EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Finanzas para todos » Fraudes y gracietas

Category Archives: Fraudes y gracietas

LA GRANDE THÉRÈSE


Coincidiendo casi temporalmente con nuestra doña Baldomera, apareció en Francia otro fraude piramidal si bien con más ínfulas y una desbordante fantasía. Pues si a la española llegaron a llamarla la madre de los pobres, su homóloga francesa prefirió moverse entre las altas esferas de la III República, inaugurando la versión chic y de altos vuelos de estos fraudes financieros que tan bien ha personificado el hoy encarcelado de por vida, Bernard Madoff.

Madame Thérèse Daurignac que llegó a ser conocida como la grande Thérèse, estaba casada con Frédéric, hijo de Gustave Humbert, diputado, senador y durante un breve período de 1882, Ministro de Justicia y Cultos en el gobierno de Charles de Freycinet.

El lujoso foyer de la Ópera Garnier. París (Francia) por donde más de una vez se luciría la grande Thèrése.

El lujoso foyer de la Ópera Garnier. París (Francia) por donde más de una vez se luciría la grande Thérèse.

Thérèse era hija de un mago pero decidió mostrar sus dotes de prestidigitación no en la pista del circo, sino en el parqué de las finanzas. Era una estafadora nata y tenía una enorme capacidad para embaucar a la gente. De hecho, su matrimonio no está exento de fraude y engaño. Cuando conoció al que luego sería su esposo, era una chica sencilla y regordeta que se ganaba la vida como lavandera en la casa familiar de los Humbert. Y como en todo fraude que se precie, en este también ocurrió que timador y timado se movían por intereses similares. La lavandera convenció al joven retoño de que siendo una niña había caído en gracia a mademoiselle de Marcotte que al no tener hijos se había encaprichado de ella legándole sus fincas, su castillo y todo su patrimonio. Y puesto que ya tenía una avanzada edad, en muy poco tiempo Thérèse se convertiría en una gran dama de inmensa fortuna. El hijo del prominente político no debía ser una lumbrera ya que es difícil de entender que la heredera de una riquísima anciana cuyo final se acerca, se gane la vida como lavandera y no esté junto al lecho de su benefactora acompañándola en sus últimos días y disfrutando de la posición que podría ofrecerle. Lo que nadie puede negarle es que lo que le faltaba en seso le sobraba en interés y cara dura. (más…)

Anuncios

DOÑA BALDOMERA


Hemos dedicado dos de las últimas Notas a los negocios piramidales y a las pirámides fruto de la exuberancia financiera y creo que puede resultar interesante hacer un pequeño repaso sobre algunos de esos fraudes que, como el famoso timo de la estampita, no por conocidos y aunque se relaten mil veces dejan de aparecer de cuando en cuando.

En casi todo el mundo, quizá por la influencia de la bibliografía en inglés, se denominan a estos fraudes esquemas Ponzi en recuerdo de Charles Ponzi, un emigrante italiano que en 1919 ofrecía a sus inversores rentabilidades del 50 % en cuarenta y cinco días y del 100% en noventa. Curiosamente, el tal Ponzi parece haberse inspirado en un contable de Brooklyn llamado William F. Miller que, utilizando un sistema muy parecido, llegó a estafar un millón de dólares en 1899.

(más…)

PIRÁMIDES SIN FARAÓN


No toda estructura piramidal ha sido concebida originalmente como una estafa. Existen múltiples negocios que acaban derivando en estructuras piramidales y que terminan por colapsar por una causa tan sencilla como predecible; cualquier negocio que para ser rentable requiera un crecimiento constante y geométrico de sus participantes deviene en insostenible.

Momas Egipcias del British Museum. Londres (Reino Unido)

Momas Egipcias del British Museum. Londres (Reino Unido)

Como señalábamos en la Nota anterior, los timadores venden humo y por tanto, su única estrategia es ampliar la base de asociados, miembros, colaboradores o como quiera que llamen a los primos abducidos por su encantadora sonrisa, hasta el punto máximo de tolerancia social que se manifiesta cuando empiezan a pesar más las dudas que las certezas sobre el negocio. Ese será el momento elegido por su creador, el otrora gran gurú de los negocios, para poner pies en polvorosa.

En cambio, existen otros negocios, en apariencia y en origen absolutamente legales que se convierten, por mor de su necesidad de crecimiento en pirámides que colapsan, si bien su vida suele ser más larga. La diferencia fundamental con la estafa reside en que aquí, sí se comercializa algún producto o servicio real. Suelen ser de baja calidad, poco valor añadido y gran consumo ya que en caso contrario sería imposible generar una base amplia de colaboradores. Es evidente que el tamaño de una red de vendedores de alta joyería será ridículo si lo comparamos con otra que comercialice bisutería. La pirámide surge cuando los ingresos de cada vendedor se componen tanto de sus ventas como de las realizadas por la red que ha captado y colapsa cuando los beneficios obtenidos por los recién llegados son tan ridículos que resulta imposible captar más colaboradores dando lugar a una espiral de abandonos.

(más…)

NEGOCIOS PIRAMIDALES


Con cierta frecuencia, los medios de comunicación nos relatan, a veces en interminables series de artículos de denuncia e investigación, las aventuras y desventuras de algún negocio piramidal, bien sea para alertar a los posibles incautos que pudieran caer en ellos, bien para denunciar su colapso. En este último caso, la tragedia suele rondar a los protagonistas ya que sufren fuertes pérdidas en sus aportaciones cuando no acaban en la más absoluta de las ruinas.

El ángel caído. Parque del Retiro. Madrid (España)

El ángel caído. Parque del Retiro. Madrid (España)

El coste de las operaciones financieras, es decir, el interés, se calcula mediante una simple regla de tres compuesta, una de cuyas variables es el tiempo que se combina con el capital y el precio del dinero. El hecho de que para poder generar los consiguientes derechos de cobro de una operación financiera sea necesario que transcurra una cantidad determinada de tiempo supone la base fundamental sobre la que se asienta cualquier fraude financiero. Las finanzas no tendrían sentido si desapareciera la magnitud temporal sobre la que se realizan todos los cálculos. Y lógicamente, los fraudes serían imposibles.
Para que una propuesta, financiera o no, sea considerada negocio piramidal es necesario que el beneficio obtenido por los participantes proceda en mayor medida de las cantidades aportadas por otros socios que de la venta de bienes o de la prestación de servicios que constituya el objeto del negocio. No es raro que para atraer el mayor número de participantes posible se oferten altas rentabilidades, siempre muy por encima de las de mercado. (más…)

LAS CARTAS NIGERIANAS


Entre los muchos papelotes que he ido atesorando a lo largo de mi vida profesional, guardo con especial cariño una carta escrita en inglés y recibida en el verano de 1996, por correo aéreo y dirigida pomposamente a THE PRESIDENT / CEO, así en mayúsculas, de un pequeño comercio familiar. Como aquel honrado empresario nacido en la posguerra, aunque fuera capaz de cantar alguna que otra letra de los Beatles, no entendía más palabras en el idioma de Shakespeare que los cuatro anglicismos propios del fútbol o del cine, dejó la carta bajo el mostrador con la esperanza de que el dinero gastado en clases de inglés para sus vástagos diera algún fruto inmediato. Así que tras echar la persiana como cada tarde se encaminó a casa con la misteriosa carta en el bolsillo y la curiosidad a flor de piel.

La Carta Nigeriana.

La Carta Nigeriana.

(más…)

A %d blogueros les gusta esto: