EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Prensa » Notas Disonantes » PRIMARIAS, Y AHORA, ¿QUÉ?

PRIMARIAS, Y AHORA, ¿QUÉ?


Emitido en La Mañana de COPE Granada.

La moda importada de las primarias ha dejado claro que nuestros partidos políticos, todos o casi todos, disfrutan haciéndonos creer que son lo que no son, que hacen lo que no hacen, que dicen lo que no dicen y hasta que piensan lo que no piensan. Y lo digo porque si fueran realmente unas organizaciones abiertas en las que el militante tiene voz, influencia y voto, no habría tanto miedo a hacer lo correcto en lugar de lo que satisface al líder hacedor de listas electorales. Les gusta demasiado arrogarse como propio cualquier triunfo, incluidos los deportivos, aunque no sepan ni en que disciplina compite el ganador con el que inmediatamente se identifican, sobre todo, y últimamente, en redes sociales.

LA VELETA SEÑALA DONDE DECIDE EL VIENTO. GRANADA (ESPAÑA)

LA VELETA SEÑALA DONDE DECIDE EL VIENTO. GRANADA (ESPAÑA)

Hablan tanto y de modo tan cantinflesco que no les resulta difícil convencer a la parroquia de que en realidad, ellos siempre habían defendido lo que no tienes manera de recordar cuándo o dónde lo hicieron y su pensamiento es tan volátil que a la hora de definirse no es imposible encontrar quien el lunes es conservador, el martes liberal, el miércoles socialdemócrata, el jueves socialista de toda la vida, el viernes recuerda su juventud marxista, el sábado es centrista que es como serlo todo a la vez y el domingo descansa para poder reiniciarse el lunes de nuevo.

Esta indefinición que tiene despistados a los votantes está resultando evidente en el proceso de primarias del PSOE en el que uno ya no sabe a qué carta quedarse dadas las contradicciones evidentes de los tres candidatos.

Es claro que hacerse cargo del Partido Socialista en el peor momento electoral de su historia reciente – reciente de cuatro décadas – no sería plato de gusto para nadie sensato. Aunque tampoco se nos debe escapar que es, en encrucijadas como esta, cuando aparecen los líderes de fuste – si es que los hubiera – y también los aventureros, siempre mucho más fáciles de encontrar. Labor ímproba la de distinguir entre unos y otros. A veces, en momentos de gravedad, el ilustre desconocido acaba convirtiéndose en el líder providencial frente a quien todo el mundo hubiera señalado, sólo unos días antes, como el elegido de los dioses. Pasó con un joven y desconocido coronel llamado De Gaulle frente al viejo mariscal Petáin, gloria de Francia; o con un oscuro funcionario de la estructura del gobierno llamado Adolfo Suárez que ganó la mano a un brillante y reconocido exministro llamado Manuel Fraga y lo vivimos mucho más cerca cuando un senador recién llegado a Washington llamado Barack Obama ganaba la candidatura demócrata a la superfavorita Hillary Clinton.

Pero en las primarias del PSOE no hay sorpresas; los candidatos son gentes de siempre, gentes de partido y del partido. Un exsecretario general; la presidenta de la Junta de Andalucía y el exlehendakari vasco.

Pedro Sánchez ya tuvo la oportunidad de ser un joven desconocido que alcanzaba la Secretaría General. Lo hizo. Y llevó al otrora todopoderoso partido socialista a cosechar los peores resultados de su historia por mucho que sus seguidores hagan las clásicas cuentas del Gran Capitán y se devanen los sesos buscando comparaciones estadísticas. Al inventor del No es No y ahora del Si es Si habría que recordarle que Noventa son Noventa y Ochenta y cinco son Ochenta y cinco. Y esos son sus resultados.

La presidenta de la Junta se vanagloria de que ella gana elecciones. Y nadie se lo puede negar. Pero tampoco que las gana en su tierra y no estamos muy seguros de si podría ganarlas de Despeñaperros para arriba. No resulta extraño que los invencibles líderes regionales acaben tan identificados con su región que generen, fuera de ella, tantas filias como fobias. Baviera es como la Andalucía alemana. Si aquí sólo hemos conocido gobiernos socialistas, allí no hay quien no recuerde un gobierno de la democristiana y conservadora CSU. Sin embargo, cada vez que un líder bávaro – Strauss o Stoiber – optaron a la Cancillería alemana, la aventura se saldó con una sonora derrota. Se ve que lo que enamora en la sureña, católica y conservadora Munich, repele en la norteña, protestante y liberal Berlín.

Y luego está Patxi que fue lehendakari con el apoyo del mismo PP del que ahora abomina. Pues eso, que luego está Patxi. Su única opción es ser candidato de consenso. Y no, no se va a dar. No se preocupen.

En fin, que parece que estas primarias sólo van a certificar lo que todos conocemos. Que el PSOE va a la deriva y como dice la gente de mar, nunca hay buen viento para quien no conoce su destino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: