EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Finanzas para todos » Cosas de las Finanzas » Dirección Financiera

Category Archives: Dirección Financiera

BALANCE DE LAS RELACIONES BANCARIAS


No cabe basar las relaciones con un banco en una serie de promesas y comentarios verbales. Se trata de una relación mucho más profunda que la que mantenemos con proveedores o clientes y en la que ambas partes se juegan mucho dinero. Por tanto, hay que cuantificar los compromisos y asumir que los límites siempre los pondrá el banco –parte fuerte de la relación- cuando no alcance un nivel de rentabilidad mínimo o sospeche que la reducción de la solvencia real de su cliente puede poner en riesgo en riesgo la recuperación de su inversión. Si se equivoca y mantiene el crédito a un cliente con problemas de gestión o de solvencia acabará perdiendo su posición de preeminencia y se convertirá en el más perjudicado por la quiebra del cliente. Ya dijo Keynes que si debo mil libras a un banco tengo un problema, si debo un millón, el problema es del banco. Por todos esos motivos la relación ha de ser muy profesional. (más…)

LA POLÍTICA BANCARIA DE LA EMPRESA


La función del Director Financiero tiene ciertos paralelismos con la que puede desarrollar un Director de Compras pero también es cierto que, dadas las peculiaridades del mercado financiero, no son en absoluto similares. Una cosa es plantear que la gestión de la tesorería es algo así como la compra de liquidez y servicios financieros y otra muy diferente entender que la banca es un mercado con tantos agentes como cualquier otro o que los productos financieros son todos iguales. Por ese motivo, una empresa bien gestionada debe diseñar una política bancaria bien definida. (más…)

¿A QUIÉN PAGO PRIMERO?


Cada vez que una empresa sufre tensiones de liquidez se presenta, ante su equipo directivo, el mismo dilema, ¿a quién pago antes? Es claro que cuando no se dispone de suficiente dinero para atender la obligaciones de la compañía hay que determinar el orden de pago o, cuando menos, las prioridades a cubrir. Como señalamos en otra de estas notas dedicada al ciclo de tesorería la gestión del efectivo, a la hora de los pagos, se reduce a cuatro grupos muy definidos: Proveedores y acreedores; Trabajadores; Administraciones Públicas y Entidades financieras. (más…)

TENSIÓN DE LIQUIDEZ Y CRISIS DE SOLVENCIA


Una de las principales cuestiones a detectar en una empresa con problemas financieros es si estos se deben a una mera crisis de liquidez o a un problema de solvencia. Es evidente que las consecuencias de cada uno de ellos son muy diferentes y que las soluciones a aplicar, no sólo difieren sino que podrían llegar a ser contraproducentes.

Como comentamos en su día en las distintas Notas dedicadas a tratar el Ciclo de Tesorería el primer error que se comete en gran número de empresas es el de confundir el beneficio con la caja. Un viejo adagio financiero concluye que el beneficio es una opinión y la caja una realidad. Aún así, podemos disfrutar de una caja potente y estar a las puertas de la quiebra, del mismo modo que en el otro extremo negativo nuestra sequía de numerario puede convivir con una empresa de elevada rentabilidad. Todo es cuestión de cómo gestionemos nuestra tesorería y del correcto acompasamiento de cobros y pagos. (más…)

LOS RIESGOS FINANCIEROS FUERA DE BALANCE


Uno de los mayores problemas con los que se encuentran habitualmente los analistas es detectar todos los productos o situaciones de riesgo que no aparecen registrados en la contabilidad de las compañías, lo que se denomina operaciones fuera de balance que pueden definirse como aquellas operaciones que no implican un movimiento inmediato de efectivo, por lo que no se contabilizan en cuentas patrimoniales, aunque plantean riesgos financieros futuros, incidiendo en el resultado y poniendo en duda la viabilidad de la compañía.

El Balance es la foto fija de una realidad en movimiento como es la empresa. Por tanto, siempre es bueno disponer de una secuencia de ellos (trimestrales o semestrales) para poder detectar con certeza la situación financiera de cada compañía. Y por otra parte, tampoco hay que olvidar que los Balances Oficiales que sirven para formular las Cuentas Anuales se preparan para ofrecer la mejor imagen posible.

Podemos, por tanto, separar los Productos de Riesgo según aparezcan o no en el Balance. (más…)

UNA APROXIMACIÓN A LOS DIVERSOS RIESGOS FINANCIEROS


Sabemos que el riesgo puede definirse como la contingencia o posibilidad de que algo suceda o la proximidad de un peligro o daño. Financieramente, el riesgo es una situación en la que no existe garantía de éxito, lo que en términos puramente económicos se relaciona siempre con la posibilidad de obtener beneficios. Por tanto, es una característica connatural a la actividad empresarial y esa es la razón por la que debe analizarse y valorarse, con idea de reducir al mínimo sus efectos negativos y aprovechar los positivos.

La incertidumbre se refiere a la posibilidad de que se produzca una pérdida, al momento de producirse y a la cuantía de la misma. El riesgo puede derivarse de la propia actividad. En este caso se denomina operativo y si nace del resto de actividades, puede ser financiero, – propio de las operaciones de financiación – o extraordinario – del resto.

Dado que toda empresa requiere financiación, el riesgo de tipo de interés siempre afecta a la cuenta de resultados. En el caso de las compañías que tengan negocios en el extranjero, adquieran materias primas o cualquier otro suministro significativo porcentualmente sobre su facturación y, por supuesto, todas aquellas que tengan como objeto el comercio internacional – importación y exportación – deberán gestionar también el riesgo de tipo de cambio y el denominado riesgo país. (más…)

INVERSIÓN Y GASTO, REALIDADES DISTINTAS A FINANCIAR


Inversión y Gasto no son conceptos idénticos, aunque ambos acaban convirtiéndose en un Pago. Es importante diferenciarlos porque, a efectos financieros, su impacto en el Balance, en la Tesorería y en la Política de Gestión de la empresa pueden ser determinantes. Por otra parte, no es fácil, en abstracto, separar uno y otro concepto ya que para su calificación es imprescindible conocer la estructura de negocio del adquirente. Parecería claro que un vehículo industrial – por ejemplo, un camión o una furgoneta – deberían considerarse inversión y no así un turismo. Sin embargo, una furgoneta puede utilizarse también – pensemos en una microempresa – como transporte privado y un turismo puede formar parte de una flota de vehículos de alquiler o usarse como taxi por un autónomo. En esos casos, sería claramente, una inversión.

Podemos definir la Inversión como la renuncia a los rendimientos inmediatos y razonablemente ciertos que podríamos obtener de determinados recursos financieros, a cambio de una previsión de beneficios futuros que esperamos que sean superiores a aquellos a los que renunciamos y que se derivarán la rentabilidad producida por los bienes o servicios adquiridos. (más…)

LA OPTIMACIÓN DE LOS RECURSOS FINANCIEROS


Los recursos financieros son escasos. Esa es la razón de que deban ser productivos. Si disponemos de capital y no lo invertimos – sea en generación de negocio o en caso de no ser posible, en productos financieros – la rentabilidad de la empresa respecto a sus fondos propios caerá y estaremos perjudicando a los accionistas.

Por ese motivo y porque todo negocio puede reducirse a un flujo de caja fundamental optimar los recursos financieros de que dispongamos e intentar convertir la Tesorería en un centro de beneficio. (más…)

EL ANÁLISIS DE SITUACIÓN DE LA TESORERÍA


Ante la imagen fija que presenta un Balance contable, la Gestión de Tesorería debe buscar una visión dinámica de la empresa. Podríamos decir que la diferencia entre contabilidad y gestión financiera es la misma que hay entre la fotografía y el cine. Para conseguirlo, debemos realizar una serie de cálculos previos que nos permitan hacernos una idea de la posición de liquidez inmediata y de la que puede preverse para determinados plazos (tres, seis y doce meses). Sólo de ese modo podremos obtener una idea clara de la estructura general de la tesorería del negocio.

Debemos concretar una serie de datos que nos permitan establecer un Cuadro de Mando, como son:

1.- Plazo de Cobro:Debemos calcular el plazo medio ponderado de cobro de nuestras ventas.  No nos referimos al tiempo de aplazamiento sino al período efectivo de cobro, es decir el ciclo de maduración. De este modo, para poder establecer una estructura unitaria reduciremos todas las ventas a una sola por el total, que se realiza cada t días.

(más…)

PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA TESORERÍA


Para obtener una acertada gestión de la tesorería debemos tener en cuenta una serie de ideas básicas:

1.- El dinero tiene un coste alternativo en función del tiempo: No es lo mismo cobrar una cantidad hoy que dentro de tres meses y del mismo modo no es igual pagar hoy que dentro de tres meses. Estas afirmaciones son evidentes ya que la posibilidad de disponer de efectivo nos permite reinvertirlo mediante compras de mercaderías o materiales destinados a nuestra producción o realizar operaciones financieras remuneradas. Si conseguimos invertir la tendencia usual a financiarse externamente por otra de autofinanciación mediante los recursos propios aumentaremos nuestros beneficios y elevaremos la solvencia general de la empresa. La gestión de tesorería se preocupará de:

a.- Evaluar que cifras pueden cobrarse antes o pagarse después, y como hacerlo, sin intervenir en las variables de marketing frente a nuestros clientes y proveedores. Se trata de revisar los procesos ocultos en los cobros y pagos que puedan afectar a nuestra liquidez.

b.- Identificar los costes marginales que nos va a suponer cada unidad monetaria financiada o que podemos obtener de cada unidad monetaria invertida, pues ahí tendremos importantes índices de evaluación de beneficios.

2.- El concepto bancario de valoración: Toda empresa mantiene importantes relaciones con las entidades financieras. Las transacciones bancarias son firmes el día que efectivamente son incorporadas al saldo a efectos del cálculo de intereses a favor o en contra. Por tanto, la fecha valor es independiente del día de la contabilización de la operación.

(más…)

EL CICLO DE TESORERÍA


La primera clave para controlar el Capital Circulante, que es el concepto que recoge nuestras disponibilidades, es reducir al mínimo la cantidad invertida en el ciclo de maduración. Puede calcularse mediante cualquiera de estas expresiones:

Capital Circulante = Activo Circulante – Fondos Ajenos a Corto Plazo.

Capital Circulante = Capitales Permanentes – Activo Inmovilizado Neto.

 El Activo Circulante: es la suma del Activo Disponible (Caja y Bancos) más el Realizable Cierto (Clientes) y las Existencias.

Los Fondos Ajenos a Corto Plazo recogen la Financiación obtenida a menos de un año de entidades financieras y proveedores.

Los Capitales Permanentes son los Fondos Propios y Ajenos a largo plazo (Capital, Reservas y Financiación ajena a largo plazo)

Y el Activo Inmovilizado Neto es el Activo Inmovilizado tras deducirle las Amortizaciones.

(más…)

TESORERÍA: TIPOS DE EMPRESA


En principio y dependiendo únicamente de la relación establecida entre el tipo de pago de las compras y de las ventas podemos establecer cuatro tipos básicos de empresa:

1.- Empresas que compran y venden al contado: En ellas, el ciclo de maduración y las consecuencias que va a producir en la tesorería dependerá del período que media entre la entrada en almacén de la mercancía y su salida. Pueden darse dos circunstancias diferenciadas:

Empresa tipo I: Si el plazo de venta expresado en días es cero, el ciclo de maduración será nulo y no tendrá consecuencias financieras ni incidencia en el beneficio.

Tesorería. Empresa Tipo I.

Tesorería. Empresa Tipo I.

Empresa tipo II: Si el plazo de venta expresado en días es mayor que cero, el ciclo de maduración será positivo. Como consecuencia financiera surgirá la necesidad de financiar las compras dando lugar a gastos financieros que reducirán el beneficio. Supongamos un plazo de venta de treinta y cinco días; como pagamos la compra en cero y recibimos el precio de la venta en + 35, tendremos que financiar esos treinta y cinco días.

Tesorería. Empresa Tipo II.

Tesorería. Empresa Tipo II.

(más…)

LA GESTIÓN DE LA TESORERÍA


La gestión de tesorería pretende optimar los beneficios finales de toda empresa mediante la mejora de sus resultados financieros. Para ello, debemos proceder al análisis de situación, diagnosticando los posibles males o aspectos mejorables y por último aportar soluciones para mejorar la gestión de los ingresos y reducir los gastos financieros convirtiendo la tesorería en un centro de beneficio, siempre que sea posible,. Todo ello repercutirá directa y positivamente en los beneficios empresariales.

Su base teórica y analítica consiste en la reducción de toda empresa a un simple flujo de liquidez monetaria, con independencia del tipo de negocio ante el que nos encontremos. Nos resulta indiferente si aquella empresa que estudiamos se dedica a la fabricación, distribución o comercialización de productos o a la prestación de servicios.

Debemos señalar inicialmente que el objeto de nuestro estudio es el flujo de pagos y cobros. Nos referimos por tanto a un concepto no contable; el principio a seguir no es el de devengo sino el de flujo de caja, es decir, el cash-flow entendido en su acepción original. Por diferencia entre ingresos y gastos, imputados correctamente, obtenemos el Beneficio contable. La diferencia ente cobros y pagos nos da el saldo de tesorería. Resulta evidente que son conceptos distintos; una empresa sin beneficios puede tener saldo disponible de tesorería y viceversa.

(más…)

A %d blogueros les gusta esto: