EL MÁS LARGO VIAJE. BITÁCORA DE LUIS G. CHACÓN.

Inicio » Posts tagged 'Recursos Humanos'

Tag Archives: Recursos Humanos

LA MODERNA DECIMATIO


Cuando el mítico Espartaco, al mando de un ejército de gladiadores y esclavos, puso en jaque a la mismísima República Romana, el angustiado Senado de Roma designó Pretor a Marco Licinio Craso para que liquidara la rebelión y diera ejemplar castigo a sus cabecillas. La derrota de diversas legiones a manos de un simple esclavo tracio había golpeado duramente el orgullo romano. Así que espoleado por la idea de dejar claro a sus subordinados que no iba a temblarle el pulso a la hora de decidir, Craso aplicó a las legiones que habían huido al mando de su predecesor una de las penas más crueles y excepcionales que recoge la historia de la disciplina militar, la decimatio. El castigo era, cuando menos, salvaje y como demostró reiteradamente su aplicación, ineficiente.

(más…)

Anuncios

MOTIVACIONES NAVALES


El jefe, que había asistido en los últimos días a un seminario sobre motivación del personal en la empresa del siglo XXI, decidió reunir a toda la plantilla en la sala de juntas con la idea de arengarlos y tal y como le había aconsejado el director del curso que era toda una eminencia en esto de la motivación, provocar una revolución en la compañía que la llevaría a facturar más, ganar más y mejorar su posicionamiento en el mercado. ¡Toma ya!

El jefe, con la intención de ilustrar a sus subordinados, había diseñado un larguísimo y soporífero power-point lleno textos poco digeribles, fotografías supuestamente impactantes, pareados de parvulario y fondos musicales de dudoso gusto cuya última imagen fue despedida con unos tímidos aplausos nacidos más que de ningún sentimiento, de la liberación que provocó en la audiencia la palabra fin sobreimpresionada en la pantalla.

El jefe, siguiendo las indicaciones recibidas en el carísimo seminario – así das una sensación de informalidad y cercanía – se sentó sobre la mesa y comenzó a contarles una emotiva historia en la que un trirreme romano era perseguido por una nave pirata en el estrecho de Mesina… o en el golfo de Tarento. La verdad es que no me acuerdo porque la geografía no es lo mío, comentó sonriente. Al mando de la nave iba Cayo Julio Claudio, popular y campechano – legionario, no me llames legado, llámame Julio – héroe de la guerra de las Galias, senador de Roma y miembro de una importante familia. Un hombre adorado por sus tropas, dispuestas a seguirle hasta el último rincón del mundo conocido. Ante la amenaza de los piratas y sabiendo que la noche le alcanzaría antes de tocar tierra, el senador  – no me llames legado, llámame Julio – ordenó al capitán de la nave que virase en redondo y que lanzara el trirreme a toda velocidad contra el maldito bajel pirata, hundiendo el espolón de proa en su costado para que los legionarios lo abordaran y pasaran a cuchillo sin piedad a esa escoria de ratas criminales. (más…)

MR. DRIFTWOOD ES UN ALTO EMPLEADO DE LA COMPAÑÍA…


En la valoración de un puesto de trabajo determinado nunca suele coincidir la opinión de la dirección de la empresa con quien lo ocupa temporalmente. Y es natural que así sea, el salario y el resto de condiciones de trabajo responden con meridiana exactitud al concepto de precio de equilibrio; es decir, la empresa pretenderá que su coste se aproxime a cero y el empleado que lo haga a infinito y por tanto, el resto de condiciones que se tomen en consideración – tasa de desempleo, necesidad de cualquiera de las partes o competencia, entre otras muchas – serán las que más influyan en determinar en que punto han de cruzarse ambas curvas de expectativa.

Una Noche en la Ópera.

Una Noche en la Ópera.

Aunque es un ejemplo de otras muchas cuestiones, la deriva que sufre el desopilante personaje de Otis B. Driftwood, encarnado por un genial Groucho Marx en esa obra cumbre del marxismo cinematográfico que es Una noche en la ópera, nos sirve como paradigma de esa errática política de recursos humanos que siguen muchas empresas en las que sus responsables de personal actúan con las anteojeras del desconocimiento, el aldeanismo de los prejuicios hacia lo desconocido y la soberbia de la ignorancia. (más…)

SALARIOS Y COMPETITIVIDAD


Publicado en Granada Hoy.

Todos somos conscientes de que la crisis no sólo ha afectado a quienes han perdido su empleo sino que también ha provocado una fortísima devaluación de salarios –públicos y privados- que ha perjudicado a todas las categorías laborales. Si exceptuamos a Grecia, España es el país de la UE cuyos trabajadores han asumido un ajuste más duro. En los últimos cinco años y según la OIT los costes laborales se han reducido en Europa 1,5 puntos. Una cifra testimonial si se compara con los once que lo han hecho aquí.

Hasta el estallido de la crisis, las familias aumentaron su gasto en consumo y bienes suntuarios tal y como expresa la Ley de Engel si aumentan los ingresos, la proporción de gasto en alimentación y bienes de mera subsistencia disminuye, aún cuando crezca en términos absolutos. Después, la caída de la renta disponible se tradujo en una eliminación progresiva del gasto superfluo que se aceleró por la sensación de inseguridad e incertidumbre económica hasta que a los ciudadanos -que a diferencia del estado no disponen de un BOE para incrementar sus ingresos ad libitum- se les acabaron las políticas de ajuste porque estaban muy financiados y endeudarse más resultaba inconcebible, además de quimérico. De esa precarización ha surgido lo que algunos sociólogos han dado en denominar con aséptica prosa académica, trabajadores pobres.

(más…)

PANDIEMPRESAS Y OTRAS SECTAS


La mayoría de los estudiosos de los recursos humanos definen el clima laboral como el medio ambiente humano y físico en el que se desarrolla el trabajo cotidiano. Resulta evidente que a la mayoría de las personas nos resulta más apetecible desarrollar nuestra actividad laboral en una organización con un buen clima laboral. Trabajar en un lugar en el que tus jefes, subordinados y compañeros sean personas educadas, empáticas y comprensivas sin dejar por ello de ser competitivas y eficientes es mucho más agradable que hacerlo entre jefes infalibles, subordinados despreciativos o compañeros indeseables. En definitiva, un clima laboral apropiado influye en la satisfacción de todos y por tanto, mejora la eficiencia y la productividad.

Un buen clima laboral está relacionado con el savoir faire, la moralidad y la integridad de las personas que componen la plantilla – sean directivos o becarios -, con sus modos de trabajar y relacionarse y con la propia actividad de cada uno. Y no me cabe duda de que merecerá la pena pararse a pensar detenidamente sobre todo ello.

FLASHMOB. CENA 'DE BLANCO' EN EL FELDHERRNHALLE. Munich (Alemania)

FLASHMOB. CENA ‘DE BLANCO’ EN EL FELDHERRNHALLE. Munich (Alemania)

Pero hoy quiero hacer hincapié en esas empresas que confunden el buen clima laboral con algo que va mucho más allá. Son esas organizaciones que, más que ver con buenos ojos la disposición de sus trabajadores a compartir esporádicamente alguna que otra actividad fuera de las horas de trabajo, les incitan a ello hasta asfixiar a aquellos que deciden que fuera del mundo feliz que se les propone existe otro, mucho más agradable, lleno de luz y de color que es el que comparten con su familia y amigos de siempre.

(más…)

HAY QUE TRABAJAR MENOS… Y GANAR MÁS


Decía el inefable señor Díaz Ferrán, entonces presidente de la ínclita CEOE, y antes de dar con sus huesos en la cárcel como consecuencia de un ejercicio poco ético y algo distraído de su labor empresarial que los trabajadores españoles deberían acostumbrarse, y cito textualmente, a cobrar menos y trabajar más. Que el presidente de los empresarios de un país que aspira a permanecer entre los más desarrollados el mundo y en pleno siglo XXI se descolgara con una declaración propia de los inicios del XIX fue una clara muestra del nivel de desconcierto que sufre una parte importante del empresariado español y de la mentalidad anacrónica que subyace bajo una aparente imagen de modernidad, más publicitaria que real.

(más…)

¿TRABAJAR O PRODUCIR?


La necesidad que tiene cualquier ser humano de descansar, de abandonar la rutina, de disfrutar del ocio, se explica en la propia etimología del término vacación, nacida del latín vacatio, cese de toda actividad habitual. Pero esa realidad, hoy admitida por todos era ajena al mundo de las relaciones laborales. Por eso, cuando el 20 de junio de 1936, el parlamento francés aprobó la norma que reconocía el derecho de todo trabajador a disfrutar de quince días de vacaciones remuneradas, marcó un hito en la historia moderna. Hasta ese momento, las vacaciones eran algo sólo al alcance de quien podía asumir, no ya su coste, sino la pérdida de ingresos que suponía abandonar durante un período de tiempo su trabajo o negocio.

Como en tantas ocasiones de la historia, los acontecimientos se desarrollaron a toda velocidad y casi sin esperarlo la mayoría del país. El 3 de mayo, el Front Populaire ganaba las elecciones. Y en junio, se producía toda una cadena de hechos inesperados sólo unas semanas antes; el día cuatro, el presidente Albert Lebrun, un moderado católico de derechas, encargaba a Leon Blum la formación del primer gobierno socialista en la historia de la III República francesa; el once, ese mismo gobierno conseguía que el parlamento aprobara la semana laboral de cuarenta horas y el veinte, las vacaciones remuneradas que empezarían a disfrutarse… ese mismo año. A todo ello se añadió un descuento en el boleto de vacaciones anuales que comercializaban los ferrocarriles franceses y seiscientos mil trabajadores se echaron el petate al hombro y se dirigieron a la costa, a la montaña o a los pueblos del interior para disfrutar de sus primeras vacaciones remuneradas.

La Estación d'Orsay (hoy Museo) desde la que partirían miles de trabajadores a disfrutar sus primeras vacaciones en 1936.

La Estación d’Orsay (hoy Museo) desde la que partirían miles de trabajadores a disfrutar sus primeras vacaciones en 1936.

(más…)

EL PINTOR DE BISONTES


Es curioso el numantinismo que aparece en casi todas las organizaciones siempre que se plantea algún cambio en los procedimientos instalados. Es paradójico que la resistencia al cambio – a cualquier cambio, sin dejarle siquiera la posibilidad de prueba y sin analizarlo – sea una actitud tan habitual del ser humano a la vez que la humanidad, como grupo, disfruta de una clara vocación de mejora y avance permanente. Parece como si aquella frase que se atribuye a san Bernardo de Claraval y que declara a la novedad, madre de la temeridad, hermana de la superstición e hija de la ligereza constituyera el lema y principio básico de cualquier estructura social, política o empresarial. Para el santo cisterciense y con él, para demasiados de los que nos rodean, la novedad nace de la ligereza, de cualquier impulso poco meditado y caprichoso y  desemboca en pura temeridad, esa actitud de quien, como decían los viejos toreros deja de ser valiente cuando en vez de respetar al toro, lo provoca. Lo de la superstición siempre lo he entendido menos pues parecería que todo aquello que aparece como novedoso sea extraño a la razón o a la fe religiosa.

ABADÍA DE SAN PEDRO. SALZBURGO (AUSTRIA)

ABADÍA DE SAN PEDRO. SALZBURGO (AUSTRIA)

Bien es cierto que al otro extremo del numantinismo resistente también nos encontramos con los que se adhieren a cualquier novedad por el simple hecho de serlo pues, en palabras de don Francisco de Quevedo, ninguna cosa despierta tanto el bullicio del pueblo como la novedad. Porque no es extraño que a lo nuevo se le reconozcan todo tipo de virtudes por el simple hecho de serlo, o de aparentarlo. ¿O no hemos visto demasiados deslumbramientos con la nueva economía, las puntocom  o el wifi gratuito de Gowex que tanto nos ha sobresaltado en España, este pasado verano?

(más…)

LA ENTROPÍA ES OTRA FORMA DE ORDEN


Probablemente recordarán haber estudiado en el bachillerato las leyes de la termodinámica y es muy posible que les quedara grabada esa idea de que la naturaleza tiende al caos que es la forma coloquial en la que resumimos la formulación académica de la Segunda Ley que es, si no recuerdo mal, del tenor siguiente: En todo sistema aislado la entropía permanece constante o tiende a aumentar espontáneamente.

Embarcados.

Embarcados.

Volvamos a las aulas de nuestra adolescencia. Si a un tubo de ensayo lleno de gas y cerrado le quitamos el tapón, las moléculas de gas saldrán y se moverán libremente. Para la física eso significa que se desordenan. El proceso inverso jamás se ve en la naturaleza ya que no se conoce ningún caso en el que un grupo de moléculas de gas decidan entrar espontáneamente a un tubo de ensayo con intención de ordenarse. Otra cosa es que las forcemos a entrar. Así que el estado normal de un sistema sobre el que no se ejerce acción alguna es el de máximo desorden o entropía al que curiosamente se le denomina equilibrio termodinámico. Aquí, equilibrio y orden son conceptos antagónicos o lo que es lo mismo, ordenar un sistema equivale a  alejarlo del equilibrio en el que, por decirlo de alguna manera, las moléculas se autoorganizan. Otra cosa es que esa organización no responda a lo que se quiere entender por orden, quizá porque en el fondo, el ejercicio de la libertad – hasta para las moléculas de gas – suele estar muy mal visto. (más…)

EL TIEMPO Y LOS TIEMPOS


Si visitan y pasean por Cambridge, la exquisita y deliciosa ciudad universitaria inglesa, descubrirán, en la esquina de Benet con Trumpintong una curiosa estructura dorada empotrada en la pared de la Biblioteca Taylor: es el Reloj Corpus. Diseñado por John C. Taylor e inaugurado por Stephen Hawking en septiembre de 2008, toma su nombre del Corpus Christi College del que fue miembro Taylor y en cuya fachada se expone. El reloj no tiene manecillas ni números y simula una rueda dentada que avanza gracias al movimiento de un insecto devorador que recuerda a un saltamontes y a quien su creador denominó Cronófago – el comedor de tiempo. La característica más curiosa del ingenio reside en que solo da correctamente la hora cada cinco minutos. Durante el resto del tiempo, el péndulo se acelera o ralentiza de modo aleatorio. La idea que quiere reflejar es la de la irregularidad de la vida, el avance inexorable pero también errático del tiempo y la diferente percepción que cada uno tenemos del mismo. Un planteamiento tan hermoso como irrefutable y tan inquietante como cierto.

Reloj CORPUS. Cambridge. (Reino Unido).

Reloj CORPUS. Cambridge. (Reino Unido).

Aunque el futuro – en palabras de C. S. Lewises algo que cada cual alcanza al ritmo de sesenta minutos por hora, haga lo que haga y sea quien sea, nadie puede negar que no siempre lo sentimos así y que hay días en los que el tiempo corre veloz y otros en los que se demora con desesperante lentitud. Los tiempos, o lo que es lo mismo, la forma en la que cada uno gestiona esa magnitud neutral que avanza a ritmo constante suelen ser muy distintos entre sí. Y es muy posible que cuando implicamos a un grupo de personas en cualquier evento, sólo en determinadas ocasiones, seamos capaces de coincidir temporalmente de modo coordinado y eficiente. (más…)

MOBBING


Publicado en Granada Hoy.

Con el feble argumento de la crisis se está destruyendo el débil estado de bienestar que habíamos construido a la vez que se hacen tambalear los cimientos de las relaciones laborales. Los gobiernos han traicionado sus propios principios, sean estos socialistas o los propios del humanismo cristiano y la libertad que dicen inspirar sus idearios. Con la muda complicidad de unos sindicatos convertidos en burocracia estatal están laminando al trabajador y destruyendo las clases medias. La degradación de las condiciones laborales, las caídas reales de salarios o la desprotección del ciudadano que trabaja y mantiene con sus impuestos al estado, se hacen trágicas en un fenómeno tan cruel y cobarde como el mobbing. Y no sólo en España. La oleada de suicidios entre los presionados empleados de France Télecom puso sobre el tapete la realidad que buscan y defienden algunos; la del trabajador convertido en un pelele en manos de empresarios y directivos sin escrúpulos que tienen como único objetivo el beneficio a cualquier precio. Aunque exija la destrucción moral y hasta física de otros seres humanos. Pero lo más indigno de todo es la facilidad con la que -por cobardía, miedo o absoluta inmoralidad- se consigue la colaboración de quienes hasta un día antes fueron compañeros de la víctima.

(más…)

LA MENOSPRECIADA LEY DEL MÍNIMO ESFUERZO


Quizá porque nuestra cultura judeocristiana nos ha grabado a fuego en la memoria la maldición divina del Génesis, pensamos que sólo trabaja quien gana el pan con el sudor de su frente. Y si hacemos caso al viejo chiste anarcoide, los capitalistas serían aquellos señores que han reinterpretado el mandato divino ya que ganan el pan … con el sudor del de enfrente. Pero hacer del esfuerzo un valor absoluto, un bien inestimable y elevarlo a la categoría de fin en sí mismo es ridículo. Nos convierte en desgraciados sísifos que a imagen del mito griego, son castigados por los dioses a empujar una pesada piedra por una empinada ladera con el único objetivo de que caiga para volverla a subir hasta la cumbre.

El trabajo sólo ha de ser un medio para conseguir un resultado. La evolución humana no es más que una sustitución de la fuerza por la inteligencia, del músculo por el cerebro, el más poderoso de los músculos.

Sin embargo, vivimos en una sociedad que sigue valorando el trabajo realizado – real o aparente – por encima del resultado obtenido. Muchas empresas adolecen de un rancio presentismo que ahoga cualquier manifestación de inteligencia y abomina de toda propuesta que suponga reducir los tiempos de trabajo aunque supongan aumentos de productividad. Así que aún sobreviven comportamientos mantenidos por inercia. Del mismo modo que el señor feudal ejercía un poder absoluto sobre la pobre vida y magra hacienda de sus siervos, son demasiados los jefes que creen tenerlo sobre el tiempo de sus empleados. Pero calentar asientos no crea riqueza sino todo lo contrario, es signo de pobreza económica y miseria moral.

El icónico cartel de "Vacaciones en Roma" en un mercadillo. Roma (Italia).

El icónico cartel de “Vacaciones en Roma” en un mercadillo. Roma (Italia).

(más…)

ESTÚPIDOS Y ASIMILADOS


En Las leyes inmutables de la estupidez humana, un magnífico texto que empezó como humorada entre amigos y se convirtió en libro imprescindible, el profesor Carlo María Cipolla definía el comportamiento del ser humano en función de las repercusiones que cada decisión produce en quien la toma y en aquellos a quienes afecta.

Nos dividía el ilustre economista italiano en cuatro grupos, ni excluyentes ni definitivos: Inteligentes, Idealistas, Malvados y Estúpidos. Los grupos no son excluyentes porque nuestras actitudes son poliédricas, ni definitivos porque a lo largo de la vida visitamos cada uno de ellos. Al fin y al cabo, el homo economicus decide y actúa continuamente y no siempre lo hace guiado por la racionalidad aunque durante mucho tiempo se haya creído así.

Para Cipolla, los inteligentes, o mejor los que actúan con inteligencia, son aquellos que al tomar una decisión obtienen beneficios para sí a la vez que los generan en los demás. El idealista se caracteriza porque está dispuesto a asumir una pérdida que supone beneficio para otros, justo lo contrario del malvado, que no duda en obtener rentabilidad a costa del resto. Y por último, los grandes protagonistas de esta reflexión, los estúpidos. Una decisión estúpida es aquella que sólo genera pérdidas, a quien la decide y ejecuta y al resto de los implicados directa o indirectamente, consciente o inconscientemente. Lógicamente, las consecuencias de cada decisión no tienen por qué ser absolutas y al analizarlas, podremos definir diversas combinaciones entre los cuatro tipos básicos.

(más…)

DECISIONES DESACERTADAS


Vivir en sociedad nos exige llegar a acuerdos con el resto de miembros de nuestro entorno. Sea este el más inmediato, compuesto por nuestra familia, amigos o compañeros de trabajo o el más amplio que conforma el conjunto de la sociedad y que, en democracia, se expresa a través de las diversas citas electorales cuyo resultado supone un convenio entre la mayoría social y el partido de gobierno.

La situación ideal para todos los casos reside en que el punto de acuerdo se alcance gracias a la manifestación libre de las preferencias de cada uno de los miembros del grupo y que el mismo sea satisfactorio para todos. Pero en muchas ocasiones no ocurre así. La causa está en el miedo que nos genera la posibilidad de que nuestra propuesta sea rechazada por el resto o por los líderes o individuos dominantes. Ese pánico al repudio provoca la toma de decisiones desacertadas y actúa como germen de conflicto entre los miembros del grupo.

En definitiva, la presión que un hecho o situación determinada produce en un conjunto de personas les impele a actuar de modo contrario a sus deseos o intereses particulares. En el ámbito empresarial suele darse en estructuras fuertemente jerarquizadas, en aquellas donde los jefes prefieren mandar a liderar o en las que se recurre a la sanción con mayor frecuencia que al reconocimiento. Este fenómeno lleva a que los trabajadores oculten sus preferencias e ideas haciendo que el grupo en cuestión entre en una espiral, más o menos profunda, de decisiones erróneas y perjudiciales, simplemente porque nadie es capaz de expresar objeción alguna.

(más…)

EL PODER DE LA ELECCIÓN


No creo que nadie ponga en duda que La Traviata es una de las cumbres musicales, no sólo de la obra del maestro Verdi, sino de la ópera mundial. Francesco Maria Piave, excelente poeta e íntimo amigo de Verdi, se encargó de adaptar La dama de las camelias, novela autobiográfica de Alejandro Dumas (hijo), en la que este recrea y sublima, en aras del ideal romántico, su juvenil affaire con una notoria cortesana parisina, Marie Duplessis.

Como no podía ser de otra manera, la historia es un delirio propio del romanticismo más exaltado: Violetta Valery, la protagonista, es una joven y delicada cortesana que recuperada de una grave enfermedad, ofrece una lujosa fiesta en la que el conde Gastón, uno de sus amantes, le presenta a Alfredo, un joven que le confiesa su profundo amor y a quien, desde ese día, ella corresponde. Huyendo de París, ambos se instalan en el campo viviendo de la fortuna que Violetta ha conseguido reunir gracias a los generosos regalos de sus numerosos amantes. Conforme avanza la trama descubrimos que Alfredo, además de un vago indolente y aprovechado es un sinvergüenza mantenido que vive a costa de su amante. El mundo al revés, que diría un castizo. Un día, el padre de Alfredo aparece en su idílico retiro y convence a Violetta para que deje a su hijo ya que su relación con una mujer conocida por su libertinaje e inmoralidad perjudica a la familia y ha provocado la ruptura del compromiso de su hija, a quien, en un aria bellísima define Pura siccome un angelo (pura como un ángel). Violetta, en un noble gesto que le honra, despide a Alfredo que deja de vivir a su costa y vuelve a dilapidar la fortuna familiar. Tiempo después, cuando la joven y bella cortesana siente cercana su muerte, recibe la visita de Alfredo en cuyos brazos expira su último aliento. (más…)

A %d blogueros les gusta esto: