EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Posts tagged 'Empresas públicas'

Tag Archives: Empresas públicas

GESTIÓN DE LA FINANCIACIÓN PARA EMPRENDEDORES


Primera Parte:           TENGO UNA IDEA, ¿QUIÉN PONE EL DINERO?

I.         IDEA Y EMPRESA.

A las ideas les basta con ser brillantes, las empresas necesitan ser eficientes.

Convertir una idea en una empresa es una tarea tan apasionante como compleja. En abstracto, todas las ideas funcionan con la precisión de la maquinaria de un reloj suizo pero trasladarlas a la realidad empresarial y competitiva de los mercados no es tan fácil como pueda parecer en un principio.

En primer lugar, las hay tan descabelladas que las descartamos desde que se nos ocurren, sencillamente porque no terminamos de creérnoslas. Otras, intentamos ponerlas en práctica en nuestra vida cotidiana buscando, en una secuencia de prueba error, un resultado satisfactorio que nos anime a llevarlas al mercado. Pero es habitual descubrir, en más ocasiones de las que nos gustaría que nuestro planteamiento tiene más de desconocimiento del propio mercado que de novedad. Y no es raro, puesto que hay miles de ejemplos de situaciones en las que personas de diversos países o culturas y desconocidas entre sí dan soluciones casi idénticas al mismo problema[1].

Tipos de Ideas.

Tipos de Ideas.

En definitiva, debemos asumir que sólo hay un mercado que todos compartimos pero también que, al mismo tiempo, existen millones de personas ideando formas de dar solución a los problemas que preocupan o inquietan a los agentes del mercado. Todas esas innovaciones, mejoras o novedades no siempre pueden concretarse. Las razones son múltiples, a veces se anticipan temporalmente[2].y encuentran un mercado poco maduro para absorberlas o todo lo contrario, llegan demasiado tarde, y nos encontramos con que ya no son necesarias[3]. (más…)

EL EFECTO SALOMÓN


Cualquier persona de mediana cultura recuerda el episodio bíblico que convirtió al rey Salomón en paradigma de sabiduría. Ya saben, aquel en el que dos mujeres pugnan por la maternidad de un crío ante el juez supremo del pueblo de Israel y en el que este, ni corto ni perezoso, toma una decisión aparentemente sabia cuando pide a uno de sus guardias que corte al niño por la mitad y dé a cada una de las mujeres medio cadáver. Lo cierto es que el bueno del rey Salomón tuvo la enorme suerte de que el soldado no fuera demasiado eficiente en la ejecución de la orden o que a la auténtica madre no le diera un síncope tras escuchar el veredicto o que fuera muda, circunstancias ambas que le habrían impedido gritar que prefería que su hijo quedara al cuidado de la otra antes que verlo muerto. En cualquiera de estos casos hablaríamos de la sentencia del niño descuartizado y Salomón hubiera sido considerado por las futuras generaciones una especie de Herodes avant la lettre y no un ejemplo de juez justo.

La matanza de los inocentes. Templo de la Sagrada Familia. Barcelona (España).

La matanza de los inocentes. Templo de la Sagrada Familia. Barcelona (España).

Lo más divertido de todo este asunto es que no conocemos ninguna otra sentencia ejemplar del pobre hombre, aunque sí disfrutamos de una amplia información sobre su asuntillo con la reina de Saba, su obsesión casadera, pues desposó según la Biblia a setecientas mujeres de sangre real junto a trescientas concubinas y su afición megalómana a la construcción ya que sabemos con todo detalle cómo se edificó el Templo y en una especie de protomemoria de calidades se nos informa sobre cuánto bronce, oro, plata y madera del Líbano fueron utilizados en la obra. De todos modos, aunque no se nos vuelve a dar ejemplo alguno de su inteligencia deductiva o de su perspicacia, el Libro de los Reyes insiste en que la sabiduría de Salomón superaba la de todos los hijos de Oriente y la sabiduría toda de Egipto. Fue más sabio que hombre alguno […] y su fama se extendió por todos los pueblos en derredor. (más…)

ESOTERISMOS


Publicado en Granada Hoy.

Hubo un tiempo en el que abrir el buzón era una liturgia familiar; el correo nos traía alegrías o tristezas escritas con el esmero de un niño, la ilusión del joven enamoradizo o el pulso tembloroso del anciano. Pero hoy aquel contenedor de emociones sólo recoge la triste prosa de facturas, notificaciones o estados bancarios. Así que cuando hace unos días recibí la factura del agua, mi tentación primera fue la habitual, echarla a ese cajón que todos tenemos ahíto de papeles olvidados en el que practicamos excavaciones arqueológicas cuando de pronto, uno de ellos se convierte en imprescindible.

¿Será por agua? Cascada en el Bosque de la Alhambra. Granada (España)

¿Será por agua? Cascada del Bosque de la Alhambra. Granada (España)

Pero como vivimos tiempos de recortes de servicios y subidas de impuestos algún impulso atávico me empujó a abrir el sobre. Así que creo que por primera vez en mi vida me enfrenté a la factura del agua y… ¡ríanse ustedes de profecías de San Malaquías! Les aseguro que no está al alcance de cualquiera. Uno, en su inocencia, piensa que será como en el súper: tantos litros a tantos euros más el IVA y factura lista. Pero, ¡qué va! Resulta que cuando abro el grifo activo cuatro conceptos distintos, subdivididos a su vez en otros varios que están regulados, si no he contado mal, por cinco normas, cuatro del BOP y una del BOJA. (más…)

LA ESTRATEGIA WALPOLE


En 1714 falleció la reina Ana, última de los Estuardos. Aunque había candidatos de mejor derecho, el Act of Settlement de 1701, que aún sigue vigente, garantizaba la sucesión en la corona inglesa a los miembros de la protestante Casa de Hannover. Así que de acuerdo con lo establecido en el Acts of Union de 1707 que unía Inglaterra y Escocia, el Elector de Hannover se convirtió en Jorge I de Gran Bretaña.

El nuevo rey se sentía profundamente alemán y nunca estuvo del todo a gusto en Inglaterra. Siempre antepuso los intereses hannoverianos a los británicos y no demostró ningún apego hacia la corona inglesa aunque fuera mucho más importante que su pequeño principado centroeuropeo. No hay nada extraño en que, como tantos reyes, dejara el ejercicio del poder en manos de sus ministros, pero lo cierto es que su desidia por todo lo inglés, su casi absoluto desconocimiento del idioma, su desinterés por aprenderlo y sus viajes a la corte de Hannover que siempre sintió como suya permitieron a un avispado sir Robert Walpole, I Conde de Oxford convertirse, sin que nadie le nombrara para ello en Primer Ministro. Walpole nunca recibió el título de Prime Minister, oficialmente sólo era First Lord of the Treasury pero se le considera unánimemente el primero que de facto ejerció como tal.

(más…)

PRESTISSIMO IN CRESCENDO


Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, el Imperio Británico se desmembró – más o menos ordenadamente – y muchas de sus antiguas colonias alcanzaron la independencia. Tanto el gobierno de la metrópoli como los dirigentes locales coincidían en que Malasia debía contar con nuevas instituciones que permitieran su desarrollo como país independiente. El profesor Cyril Northcote Parkinson impartía clases en su Universidad y como miembro del British Civil Service, fue requerido para formar parte, y no es ninguna exageración, de treinta y dos comités distintos que trabajaron únicamente en el ámbito universitario que le era propio.

Tamaña proliferación de funcionarios, auxiliares, asesores y demás personal, aparentemente imprescindible, despertó en el profesor Parkinson un cierto interés sobre el funcionamiento de la burocracia que convirtió en su objeto de estudio. Gracias a su trabajo descubrió algo más que sorprendente, el número de empleados públicos aumentaba con fuerza en el mismo momento en que el Imperio declinaba.

Poco después, en noviembre de 1955, publicó un artículo en el londinense The Economist en el que explicaba la ley que había descubierto mientras trabajaba en el Almirantazgo y en la Colonial Office. La conocida como Ley de Parkinson afirma que el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para su realización y se completa con otros dos enunciados, los gastos aumentan hasta cubrir todos los ingresos y el tiempo dedicado a cualquier tema de la agenda es inversamente proporcional a su importancia.

Ya habrá tiempo de ir a cazar ratones ... Vila Viçosa (Portugal).

Ya habrá tiempo de ir a cazar ratones … Vila Viçosa (Portugal).

(más…)

CUESTIÓN DE IDONEIDAD


Publicado en Granada Hoy

Se cuenta que a mediados de los años treinta pidieron a Churchill que diferenciara el cielo del infierno. El viejo león, con esa ironía que le consagró en los Comunes, contestó que en el cielo, los cocineros son franceses, los policías ingleses, los mecánicos alemanes, los amantes italianos y los banqueros suizos y en el infierno, los cocineros son ingleses, los policías alemanes, los mecánicos franceses, los amantes suizos y los banqueros italianos.

Lo que diferencia una buena gestión de otra pésima es la idoneidad de los gestores. Cualquier organización es eficiente si confía cada trabajo a quien mejor sabe llevarlo a cabo. Parte de nuestra situación actual se debe a que hay administraciones públicas que adolecen de falta de idoneidad para ejecutar lo que les encomienda la ley o lo que han asumido por decisión propia. Como las competencias de cada una no están claramente definidas, convive la desatención de unos servicios con el exceso de oferta de otros y además, no siempre los gestiona la administración más capaz, sea porque carece de los recursos económicos o personales necesarios o por razón de desconocimiento, ineptitud, lejanía, etc.

BARRICA DEDICADA A SIR WINSTON CHURCHILL EN LAS  BODEGAS GONZALEZ BYASS. JEREZ DE LA FRONTERA (ESPAÑA).

BARRICA DEDICADA A SIR WINSTON CHURCHILL EN LAS BODEGAS GONZALEZ BYASS. JEREZ DE LA FRONTERA (ESPAÑA).

La situación presupuestaria de todas las administraciones demuestra que España adolece de un ineficaz o inexistente reparto competencial, lo que genera un creciente despilfarro público que no se va a poder taponar con subidas de impuestos.

La actual crisis es considerada por muchos estudiosos como sistémica porque las estructuras económicas y sociales que conocemos no van a salir indemnes de la misma. El fin de una recesión lo marca la recuperación o, en el peor de los casos, la consolidación de la pobreza. Que el día después sea o no desolador dependerá de las decisiones que tomemos hoy. Podemos volver a la España de los cincuenta o encaminarnos, de una vez, hacia la modernidad que representa, con todos sus defectos, la Unión Europea. (más…)

A %d blogueros les gusta esto: