EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Cuaderno de Bitácora » Mercados y algo más

Category Archives: Mercados y algo más

UN SIGLO ES DEMASIADO TIEMPO PARA PAGAR


Un siglo siempre ha sido un período de tiempo muy largo, incluso para la historia de un país. Hace cien años, en 1916, la Vieja Europa se agotaba en una larga guerra de trincheras. En Viena moría Francisco José, Emperador de Austria y último representante de una dinastía, los Habsburgo, que había protagonizado medio milenio de la historia de Europa mientras en Irlanda, el Alzamiento de Pascua acababa en medio de un derramamiento de sangre.

JORGE V Y NICOLAS II, DOS PRIMOS CASI IDÉNTICOS EN SU ULÑTIMA FOTO JUNTOS DE VACACIONES EN LA ISLA DE WIGHT EN 1916.

JORGE V Y NICOLAS II, DOS PRIMOS CASI IDÉNTICOS EN SU ULTIMA FOTO JUNTOS DE VACACIONES EN LA ISLA DE WIGHT EN 1916.

En 1916, el rey de Inglaterra, el káiser alemán y la esposa de Alfonso XIII eran nietos de la reina Victoria de Inglaterra que también era pariente del rey de Bélgica. Jorge V y el zar de Rusia eran primos hermanos y parecían gemelos. A su vez, el Emperador de Austria era familiar del rey de España y ambos lo eran del de Italia. Hoy, a lo más, los jefes de gobierno pertenecen a partidos políticos de similar ideología.

En 1916 Irlanda, Malta y Chipre eran parte del Imperio Británico; Austria, Croacia, Eslovenia, Eslovaquia, Hungría y la República Checa pertenecían al Austrohúngaro; Estonia, Letonia, Lituania y Finlandia eran súbditas del zar de todas las Rusias y Polonia estaba partida entre sus tres grandes vecinos y orbitaba entre Viena, Berlín y San Petersburgo.

(más…)

TIPOS NEGATIVOS, ¿FIN DEL NEGOCIO BANCARIO?


Hace ya unos meses comentábamos como nos estábamos introduciendo en el desconocido camino de los tipos negativos sin saber, exactamente, qué podríamos encontrarnos. Y como teorizar es gratis, leo con asombro que las sesudas mentes de J&P Morgan han concluido que los tipos de interés pueden caer en la Zona Euro hasta el –4,5% sin generar efectos secundarios palpables en el comportamiento de las personas. A ver, no creo yo que una reducción de tipos de interés por debajo del cero por ciento nos provoque a los europeos el mismo efecto que la luna llena a los licántropos y los mercados se llenen de aullidos quejosos y lastimeros.

Pero la teoría que como el papel, lo soporta todo, en este caso hace aguas. Cualquier bajada de tipos de interés reduce el endeudamiento de laos agentes económicos, aumenta la demanda de crédito y desincentiva el ahorro. Incluso, como en la banca clásica la relación entre préstamos y depósitos es asimétrica, el diferencial de clientela no ha de  evolucionar en paralelo y así lo explicamos hace ya algún tiempo en toda una serie de Notas.

EVOLUCIÓN TEÓRICA DEL DIFERENCIAL DE CLIENTES EN BAJADA DE TIPOS

EVOLUCIÓN TEÓRICA DEL DIFERENCIAL DE CLIENTES EN BAJADA DE TIPOS

(más…)

EL DESCONOCIDO CAMINO DE LOS TIPOS NEGATIVOS


El tipo de interés que aplica el BANCO CENTRAL EUROPEO a las operaciones realizadas con los bancos comerciales y que se denomina en el argot, precio del dinero o tipo oficial se encuentra tan cercano a cero – actualmente es del 0,05% – que la posibilidad de que se convierta en negativo es cada día mayor. Tras la reunión del pasado 22 de octubre, el presidente de la entidad, Mario Draghi anunció una revisión de la política monetaria que se concretaría en la reunión programada para el próximo 3 de diciembre.

En caso de confirmarse, entraríamos en un camino desconocido ya que nunca nos hemos movido en un mercado con el tipo oficial negativo, si bien, el Euribor, los tipos de emisión de la Deuda Pública de algunos países – entre ellos, España – y otros índices de referencia presentan rentabilidades negativas en determinados plazos desde hace algún tiempo.

(más…)

PÁNICOS BANCARIOS Y CORRALITOS


 

Desde que en Grecia se estableció el control de capitales, también conocido como corralito por obra y gracia de un periodista argentino que lo bautizó así en 2001 por analogía con el recinto cerrado que permite proteger a los bebés de los peligros que supondría para su integridad la posibilidad de circular libremente por la casa, hemos escuchado tantas interpretaciones del asunto y se ha creado tal confusión al respecto que nos hemos instalado en un auténtico pandemónium financiero.

(más…)

PASABA POR AQUÍ…


Supongo que si no lo han leído, lo habrán escuchado en la radio o visto en la televisión e incluso puede que haya sido motivo de alguna distendida conversación entre amigos frente a un café o unos vinos. Pero como siempre es posible que haya alguien ajeno a la actualidad económico-financiera, voy a recordarles que me refiero con esta introducción al orgullo que nuestro gobierno ha demostrado estas últimas jornadas cuando, por primera vez en la historia, el pasado martes seis de abril – de este año de los milagros económicos que el calendario señala como 2015 -, la subasta de Letras del Tesoro a seis meses se saldó con una emisión cuyo coste financiero ha resultado ser negativo. Exactamente, el estado recibirá un tipo medio del 0,002%. Y además, los títulos a un año rondan el cero por ciento ya que han sido emitidas a 0,006%. Ha sido confirmarse tan magna nueva y las campanas de todas las iglesias del país han repicado la gloria majestuosa del dato hasta tener que cambiarse fundiendo cañones enemigos, como aquellas que el Gran Capitán en sus apócrifas cuentas hubo de reponer de tanto proclamar sus victorias.

Pero, en fin, ya que hablamos de repicar campanas no puedo reprimir contarles una divertida anécdota de los oscuros tiempos del franquismo. Se cuenta que el invicto generalísimo acudió en visita oficial a su tierra gallega y el redactor oficial del Ministerio de Propaganda de la época que se intitulaba sarcásticamente como de Información y Turismo – en un país con censura y en el que viajar al extranjero requería permiso expreso del gobierno – envió a todos los periódicos de la región una nota en la que aseguraba que a la llegada del Generalísimo doblaron las campanas de toda la ciudad. Basta consultar el diccionario para saber que las campanas doblan a muerto y repican de alegría. Un avezado redactor de alguna de aquellas cabeceras hizo notar a su director la incongruencia del texto y este, tras llamar a Madrid al Ministerio se encontró con la negativa del funcionario de guardia a modificar la nota oficial de prensa, razón por la cual, toda la prensa gallega dobló, curiosamente, de alegría. (más…)

DEUDA A TUTIPLÉN


Si algo va a tener 2015 es animación. La recuperación, aunque lenta, comienza a ser un hecho, el petróleo cotiza a precios de lejana memoria, la inflación no existe, la depreciación del euro empuja las exportaciones y encima, como guinda para el pastel, vamos a estar votando todo el año. En mayo, municipales y autonómicas, a final de año, generales, en septiembre catalanas y demasiado se rumorea ya con que las andaluzas no van a esperar a que pasen las campanadas y puede que sean antes del verano.

Y ahora, piensen un poco antes de contestar a estas dos preguntas; ¿qué es lo que más valoran los ciudadanos de un gobierno? y ¿qué es lo que mejor saben hacer los políticos? Una pista, la respuesta a ambas cuestiones es idéntica y se trata de un verbo. Exactamente, lo han adivinado: GASTAR. Y así, en mayúsculas.

Aunque estemos en plena crisis económica y todos seamos conscientes de ello, sea porque la sufrimos directamente en mayor o menor medida o porque somos tan afortunados que sólo presenciamos sus consecuencias, la realidad es que en cualquier charla de ascensor, conversación de parada de autobús o tertulia de café aparecen siempre las necesidades sociales y la inacción gubernamental de afrontar gasto, sea para contratar personal, asfaltar calles, mejorar infraestructuras o afrontar – otra vez – proyectos faraónicos. Somos así. ¡Qué le vamos a hacer! Al ciudadano le gusta que su ciudad disponga de un estadio olímpico aunque jamás se vayan a celebrar allí unos juegos y la única forma de obtener algún ingreso sea apacentar ovejas en el césped o celebrar conciertos y verbenas populares con ocasión de las fiestas patronales. (más…)

LOS COHETES DE CALABUCH


Calabuch es una preciosa película de Luis García Berlanga ambientada en un pueblecito de la costa levantina. Cuenta la historia de un simpático viejecito, interpretado por Edmund Gwenn, que recala un día por allí sin saber muy bien por qué, ni cómo. Arropado por las gentes del pueblo se gana la vida con pequeños trabajos hasta que recala en el taller pirotécnico. Desde hace muchos años, Calabuch pierde el concurso provincial de fuegos artificiales, pero este año, Jorge, que así es como llaman al vagabundo, resulta ser providencial. Sus conocimientos son tan útiles como amplios y el resultado es tan impresionante que hasta un diario de la capital publica una foto de los creadores de esa maravilla pirotécnica. Y ahí empieza el problema; Jorge no es un vagabundo, es el ilustre profesor George Hamilton de la NASA que ha huido – recordemos que la acción ocurre en los años de la guerra fría – al no estar conforme con que sus conocimientos solo sirvan a la industria militar y no se apliquen y desarrollen con fines pacíficos. A partir de ahí, el desopilante crescendo berlanguiano; el pueblo en armas, básicamente hoces, picos y palas, amén de las lanzas de los romanos que desfilan en Semana Santa y alguna escopeta de caza, pretende enfrentarse a la VI Flota americana que acaba fondeando frente al inconfundible peñón de Peñiscola, donde está rodada la cinta. Lógicamente, termina por imponerse el sentido común y el bueno del profesor Hamilton, acaba volviendo, triste y sacrificado, a su laboratorio. (más…)

LOS COBROS DEL CASTILLERO


Hará más de veinte años, al principio de mi carrera profesional, conocí a un tipo excelente y divertidísimo que se dedicaba a la industria pirotécnica. En los meses de invierno preparaba los cohetes y demás ingenios ya que con algunas excepciones como bodas, bautizos o las celebraciones de fin de año, la mayor parte de su negocio se concentraba en las fiestas patronales y romerías de los pueblos de la provincia que siempre han sido más propias del verano.

Defendía que pirotécnico era un título más propio de quienes estudiaban estas cosas que de aquellos que solo las ponían en práctica. Y como, por otra parte, cohetero le parecía poco serio prefería presentarse como castillero. Al fin y al cabo, – decía – lo que yo preparo son castillos de fuegos artificiales.

En aquella época, como en casi cualquier momento de nuestra historia, los organismos públicos pagaban tarde y mal. Sus clientes habituales eran, lógicamente, los Ayuntamientos y sus distintas Comisiones de Festejos. En consecuencia, sus visitas al banco buscaban casi siempre financiación sobre las facturas impagadas de algún puñado de Ayuntamientos morosos. Y así lo hizo hasta que llegó un momento en el que los costes de los anticipos que se renovaban cada ciento veinte días a los tipos de la época – por encima del quince por ciento – acabaron por comerse alguna factura íntegra. Adiós cobro, adiós beneficio y sobre todo, hola pérdidas.

El castillero era uno de esos tipos sin estudios a los que se les puede engañar redactando un contrato pero a los que difícilmente se les escapa un céntimo en un acuerdo. Porque es posible que no sepan de leyes pero están doctorados en cuentas y en gestión comercial. Así que ideó un sistema para cobrar al contado, todos y cada uno de los castillos de fuegos artificiales a partir de aquella temporada. Y el sistema resultó infalible.

(más…)

DEUDA Y HUEVOS CON JAMÓN


En septiembre – son datos del Banco de España – la deuda de las familias ascendía a la bonita cifra de 798 mil millones de euros. Un auténtico pastizal, como decía un antiguo cliente de mis tiempos de bancario. La suma es terrorífica ya que supone que cada español, sea cual sea su edad, debe casi diecisiete mil euros. Pero la noticia, vista desde el prisma financiero, es muy buena ya que hace sólo un año debíamos 840 mil millones. O lo que es lo mismo, unos mil euros más por cabeza. Y si añadimos que es el registro más bajo desde febrero de 2007 pasa a ser excelente. Haciendo una simple división, vemos que, durante el último año, las familias españolas han reducido su deuda en 117 millones diarios. Por otra parte, las empresas deben sesenta y nueve mil millones menos aunque todavía cargan sobre sus hombros otra cantidad más que respetable, algo más de un billón – con b de barbaridad – de euros. En su caso, replican niveles de abril de 2007. Un durísimo ajuste ha sido una constante en familias y empresas desde el inicio de la crisis.

En cambio, tras cuatro años de cacareada austeridad, la deuda pública española, aquella de la que es titular el estado, desde el gobierno de la nación hasta el más pequeño de los ayuntamientos, ha crecido. En junio sumaba 947 mil millones y puede que más, si hacemos casos a los rumores de facturas guardadas en cajones y contabilidades distraídas. Si lo comparamos con lo que debíamos en 2007 se nos cae el alma a los pies, que diría un castizo. En cinco años nos hemos endeudado en casi seiscientos mil millones de euros. Otros veinte mil por cabeza y sigue subiendo. (más…)

BIENVENIDO, MISTER GATES


Esta semana, al abrir los periódicos, nos hemos encontrado con una excelente noticia. Una de las mayores fortunas del mundo ha decidido invertir en España y lo ha hecho, además, en una empresa que pertenece al sector más denigrado de nuestra economía, una constructora. No hay necesidad de voltear las campanas pensando que nos hemos convertido, no sé si otra vez, en el Eldorado de los inversores pero tampoco hay que mandar al campanero a doblar, porque en este caso, si me permiten parafrasear al maestro Hemingway, no hay problema en preguntar por quién doblan las campanas, porque no lo hacen por nosotros. Y eso, aunque algunos agoreros insistan en definirnos como la feria de las gangas.

Lo mejor es que este caso nos sirve para desmentir una serie de falsas verdades, no sé si interesadas que se han convertido en norma para nuestros mercados.

(más…)

LUGAR DE PAGO: VALLE DE JOSAFAT


Se ha montado cierto revuelo mediático cuando se ha conocido la intención del Tesoro de emitir Deuda Pública a treinta años. No es la primera vez que se hace, ni tampoco será la última. Es habitual entre los grandes países realizar emisiones a muy largo plazo para estabilizar los precios de la deuda y ofrecer a los Fondos de pensiones activos seguros y rentables con los que configurar su cartera, de modo que puedan garantizar a sus fondistas los retornos pactados, si bien siempre se realiza en pequeños porcentajes ya que no tiene sentido alargar tanto la devolución de ningún préstamo,

De todos modos, endeudarse a plazos tan largos nunca es recomendable. La capacidad de financiación de una economía no es infinita y toda deuda, por pequeña que sea, ocupa parte de la misma. Por ese motivo, la emisión de grandes cantidades de estos títulos se ha reservado para momentos muy concretos. Estados Unidos financió la II Guerra Mundial con bonos a cincuenta años. Los War Bonds (Bonos de Guerra) eran también un apoyo patriótico al esfuerzo bélico y fueron publicitados por grandes artistas de Hollywood como la  alemana y antinazi Marlene Dietrich, Carole Lombard, – esposa de Clark Gable – que falleció en un accidente de aviación cuando regresaba de un acto de apoyo a la guerra contra los nazis o Dorothy Lamour, muy activa en su promoción en la que hasta Bugs Bunny, en un cortometraje encargado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, pidió a los estadounidenses que invirtiesen en ellos sus ahorros. (más…)

UN PAÍS DE HIDALGOS


La revolución industrial pasó de puntillas por España. Se concentró en lugares muy concretos y se financió, básicamente, con capitales extranjeros. Las fortunas españolas provenían de la más rancia nobleza, se habían adquirido gracias a la cercanía al poder y estaban más dedicadas a mantener cotos de caza, explotaciones agrícolas ineficientes y palacios madrileños que a la creación de riqueza mediante el comercio. Aquella España decimonónica de mayorazgos y bienes en manos muertas que hubieron de desamortizar los liberales como Madoz y Mendizábal era la heredera directa de otra España, la de los Austrias que tachaba de viles los oficios y profesiones liberales y vio pasearse por sus calles y plazas una figura tan divertida en lo literario como trágica en lo económico, el hidalgo de babero. Eran miembros empobrecidos de la pequeña nobleza – los hijosdalgo – que preferían pasar hambre y mendigar algún oficio o pensión entre los poderosos de la corte antes que envilecer su linaje trabajando. Tenían la costumbre de salir a la calle y sacudirse las migajas del pecho mientras presumían de haber disfrutado una comilona aunque su triste realidad era que sólo habían desmigado un mendrugo de pan duro sobre su pecho y no habían almorzado más que una sopa aguada y cuatro picatostes.

Es lógico que una sociedad educada durante siglos en el respeto reverencial hacia la propiedad tangible, sobre todo agrícola e inmobiliaria, haya sufrido continuas burbujas, especulaciones y fraudes  inmobiliarios. En España, la sociedad se ha dividido en dos grandes grupos, los propietarios y los que no lo son; división que no equivale con exactitud a la que podríamos hacer entre ricos y pobres ya que la riqueza profesional o mercantil ni ha sido, ni es aún valorada en España. Cuando un español descuella hasta el punto de hacerse con una cierta fortuna, sólo pasa a convertirse en rico el día que adquiere una finca rústica a ser posible con suficiente extensión como para celebrar monterías. En un país en el que las clases sociales eran impermeables, cualquier profesional, comerciante, artista o torero ascendía socialmente el día en el que se erigía un palacete en el ensanche después de adquirir un cortijo de categoría.

Más tarde, ese conglomerado de intereses que fue el franquismo mostró cierta preocupación social nacida del fascismo descafeinado de la Falange y de la tradicional caridad paternalista de la Iglesia española. Así, el intenso éxodo rural iniciado a finales de los cuarenta provocó un terrible hacinamiento en las corralas y casas de vecinos, un gravísimo problema de vivienda que Nieves Conde retrató en Surcos (1951), obra imprescindible del cine español que nadie sabe como superó la censura oficial dado que plasmaba con la crudeza propia del neorrealismo italiano del que bebía directamente el autor, el estraperlo, la pobreza, la degradación moral y la desesperación de los inmigrantes que llegaban a Madrid desde el campo. (más…)

LOCURA DE AMOR BANCARIA


En la cultura judeo-cristiana y greco-latina a la que pertenecemos, existe cierto reparo a la hora de reconocer públicamente nuestra condición de deudores. Los que tenemos cierta edad recordamos la antigua versión del padrenuestro en la que rezábamos perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores, haciendo equivaler deuda a pecado, pues ¿qué otra cosa puede perdonarnos Dios? Decir de alguien que estaba hipotecado era, hasta no hace muchos años, manifestar que se encontraba a las puertas de la ruina. Tan es así, que el Diccionario de la RAE define hipotecar, en su segunda acepción, como poner en peligro algo con alguna acción. En el otro extremo, ser un buen pagador es un elogio que incluye la solvencia, la seriedad y la formalidad comercial en una sola expresión.

Todo ello se deriva de la consideración ética y moral del préstamo y del crédito, propia de nuestros principios culturales. Es más, crédito tiene aquel en quién creemos ya que nos ofrece reputación, fama o autoridad y siempre en sentido favorable. Sea o no de dinero, es comúnmente admitido que al recibir algo en préstamo disponemos de un bien propiedad de un tercero y siendo la propiedad el derecho real más preciado en nuestra tradición jurídica, social y económica es de justicia que se devuelva a su legítimo propietario en idénticas condiciones a aquellas en las que lo recibimos.

Ruinas del pueblo fortificado de Juromenha (Portugal).

Ruinas del pueblo fortificado de Juromenha (Portugal).

Financieramente, deber dinero no es, ni bueno, ni malo. Es más, lo que si debe preocuparnos como particulares, empresas o estados no es tanto tener deuda como que no nos la concedan. Y por último, lo que realmente determina la preocupación que produce la deuda no es, ni mucho menos, cuanto sino como se debe. Es claro que debemos diferenciar entre deuda y obligación de pago La primera es el montante adeudado y la segunda la forma en que vamos a devolverlo.

(más…)

EL HOMBRE DEL TRAJE BLANCO


He vuelto a disfrutar de esa joya del cine que es The Man in the White Suit (1951), una excepcional sátira de Alexander Mackendrick, protagonizada por el siempre brillante Alec Guinness. La cinta es una de esas inolvidables comedias producidas en la Inglaterra de posguerra por los Estudios Ealing que compensaban la absoluta falta de medios económicos y técnicos con ideas geniales, ingeniosos guiones, exquisitas interpretaciones y direcciones más que solventes. Una muestra más de que el dinero es necesario pero no imprescindible y que lo único que se requiere para crear y producir productos de calidad es capital humano.

Alec Guinness crea, con su sempiterna elegancia, un personaje sensacional, el joven, idealista y algo atontolinado químico Sid Stratton, inventor de un tejido irrompible, inalterable y resistente a la suciedad. El conflicto que surge en ese momento se ha repetido hasta la saciedad a lo largo de la historia económica. Stratton está convencido de la bondad de un invento que dará vestido a la humanidad a bajo coste. Pero obreros y patronos no opinan igual. Así que poco después de presentar su hallazgo, Stratton se ve perseguido por empresarios y trabajadores, pues ambos temen que la producción de un tejido de esas características provoque el cierre de las fábricas, finiquitando el negocio de unos y el trabajo de otros.

¡Menos mal que alguien inventó el motor! Puente levadizo en el Forte de Santa Luzía. Elvas (Portugal).

¡Menos mal que alguien inventó el motor! Puente levadizo en el Forte de Santa Luzía. Elvas (Portugal).

(más…)

¿QUÉ FUE DE LOS MERCADOS QUE NO VENDÍAN HUMO?


Fue Warren Buffet, que por cierto no es ningún lego en esto de las operaciones financieras quien definió los contratos de derivados como bombas de tiempo, tanto para las partes que negocian con ellos, como para el sistema económico. Y no lo ha dicho ahora, una vez que la crisis financiera ha cumplido seis años desde que estalló la tristemente famosa burbuja subprime. Lo hizo en 2002, en el Informe Anual de la empresa que dirige – Berkshire Hathaway – donde afirma que los derivados son armas financieras de destrucción masiva que conllevan peligros, latentes por ahora, pero potencialmente letales.

Hasta el Lakenhalle (Mercado de los paños) de Brujas arribaba la lana de Castilla en la Edad Media.  Brujas (Bélgica).

Hasta el Lakenhalle (Mercado de los paños) de Brujas arribaba la lana de Castilla en la Edad Media. Brujas (Bélgica).

Entonces, si hace más de un decenio alguien tan respetado en los mercados financieros como el Oráculo de Omaha alertaba contra las operaciones con derivados, ¿porqué se han seguido utilizando y por qué han dejado tantos cadáveres en el campo de batalla de esta crisis? ¿Por qué se han comercializado tomando como cliente a cualquiera sin formación financiera ni necesidad de ellas? ¿Existe realmente una nueva economía? ¿El mercado financiero es diferente al de otras épocas?

Es evidente que la revolución tecnológica nos ha permitido realizar en segundos complejas operaciones financieras que, tan sólo unos años antes, hubieran requerido semanas de trabajo de un amplio grupo de técnicos. Esa es la aportación capital de la informatización de los mercados, la rapidez. Pero si, por ejemplo, Cósme de Médici o cualquiera de sus competidores coetáneos apareciera, gracias a alguna pócima de bruja o máquina del tiempo, en una de nuestras sucursales bancarias podría creer que los ordenadores son obra del diablo pero estoy seguro de que ninguna de las operaciones que en ellas se realizan llegaría a sorprenderle. Puede que necesitara algún pequeño aggiornamento financiero, pero nada más. (más…)

A %d blogueros les gusta esto: