EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Posts tagged 'Groucho Marx'

Tag Archives: Groucho Marx

¿POR QUÉ HAY QUE SALVAR A ABENGOA?


Baste decir que conozco Abengoa como a otro puñado de grandes empresas, por lo que leo en prensa y lo poco o mucho que mis conocimientos y mi labor profesional me permitan deducir de todo lo que se publica. No tengo interés alguno en la misma, ni económico ni personal aunque si a nuestros políticos les da, una vez más, por tirar de cartera y utilizar el dinero público para reconducir empresas en mala situación, me convertiré muy a pesar mío, en accionista de Abengoa como ya lo soy, igual que usted, a quien agradezco que dedique unos minutos a leer este comentario, de BMN o de Bankia.

¿EL OCASO DE UN MODELO DE CRECIMIENTO?

¿EL OCASO DE UN MODELO DE CRECIMIENTO?

Sinceramente, estoy muy harto de quienes, durante las épocas de bonanza, se llenan la boca de alabanzas a la libertad de empresa y exigen a los gobiernos que no intervengan en los mercados y dejen actuar a las fuerzas del mismo pero que, en momentos de recesión, exigen subvenciones, ayudas públicas e imploran como plañideras la intervención del estado en los mercados. Ese sorprendente viaje del liberalismo a la socialdemocracia en función de las propias necesidades no sólo presenta a un tipo de empresario ineficiente e interesado sino que insulta a quienes defienden unos u otros principios, legítimos ambos. (más…)

Anuncios

PAMPLINAS DE CAMPAÑA


Publicado en Granada Hoy.

Desde principios de los sesenta hasta mediados los noventa, los canadienses pudieron votar al Parti Rhinocéros que carecía de ideología definida aunque un buen puñado de sus miembros se proclamaba marxista-lennonnista, pues tomaba como referentes a Groucho Marx y John Lennon. Su programa era tan sencillo que se reducía a un solo punto: No cumplir ninguna promesa electoral. Así que amenizaron las campañas con propuestas tan dadaístas como abolir la ley de la gravedad, prohibir los inviernos o derribar las Montañas Rocosas para que los habitantes de Alberta pudieran ver el Océano Pacífico. Jamás consiguieron un solo escaño. Aunque en las elecciones federales de 1984 fueron el cuarto partido más votado y en bastantes ocasiones su candidato quedó segundo en más de un distrito electoral.

(más…)

MR. DRIFTWOOD ES UN ALTO EMPLEADO DE LA COMPAÑÍA…


En la valoración de un puesto de trabajo determinado nunca suele coincidir la opinión de la dirección de la empresa con quien lo ocupa temporalmente. Y es natural que así sea, el salario y el resto de condiciones de trabajo responden con meridiana exactitud al concepto de precio de equilibrio; es decir, la empresa pretenderá que su coste se aproxime a cero y el empleado que lo haga a infinito y por tanto, el resto de condiciones que se tomen en consideración – tasa de desempleo, necesidad de cualquiera de las partes o competencia, entre otras muchas – serán las que más influyan en determinar en que punto han de cruzarse ambas curvas de expectativa.

Una Noche en la Ópera.

Una Noche en la Ópera.

Aunque es un ejemplo de otras muchas cuestiones, la deriva que sufre el desopilante personaje de Otis B. Driftwood, encarnado por un genial Groucho Marx en esa obra cumbre del marxismo cinematográfico que es Una noche en la ópera, nos sirve como paradigma de esa errática política de recursos humanos que siguen muchas empresas en las que sus responsables de personal actúan con las anteojeras del desconocimiento, el aldeanismo de los prejuicios hacia lo desconocido y la soberbia de la ignorancia. (más…)

PODEMOS, PERO NO QUEREMOS


Publicado en Granada Hoy.

Inicia Tolstoi su Ana Karenina escribiendo que todas las familias felices se parecen pero cada familia infeliz lo es a su manera. A los populismos, que no tienen ideología, les ocurre como a las familias felices, son todos iguales. Siempre nos prometen el paraíso, sea el del socialismo marxista, el del totalitarismo fascista, el del autoritarismo de turno, el del nacionalismo excluyente o cualquier otro más o menos radical que surgiera. Pero a los ciudadanos nos pasa como a las familias infelices, a cada uno nos preocupa una cosa. Que para eso somos seres libres dotados de raciocinio y decidimos cuales son nuestros intereses, gustos y compañías y hasta por qué estamos dispuestos a sufrir y por qué no. Ya se sabe que el dolor es inevitable pero el sufrimiento es optativo. Y aunque haya cuestiones en las que coincidan los anhelos de muchos, cada casa es un mundo y lo que en una es signo de alegría en otra puede serlo de desolación. (más…)

MEJOR NO ES IGUAL QUE BUENO


Desde hace algunas fechas asistimos a una aparente euforia gubernamental respecto a la situación económica del país. Incluso en la calle se siente un leve runrún de tímida recuperación. Y lo curioso es que han cambiado pocas cosas: la cifra de desempleados sigue siendo tan escandalosa como indignante; la mayoría de las familias llegan con graves dificultades a fin de mes y algunas ni siquiera lo consiguen. A su vez, se recuperan términos olvidados como miseria o desnutrición y se acuñan otros tan eufemísticos como pobreza energética para evitar decir que hay españoles que pasan frío porque no pueden pagar la luz o el gas. Y podríamos seguir hablando de desahucios, impagos y cierre de empresas conformando una lúgubre lista de tragedias personales o de simples desajustes macroeconómicos, según lo veamos desde la calle o a través de los cristales ahumados de algún vehículo de representación institucional.

En cierto modo, la España real se ha separado de la oficial y ha decidido seguir su propio camino. Desde la racionalidad y la necesidad, las familias han modificado sus hábitos de consumo y compra, están reduciendo su deuda con entidades financieras y han dejado de confiar ciegamente en el futuro. En el estado dejaron de hacerlo hace ya algunos años y en los políticos, quizá no confiaron nunca.

La fortaleza de las redes familiares y la presencia de voluntarios en parroquias y ONG son los grandes responsables de que el descontento económico no haya devenido en social. Parece imposible que una situación de desempleo como la que soportamos no conlleve graves disturbios en las calles. Por otra parte, la economía de subsistencia, opaca a la recaudación fiscal, es el asidero que evita la exclusión social definitiva de cientos de miles de parados. Y la suma de todas estas circunstancias es la fórmula magistral el bálsamo que suaviza la dureza de la cotidianeidad.

(más…)

LOS PEDESTALES VACÍOS


Publicado en Andalucía Noticias y en las ocho cabeceras provinciales del grupo:

Almería Digital. Cádiz  Digital, Córdoba Digital. Granada Digital.

Huelva Digital. Jaén  Digital. Málaga Digital. Sevilla Digital.

Fue en un viaje de estudios cuando visité Madrid por primera vez y recuerdo la sorpresa que nos produjo comprobar el montón de reyes medievales absolutamente desconocidos para nosotros a quienes se les había erigido una estatua en los jardines de la plaza de Oriente. Todo el mundo los conoce como los Reyes Godos pero curiosamente, sólo hay cinco de estos, los quince restantes corresponden a monarcas de los primeros reinos cristianos. Así que parece claro que hubiera dado igual dejar los pedestales vacíos o colocar al Coro de los marineritos de La Gran Vía, zarzuela infinitamente más conocida que el nombre, y no digamos ya la vida y obra, de muchos de nuestros reyes.

Como todos sabemos no hay que demostrar especiales actitudes para ser rey; se trata de una mera cuestión genética. En las grandes empresas se puede acceder a la categoría de directivo del mismo modo en el que más de uno llegó a ser testa coronada: por pura casualidad, y a la historia me remito.

Foro provincial romano. Mérida (España)

Foro provincial romano. Mérida (España)

De un modo similar, las organizaciones empresariales jerarquizadas dan lugar a jefes incompetentes que, como diría Groucho Marx, partiendo de la nada han alcanzado las más altas cotas de la miseria. Claramente, han llegado donde no debían. Así que temerosos de su futuro y conscientes de su incompetencia se rodean de una guardia pretoriana sumisa y dependiente que si cae, caerá con ellos. Por eso, no es raro encontrar directivos que en su ufana arrogancia sólo sirven para repartir tarjetas de visita elegantemente impresas en papel de calidad y sacar brillo con el dorso de la manga a la placa dorada de la puerta de su despacho. (más…)

EL INFORME HACKENBUSH


Publicado en Andalucía Noticias y en las ocho cabeceras provinciales del grupo:

Almería Digital. Cádiz  Digital, Córdoba Digital. Granada Digital.

Huelva Digital. Jaén  Digital. Málaga Digital. Sevilla Digital.

 

Hoy, Olyver Wyman y Roland Berger aunque no sean Butch Cassidy y Sundance Kid podrían protagonizar la versión financiera de Dos hombres y un destino; en este caso el de los bancos españoles y por ende, el de España. Nadie puede negarles que tengan en sus manos el informe que nos va a dejar claro lo que ya sabíamos o al menos, suponíamos.

Este informe me recuerda la desopilante escena de Un día en las carreras donde el doctor Hugo Z. Hackenbush intenta apostar en el hipódromo. Hackenbush es uno de esos delirantes personajes que sólo podría interpretar Groucho Marx. Nadie sabe porqué, pero la adinerada señora UpjohnMargaret Dumont – tiene una fe ciega en él. De hecho, cuando los reconocidos médicos de la prestigiosa, aunque arruinada, Clínica Standish le comunican que su estado de salud es perfecto, les contesta airada: ¡Me voy a ver a alguien que me comprenda, me voy a ver al doctor Hackenbush! ¡De hecho no sabía que algo me ocurría hasta que le conocí a él!. Lo que realmente le interesa al doctor Hackenbush – aparte de ese auténtico clásico marxista que representa el dinero de la señora Upjohn – son las carreras de caballos. Y es en la ventanilla de apuestas donde Tony, el habitual emigrante italiano interpretado por Chico, que no tiene ni un mísero dólar para jugárselo, decide sacarle el jugo al despistado doctor Hackenbush. (más…)

CUANDO PERDIERON LA ÉTICA


Publicado en Andalucía Noticias y en las ocho cabeceras provinciales del grupo:

Almería Digital. Cádiz  Digital, Córdoba Digital. Granada Digital.

Huelva Digital. Jaén  Digital. Málaga Digital. Sevilla Digital.

De casi todas las películas de los Hermanos Marx se recuerda la oronda y majestuosa figura de un dama entrada en años – Margaret Dumont – cuyo personaje de viuda rica constituye el objeto  de las chanzas y requiebros amorosos – siempre interesados – del inefable Groucho. De hecho, para todo marxista que se precie de serlo, esa deliciosa señora es la quinta Hermana Marx.

La gestión de algunas entidades bancarias me ha traído a la memoria a todas aquellas viudas ricas. Su política de venta ha sido un remedo del diálogo de Sopa de Ganso en el que Groucho, tras conocer que el marido de la riquísima señora Teasdale ha muerto, le pregunta: ¿Se casaría conmigo? ¿Le ha dejado mucho dinero?, responda primero a lo segundo.

Es increíble la cantidad de noticias que leemos en prensa sobre lo que eufemísticamente se denominan malas prácticas bancarias. El único enriquecimiento palpable en esta crisis es el del idioma, gracias a la ingente cantidad de neologismos eufemísticos que están surgiendo. (más…)

EL DINERO DE LOS DEMÁS


Publicado en Andalucía Noticias y en las ocho cabeceras provinciales del grupo:

Almería Digital. Cádiz  Digital, Córdoba Digital. Granada Digital.

Huelva Digital. Jaén  Digital. Málaga Digital. Sevilla Digital.

¿A quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos? La frase se atribuye a Groucho Marx aunque realmente la dice Chico en Sopa de ganso, eso sí, disfrazado de Groucho. De modo similar, nuestros dirigentes, independientemente de su adscripción política, intentan imponernos su versión sobre la línea de crédito que la U.E. ha puesto a disposición de España para recapitalizar, inicialmente, a aquellas Cajas de Ahorros con claros problemas de viabilidad.

Los gobernantes actúan a veces más impulsados por la necesidad que por el convencimiento. Esto es así porque piensan en sus electores antes que en el país y su idea de futuro se limita a las siguientes elecciones. Por eso, cuando por fin toman la decisión correcta, su coste suele ser muy superior al inicial. Si al final de la I Guerra Mundial, en lugar de esquilmar la economía alemana como hizo el Tratado de Versalles se hubiera diseñado un Plan de Reconstrucción que incluyera a los perdedores, nos habríamos ahorrado el nazismo y la II Guerra Mundial. El coste humano, social y económico habría sido mucho menor. Al menos, el Plan Marshall demuestra que aprendimos algo de las consecuencias indeseadas de la Gran Guerra. (más…)

A %d blogueros les gusta esto: