EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Posts tagged 'Burbuja financiera'

Tag Archives: Burbuja financiera

HACIA UN NUEVO MERCADO HIPOTECARIO


Publicado en las siguientes cabeceras del Grupo Joly:

Granada HoyDiario de Cádiz, Diario de JerezMálaga HoyEuropasur, Huelva Información, y Diario de Sevilla.

La explosión de la burbuja inmobiliaria demostró que el mercado hipotecario era un gigante de pies de barro. La crisis destapó la pésima política de concesión de riesgos de muchas entidades y la consiguiente morosidad provocó un grave problema en sus balances, una crisis social avivada por los desahucios y la ruina para aquellos ayuntamientos que basaron su financiación en la recaudación de ingresos provenientes de la construcción. Recordando a Warren Buffet, al bajar la marea vimos quienes nadaban desnudos y el atracón de ladrillo fue el principal responsable de la quiebra y desaparición de las Cajas de Ahorros, hoy convertidas en bancos, absorbidas, intervenidas o nacionalizadas. (más…)

PIRÁMIDES SIN FARAÓN


No toda estructura piramidal ha sido concebida originalmente como una estafa. Existen múltiples negocios que acaban derivando en estructuras piramidales y que terminan por colapsar por una causa tan sencilla como predecible; cualquier negocio que para ser rentable requiera un crecimiento constante y geométrico de sus participantes deviene en insostenible.

Momas Egipcias del British Museum. Londres (Reino Unido)

Momas Egipcias del British Museum. Londres (Reino Unido)

Como señalábamos en la Nota anterior, los timadores venden humo y por tanto, su única estrategia es ampliar la base de asociados, miembros, colaboradores o como quiera que llamen a los primos abducidos por su encantadora sonrisa, hasta el punto máximo de tolerancia social que se manifiesta cuando empiezan a pesar más las dudas que las certezas sobre el negocio. Ese será el momento elegido por su creador, el otrora gran gurú de los negocios, para poner pies en polvorosa.

En cambio, existen otros negocios, en apariencia y en origen absolutamente legales que se convierten, por mor de su necesidad de crecimiento en pirámides que colapsan, si bien su vida suele ser más larga. La diferencia fundamental con la estafa reside en que aquí, sí se comercializa algún producto o servicio real. Suelen ser de baja calidad, poco valor añadido y gran consumo ya que en caso contrario sería imposible generar una base amplia de colaboradores. Es evidente que el tamaño de una red de vendedores de alta joyería será ridículo si lo comparamos con otra que comercialice bisutería. La pirámide surge cuando los ingresos de cada vendedor se componen tanto de sus ventas como de las realizadas por la red que ha captado y colapsa cuando los beneficios obtenidos por los recién llegados son tan ridículos que resulta imposible captar más colaboradores dando lugar a una espiral de abandonos.

(más…)

LAS CARTAS NIGERIANAS


Entre los muchos papelotes que he ido atesorando a lo largo de mi vida profesional, guardo con especial cariño una carta escrita en inglés y recibida en el verano de 1996, por correo aéreo y dirigida pomposamente a THE PRESIDENT / CEO, así en mayúsculas, de un pequeño comercio familiar. Como aquel honrado empresario nacido en la posguerra, aunque fuera capaz de cantar alguna que otra letra de los Beatles, no entendía más palabras en el idioma de Shakespeare que los cuatro anglicismos propios del fútbol o del cine, dejó la carta bajo el mostrador con la esperanza de que el dinero gastado en clases de inglés para sus vástagos diera algún fruto inmediato. Así que tras echar la persiana como cada tarde se encaminó a casa con la misteriosa carta en el bolsillo y la curiosidad a flor de piel.

La Carta Nigeriana.

La Carta Nigeriana.

(más…)

NUEVA ECONOMÍA Y VIEJAS BURBUJAS


Publicado en las siguientes cabeceras del Grupo Joly:

Granada HoyDiario de Cádiz Diario de JerezEuropasur Málaga Hoy , Huelva InformaciónDiario de Almería, y Diario de Sevilla.

En Holanda, a mediados del XVII se llegaron a pagar seis mil florines por un bulbo de tulipán cuando una tonelada de mantequilla valía cien. En 1719, la Compagnie du Mississippi, dirigida por John Law -un aventurero escocés a quien el regente de Francia había ennoblecido con el estrafalario título de duque de Arkansas– multiplicó por veinte su valor gracias al futurible beneficio que obtendría por el oro de Luisiana. Poco después, la bonanza de la South Sea Company, titular del monopolio comercial británico con nuestras colonias provocó la aparición de empresas que ofrecían obtener hierro del carbón o convertir mercurio en metales preciosos. El auge del mercado se debió a la errónea creencia de que la mera novedad de un negocio garantiza jugosas ganancias. El espectacular desplome de las cotizaciones dejó un increíble reguero de deuda y ruina y se produjo, como en cualquier burbuja, cuando entre tanta euforia apareció la sensatez y alguien se negó a pagar un precio desmesurado por algo que no lo valía.

Es probable que tras leer este párrafo, más de uno haya esbozado una sonrisa mientras pensaba que son cosas de otros tiempos, pues hoy el mercado financiero está firmemente regulado y auditado.

Y sin embargo acabamos de asistir a la estrepitosa caída de Let’s Gowex; una compañía premiada hasta el hastío por el gobierno actual, el anterior, la Comisión Europea y otras  instituciones que la consideraron ejemplo de innovación y emprendimiento. Causa sorpresa la facilidad con la que los políticos patrocinan empresas sin cerciorarse de su solvencia real en un ejercicio de irresponsabilidad manifiesta. ¿No son conscientes de que ese apoyo se convierte en un aval ante los ojos de ciudadanos e inversores? El único premio válido para una empresa es el beneficio obtenido y no hay más jurado que el mercado. El resto valen menos que la cartulina del diploma en el que se imprimen. (más…)

PATADA A SEGUIR


El rugby, ese maravilloso deporte de villanos jugado por caballeros, tiene una regla que lo hace épico y otra que lo humaniza. La primera es su esencia; ningún jugador puede ir por delante del balón ya que no puede pasarse hacia delante. Así, será el ímpetu y el empuje del equipo el que lo haga traspasar la línea de ensayo. Por otra parte, como ningún jugador puede ser tocado si no lleva el balón, una de las imágenes más clásicas del juego es la patada a seguir. Cuando resulta imposible romper la muralla defensiva contraria se patea el balón hacia delante, con fuerza y a ras de hierba, para evitar la presión de los delanteros contrarios y esperando que un compañero pueda recogerlo y conseguir de ese modo alguna ventaja. En otras palabras, soltar el balón y encomendarse a todos los santos.

Últimamente, la banca, agobiada ante el muro infranqueable de la morosidad, las provisiones, el riesgo y las normas contables de Basilea III, ha hecho lo mismo que el jugador de rugby aterrorizado ante la corpulencia de sus adversarios y ha lanzado el balón hacia delante esperando tiempos mejores que parecen no llegar.

Según el Banco de España (Informe de Estabilidad Financiera de mayo de 2014, página 27) el conjunto de las entidades bancarias que operan en nuestro país mantienen en sus balances 211 mil millones de euros procedentes de refinanciaciones, un 15% de la cartera crediticia total. De esa escalofriante cifra, la mitad son créditos morosos – acumulan más de noventa días de retraso en los pagos – y casi la quinta parte cumple todas las condiciones objetivas para serlo muy pronto. Sea por impagos, por no cumplir sus obligaciones regularmente o porque el deterioro de su negocio es tan evidente como irreversible.

(más…)

SUELOS, TECHOS Y DEMÁS LOCURAS


La sentencia del Tribunal Supremo que declara abusivas las cláusulas suelo en los préstamos hipotecarios parece poner fin a una de esas ocasiones en las sí cabe decir que el mercado ha dado un giro de 360º. Sencillamente porque, posiblemente sin saberlo y seguramente sin quererlo hemos vuelto a los inicios del negocio bancario más tradicional.

Cuando hace treinta años la hipoteca se convirtió en el modo habitual de adquisición de la vivienda las operaciones eran caras, cortas y muy prudentes. Eran caras porque los tipos lo eran aunque dado el nivel de inflación de la España de la época el tipo real era razonablemente asumible para las clases medias; eran cortas en el plazo porque este llegaba muy raramente a los quince años y tan prudentes que obtener una hipoteca cuyo importe rozara el ochenta por ciento del valor de tasación era digno de celebrarse. Hasta entonces, la hipoteca era una operación extraña. Para un banco constituía la ultima ratio, el recurso desesperado de quien había acumulado una deuda elevada y ponía su patrimonio inmobiliario como garantía de devolución.

Su Majestad la Grúa, Reina de la España de las Burbujas.

Su Majestad la Grúa, Reina de la España de las Burbujas.

(más…)

EL BITCOIN Y LOS TULIPANES DE HOLANDA


Recogido por Bitcoin Tweet News y Finanzas Cuantitativas.

Nadie puede negar la belleza de un campo de tulipanes, imagínense el contraste de infinitas líneas multicolores sobre las verdes praderas de Holanda salpicadas de pintorescos molinos de viento. Es fácil entender que los más afamados pintores flamencos quisieran plasmarla en sus lienzos y que los jardineros adoraran una flor tan hermosa aunque no tenga fragancia alguna ni aplicaciones industriales o farmacéuticas. Pero lo que es muy difícil comprender es que un avezado comerciante que recorría el mundo hasta el lejano oriente para proveer de especias, tintes y demás productos exóticos a la Vieja Europa fuera capaz de permutar una de sus lujosas mansiones a cambio de un sólo bulbo o que se pagara por otro el valor equivalente a veinticinco toneladas de mantequilla. Cuenta el periodista escocés Charles Mackay en su libro Memorias de extraordinarias ilusiones y de la locura de las multitudes (1841) como en Haarlem se llegó a pagar por un bulbo de la variedad Semper Augustus la friolera de 6.000 florines cuando el salario medio anual en la Holanda de la época rondaba los 150. Lógicamente, la tulipomanía se ha convertido en el ejemplo clásico de burbuja financiera y así la espiral de subida que se inició a finales de la década de los años veinte del siglo XVII se truncó en 1637. El 5 de febrero de aquel año un lote de 99 tulipanes de gran rareza se vendió por 90.000 florines. Un día más tarde se puso a la venta otro de medio kilo por 1.250 florines y ya no se encontró comprador, estallando la burbuja y llevando a la economía de la hasta hacía poco próspera Holanda a la quiebra.

Vista del Molino de Adriaan y de la Iglesia de San Bavón. (Países Bajos)

Vista del Molino de Adriaan y de la Iglesia de San Bavón. Haarlem (Países Bajos)

(más…)

A %d blogueros les gusta esto: