todo que el Banco de España tenga verdadera intervención en estos asuntos de otros bancos, para así evitar abusos y sumisiones de los modestos industriales y negociantes.

Y ahora díganme si este último párrafo no lo firmaría el mismísimo Pablo Iglesias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: