EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Cuaderno de Bitácora » ¿Y eso de gestionar?

Category Archives: ¿Y eso de gestionar?

ESCLAVOS DEL PROCEDIMIENTO


Establecer procedimientos en cualquier organización es útil porque, aunque no siempre simplifica los modos de respuesta a los problemas, al menos los unifica. El problema surge cuando el procedimiento nos pone anteojeras como a los burros que movían la noria y renunciamos a la eficiencia por la disciplina y al beneficio por el respeto a la norma.

Como además, cualquier organización tiende a sufrir las consecuencias de la Ley de Parkinson que sostiene acertadamente que el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para su realización, los procedimientos suelen hacerse más complejos conforme se pretenden mejorar hasta convertir la compra de un paquete de folios en una ceremonia más alambicada que el Cónclave que elige al Santo Padre y con más parafernalia que la coronación del rey de Inglaterra en la Abadía de Westminster. (más…)

Anuncios

CUANDO CAMBIAR ES SER OTRO


El miedo al cambio es connatural al ser humano. Una de las frases más escuchadas en todas las empresas es esa que justifica cualquier procedimiento con un aquí, siempre se ha hecho así. Pero si difícil es modificar las formas mucho más complejo es eliminar el fondo de una empresa. Y sin embargo, asumir que nuestro negocio ya no tiene mercado es imposible de obviar cuando la realidad, siempre tozuda, nos deja claro que lo que hacemos ya no le interesa a nadie.

RELOJ DE SOL. ÚBEDA (ESPAÑA)

RELOJ DE SOL. ÚBEDA (ESPAÑA)

(más…)

PREOCUPARSE… ¿AYUDARÍA?


El puente de los espías (Steven Spielberg, 2015) cuenta la historia del abogado neoyorkino James B. Donovan que tras hacerse cargo, en 1957, de la defensa de Rudolf Abel, un espía soviético nacido en Inglaterra y de origen ruso-alemán cuyo verdadero nombre era Vílyam Fisher, se vio involucrado en la negociación que llevó a su intercambio en 1962 con Gary Powers, piloto del avión espía U2 y Frederic Pryor, un estudiante estadounidense detenido en el Berlín Este y acusado falsamente de espionaje por el gobierno comunista de la RDA.

A lo largo de la película, la mano maestra de Spielberg nos presenta a una serie de personajes que aún viviendo situaciones absolutamente críticas y de riesgo extremo no abandonan la flema, ni dejan de recurrir al raciocinio y al análisis, ni pierden su capacidad de gestión; actitudes todas ellas muy necesarias cuando se trata de resolver problemas con cierta garantía de éxito.

EL VIEJO CHECKPOINT CHARLIE EN LA FRIEDRICHSTRASSE. BERLÍN (ALEMANIA)

EL VIEJO CHECKPOINT CHARLIE EN LA FRIEDRICHSTRASSE. BERLÍN (ALEMANIA)

(más…)

NO HAY QUE FINANCIAR A LAS EMPRESAS


Ahora que parece que vuelve el crédito se ha convertido en el lema de una campaña publicitaria en la que participaran todas las fuerzas vivas del país, no estaría de más dejarle claro, sobre todo a los representantes empresariales que el préstamo es la base del negocio bancario y por tanto, resulta fundamental que genere beneficios al prestamista.

Resulta demasiado preocupante escuchar que los bancos deben financiar a las empresas porque es fundamental para la actividad económica del país y para su propia estabilidad financiera; porque si no fluye el crédito las empresas no podrán asumir sus obligaciones corrientes, ni ampliar sus actividades, ni realizar nuevas inversiones, porque es la única manera de generar empleo y reducir el paro y porque …

Pero realmente, financiar a las empresas, así de modo genérico, es el mayor error bancario que puede cometerse. Porque, en definitiva, desde el punto de vista financiero ¿qué es una empresa? Una compañía mercantil – o una firma como se decía antiguamente – es una persona jurídica con un objeto social, es decir, un proyecto de negocio. Cuando se constituye una sociedad o simplemente cuando alguien inicia una actividad profesional, comercial o mercantil decide dedicarse a algo y lo primero que hace es anunciarlo al mercado mediante los medios que crea más eficaces.

Por ese motivo, una empresa, desde el punto de vista estrictamente financiero que es el que debe preocupar a un banco a la hora de prestar cualquier tipo de financiación no es nada. A lo sumo es el continente de una estructura productiva cuyo objetivo final ha de ser el de generar beneficios que remuneren el capital invertido. Y en caso de no ser así se reducirá a un simple cascarón vacío. (más…)

LA PERFECCIÓN ES BLASFÉMICA


Recuerdo el asombro con el que hace ya bastantes años escuchaba absorto a uno de mis profesores contar como en los años sesenta del pasado siglo, una pequeña Caja de Ahorros había tenido que abonar a sus empleados, en concepto de horas extras, el equivalente a más de mil veces el descuadre contable de nueve pesetas que el Departamento de Contabilidad había detectado y que, lógicamente, tenía como origen un error de los mismos contables que cobraron por encontrarlo y corregirlo. Eran tiempos en los que la contabilidad de una empresa se llevaba a mano en enormes libros cuyos datos, a su vez, se resumían y agrupaban en otros volúmenes, no menos gruesos y pesados.

Imagen del libro "La ciencia del Comercio" de don Manuel Fernandez Font publicado en Valencia a principios del siglo XX.

Imagen del libro “La ciencia del Comercio” de don Manuel Fernandez Font publicado en Valencia a principios del siglo XX.

Y así, había un Libro Diario y un Mayor y otros varios para los Balances, el general y el de Sumas y Saldos. Conceptos todos ellos que aún usan quienes se mueven en el mundo de la contabilidad, pero también la llevanza y teneduría de libros – pues de esa forma tan exquisita se denominaba entonces eso que hoy llaman lo de la contabilidad – exigía anotar cada movimiento en otros cuantos registros como el Libro Borrador del Diario, el Auxiliar de Caja, el de Efectos a Cobrar y negociar que complementaba al de Obligaciones a Pagar, el de Ventas de Almacén, el de Facturas Emitidas y el de Recibidas, el de Pedidos y algunos más entre los que siempre, para mí, ha destacado por curioso, el que lucía el título más delicioso, evocador y romántico de todos ellos, el Libro Copiador de Cartas y Telegramas.

(más…)

HAY QUE TRABAJAR MENOS… Y GANAR MÁS


Decía el inefable señor Díaz Ferrán, entonces presidente de la ínclita CEOE, y antes de dar con sus huesos en la cárcel como consecuencia de un ejercicio poco ético y algo distraído de su labor empresarial que los trabajadores españoles deberían acostumbrarse, y cito textualmente, a cobrar menos y trabajar más. Que el presidente de los empresarios de un país que aspira a permanecer entre los más desarrollados el mundo y en pleno siglo XXI se descolgara con una declaración propia de los inicios del XIX fue una clara muestra del nivel de desconcierto que sufre una parte importante del empresariado español y de la mentalidad anacrónica que subyace bajo una aparente imagen de modernidad, más publicitaria que real.

(más…)

¿TRABAJAR O PRODUCIR?


La necesidad que tiene cualquier ser humano de descansar, de abandonar la rutina, de disfrutar del ocio, se explica en la propia etimología del término vacación, nacida del latín vacatio, cese de toda actividad habitual. Pero esa realidad, hoy admitida por todos era ajena al mundo de las relaciones laborales. Por eso, cuando el 20 de junio de 1936, el parlamento francés aprobó la norma que reconocía el derecho de todo trabajador a disfrutar de quince días de vacaciones remuneradas, marcó un hito en la historia moderna. Hasta ese momento, las vacaciones eran algo sólo al alcance de quien podía asumir, no ya su coste, sino la pérdida de ingresos que suponía abandonar durante un período de tiempo su trabajo o negocio.

Como en tantas ocasiones de la historia, los acontecimientos se desarrollaron a toda velocidad y casi sin esperarlo la mayoría del país. El 3 de mayo, el Front Populaire ganaba las elecciones. Y en junio, se producía toda una cadena de hechos inesperados sólo unas semanas antes; el día cuatro, el presidente Albert Lebrun, un moderado católico de derechas, encargaba a Leon Blum la formación del primer gobierno socialista en la historia de la III República francesa; el once, ese mismo gobierno conseguía que el parlamento aprobara la semana laboral de cuarenta horas y el veinte, las vacaciones remuneradas que empezarían a disfrutarse… ese mismo año. A todo ello se añadió un descuento en el boleto de vacaciones anuales que comercializaban los ferrocarriles franceses y seiscientos mil trabajadores se echaron el petate al hombro y se dirigieron a la costa, a la montaña o a los pueblos del interior para disfrutar de sus primeras vacaciones remuneradas.

La Estación d'Orsay (hoy Museo) desde la que partirían miles de trabajadores a disfrutar sus primeras vacaciones en 1936.

La Estación d’Orsay (hoy Museo) desde la que partirían miles de trabajadores a disfrutar sus primeras vacaciones en 1936.

(más…)

TRAS LA DAMA DEL PERRITO


Sólo Marcello Mastroianni podía encarnar a Romano Patroni, el protagonista indiscutible de esa hermosa joya del cine que es Ojos negros. Sólo el viejo histrión tenía tablas para emocionarnos con su interpretación. Sólo el gran Marcello sería capaz de hacernos amar y odiar a ese vencido Casanova que, aburrido en el restaurante de un lujoso crucero, siente avivarse en su corazón toda la pasión de que es capaz en cuanto descubre que el sofocado caballero que acaba de acercársele se llama Pável y que además, es ruso. Y sólo por ello, casi le considera el más íntimo de sus amigos y le cuenta, sin pudor ni vergüenza alguna, su hermosa historia de amour fou. (más…)

EL PINTOR DE BISONTES


Es curioso el numantinismo que aparece en casi todas las organizaciones siempre que se plantea algún cambio en los procedimientos instalados. Es paradójico que la resistencia al cambio – a cualquier cambio, sin dejarle siquiera la posibilidad de prueba y sin analizarlo – sea una actitud tan habitual del ser humano a la vez que la humanidad, como grupo, disfruta de una clara vocación de mejora y avance permanente. Parece como si aquella frase que se atribuye a san Bernardo de Claraval y que declara a la novedad, madre de la temeridad, hermana de la superstición e hija de la ligereza constituyera el lema y principio básico de cualquier estructura social, política o empresarial. Para el santo cisterciense y con él, para demasiados de los que nos rodean, la novedad nace de la ligereza, de cualquier impulso poco meditado y caprichoso y  desemboca en pura temeridad, esa actitud de quien, como decían los viejos toreros deja de ser valiente cuando en vez de respetar al toro, lo provoca. Lo de la superstición siempre lo he entendido menos pues parecería que todo aquello que aparece como novedoso sea extraño a la razón o a la fe religiosa.

ABADÍA DE SAN PEDRO. SALZBURGO (AUSTRIA)

ABADÍA DE SAN PEDRO. SALZBURGO (AUSTRIA)

Bien es cierto que al otro extremo del numantinismo resistente también nos encontramos con los que se adhieren a cualquier novedad por el simple hecho de serlo pues, en palabras de don Francisco de Quevedo, ninguna cosa despierta tanto el bullicio del pueblo como la novedad. Porque no es extraño que a lo nuevo se le reconozcan todo tipo de virtudes por el simple hecho de serlo, o de aparentarlo. ¿O no hemos visto demasiados deslumbramientos con la nueva economía, las puntocom  o el wifi gratuito de Gowex que tanto nos ha sobresaltado en España, este pasado verano?

(más…)

LA ENTROPÍA ES OTRA FORMA DE ORDEN


Probablemente recordarán haber estudiado en el bachillerato las leyes de la termodinámica y es muy posible que les quedara grabada esa idea de que la naturaleza tiende al caos que es la forma coloquial en la que resumimos la formulación académica de la Segunda Ley que es, si no recuerdo mal, del tenor siguiente: En todo sistema aislado la entropía permanece constante o tiende a aumentar espontáneamente.

Embarcados.

Embarcados.

Volvamos a las aulas de nuestra adolescencia. Si a un tubo de ensayo lleno de gas y cerrado le quitamos el tapón, las moléculas de gas saldrán y se moverán libremente. Para la física eso significa que se desordenan. El proceso inverso jamás se ve en la naturaleza ya que no se conoce ningún caso en el que un grupo de moléculas de gas decidan entrar espontáneamente a un tubo de ensayo con intención de ordenarse. Otra cosa es que las forcemos a entrar. Así que el estado normal de un sistema sobre el que no se ejerce acción alguna es el de máximo desorden o entropía al que curiosamente se le denomina equilibrio termodinámico. Aquí, equilibrio y orden son conceptos antagónicos o lo que es lo mismo, ordenar un sistema equivale a  alejarlo del equilibrio en el que, por decirlo de alguna manera, las moléculas se autoorganizan. Otra cosa es que esa organización no responda a lo que se quiere entender por orden, quizá porque en el fondo, el ejercicio de la libertad – hasta para las moléculas de gas – suele estar muy mal visto. (más…)

EL TIEMPO Y LOS TIEMPOS


Si visitan y pasean por Cambridge, la exquisita y deliciosa ciudad universitaria inglesa, descubrirán, en la esquina de Benet con Trumpintong una curiosa estructura dorada empotrada en la pared de la Biblioteca Taylor: es el Reloj Corpus. Diseñado por John C. Taylor e inaugurado por Stephen Hawking en septiembre de 2008, toma su nombre del Corpus Christi College del que fue miembro Taylor y en cuya fachada se expone. El reloj no tiene manecillas ni números y simula una rueda dentada que avanza gracias al movimiento de un insecto devorador que recuerda a un saltamontes y a quien su creador denominó Cronófago – el comedor de tiempo. La característica más curiosa del ingenio reside en que solo da correctamente la hora cada cinco minutos. Durante el resto del tiempo, el péndulo se acelera o ralentiza de modo aleatorio. La idea que quiere reflejar es la de la irregularidad de la vida, el avance inexorable pero también errático del tiempo y la diferente percepción que cada uno tenemos del mismo. Un planteamiento tan hermoso como irrefutable y tan inquietante como cierto.

Reloj CORPUS. Cambridge. (Reino Unido).

Reloj CORPUS. Cambridge. (Reino Unido).

Aunque el futuro – en palabras de C. S. Lewises algo que cada cual alcanza al ritmo de sesenta minutos por hora, haga lo que haga y sea quien sea, nadie puede negar que no siempre lo sentimos así y que hay días en los que el tiempo corre veloz y otros en los que se demora con desesperante lentitud. Los tiempos, o lo que es lo mismo, la forma en la que cada uno gestiona esa magnitud neutral que avanza a ritmo constante suelen ser muy distintos entre sí. Y es muy posible que cuando implicamos a un grupo de personas en cualquier evento, sólo en determinadas ocasiones, seamos capaces de coincidir temporalmente de modo coordinado y eficiente. (más…)

EL ROMPECABEZAS DEL CASTILLO


Amanece una fría mañana de reyes en una pequeña ciudad de España a mediados de los setenta y la misma imagen se repite en miles de casas; niños somnolientos pero nerviosos, padres felices y a la expectativa, sonrisas… Unos cuantos regalos a los pies de la mesa del salón y sobre ella, la bandeja con mantecados y licores para los Reyes Magos. Y a un lado, algo apartado, el cubo con agua para los camellos.

En aquellos años, los niños de la generación del baby boom fantaseábamos con recorrer el mundo. Hoy no hemos conseguido viajar tanto como soñamos pero si mucho más de lo que honradamente creímos posible. Entonces, la mayoría no conocían más que donde vivían, muchos empezaban a frecuentar lugares de veraneo que en unos años serían destinos masivos y algunos había que conocían otros países, aunque la mayoría de estos últimos si había cruzado las fronteras era a causa de la emigración.

PUZLE ROMPECABEZAS CASTILLO

CASTILLO DE LOS LIECHTENSTEIN. VIENA (AUSTRIA)

Entre los regalos, llaman a atención dos cajas grandes. La mayor está ilustrada con una imagen romántica de castillo bávaro de Neuschwanstein que entonces no era conocido aún como el de la Bella Durmiente de Eurodisney porque en aquellos tiempos, el dueño de la lámpara maravillosa todavía se llamaba Aladino y no se parecía a Tom Cruise. La portada de la más pequeña era también un castillo, más aún de cuento de hadas, el de los Liechtenstein en las cercanías de Viena. Mientras el padre inmortaliza el momento con una cámara Agfa, que los niños de hoy analizarían del mismo modo que un ánfora romana, la madre pregunta:  (más…)

MARACANAZOS EMPRESARIALES


El evidente y desgraciado fracaso de la selección española en el Mundial de Brasil refleja las consecuencias de una actitud demasiado habitual en la organización y devenir de grupos humanos; el miedo o la resistencia a la renovación ordenada en las organizaciones de éxito. El fútbol, como todo deporte de equipo, es un paradigma de la gestión de personal. Requiere una estructura definida, alguien que actúe como estratega – el entrenador es el equivalente al Consejero Delegado de una compañía –, quien se responsabilice de la táctica – el líder de juego o el Director General – y hasta quien aporte auctoritas o autoridad moral – los referentes en la estructura empresarial o quienes lideran el vestuario en un equipo deportivo – así como los responsables de la logística, sean utileros o ayudantes. Un grupo cohesionado, actúe en un campeonato deportivo o en el mercado, consigue los objetivos que se plantea, siempre que la mayoría del equipo los desee y sean posibles, cuantificables, comprensibles y consensuados.

viena monumento a francisco jose en burggarten

Francisco José de Austria. Un reinado del éxito al fracaso. Monumento en Burggarten (Viena)

Ante los éxitos, no siempre solemos reaccionar con humildad o magnanimidad. Es difícil y sin embargo, esta selección lo ha conseguido en los últimos años aún alzándose de modo consecutivo con dos títulos continentales (2008 y 2012) y uno mundial (2010), proeza que nadie había logrado hasta este momento. Lo habitual es que el triunfo ensoberbezca o al menos, dé lugar a un cierto orgullo mal entendido. Superar estas tentaciones es muy complejo pero las grandes empresas se caracterizan por respetar la competencia y a competidores, clientes y proveedores así como al propio mercado. De ese difícil equilibrio entre humildad y orgullo surgen los líderes. (más…)

ENTRE LEALES Y FIELES


Recuerdo una famosa campaña publicitaria de finales de los ochenta. Un perro tristón, parado en medio de la calzada de una carretera – aún no había tanta autovía – nos miraba con ojos mohínos e infinita pena. A pie de cartel, un lema impactante: Él nunca lo haría. No lo abandones. La visión del pobre animal dejado a su suerte en medio de la noche me provocaba tanta congoja como rabia el mensaje implícito que al menos yo recibía: el perrito no lo haría aunque tú – refiriéndose al dueño – sí lo hayas hecho.

Tomar como ejemplo para un ser humano racional y libre, la imagen del perrito fiel, que haga lo que haga su dueño siempre estará a su lado, me enerva. Soy incapaz de entenderla. Quizá por eso, creo que es muy importante separar dos conceptos que suelen tenerse por sinónimos y no lo son; lealtad y fidelidad. La etimología, que suele ser aclaradora, nos marca la primera diferencia. Ambas proceden del latín, lealtad de legalitas y esta de lex (ley) y fidelidad de fidelitas, que a su vez deriva de fides (fe).

Fieles son los que se mantienen junto a alguien por mera fe, leales los que lo hacen por razón de legalidad, de compromiso, de libre acuerdo, en definitiva. Un ser humano puede ser fiel a una idea pero cuando lo es a una persona renuncia a una de sus mayores capacidades, la racionalidad. En cambio, la lealtad no es posible desde la ceguera de la sinrazón. (más…)

FIDELIDADES SUICIDAS


La Segunda Guerra Mundial da sus últimos estertores. Los aliados han tomado París y el fin de la tragedia parece más cercano que nunca. La cámara nos adentra en un pueblecito semiderruido en lo que hasta hace muy poco era el frente occidental. Dos tipos de uniforme, entrados en años y con aire muy poco marcial pasean entre las ruinas. Suena una detonación sorda. En un acto reflejo se parapetan tras una pared. El disparo proviene de un edificio abandonado. El más joven y atlético cruza la plaza en zigzag mientras su compañero le cubre. Una vez dentro de la casa encuentra al francotirador. Lo tiene a tiro pero no le dispara. Es un adolescente, casi un niño, enfundado en un siniestro uniforme nazi. Esta escena de The Monuments Men sólo refleja la realidad de aquellos últimos meses de locura hitleriana en los que millares de chiquillos de las Hitlerjugend fueron enviados al frente para ser masacrados, obligados por su Reichswehreid, el juramento de fidelidad ciega al Führer de un imperio que iba a durar mil años y que apenas cumplió la decena.

Es lógico preguntarse como aquel veterano de guerra, acomplejado y maníaco que – en palabras de Chaplin – le había copiado el bigotito a Charlot, pudo abducir a una sociedad estable, culta y desarrollada como la alemana hasta el extremo de convertir a sus ciudadanos en esclavos de una ideología tan destructiva y criminal como el nazismo. Todos los historiadores coinciden en que la humillación de Versalles fue un caldo de cultivo idóneo para un líder que emergió con inusitada fuerza en la durísima crisis económica y social posterior a la caída del II Reich.

(más…)

A %d blogueros les gusta esto: